14
días
han pasado desde el arresto de nuestro gerente Juan Lorenzo Holmann, y la toma de las instalaciones. Nuestra Redacción está hoy en el exilio. ¿Vas a permitir que la dictadura se salga con la suya?

En este cafetín estaba el frízer donde fue encontrado el cadáver de Walter Antay, presuntamente asesinado por un nicaragüense. LA PRENSA/ Archivo/Cortesía Grupo Nación

Nicaragüense que descuartizó a peruano en Costa Rica es sentenciado por segunda vez

El sujeto conocido como El Descuartizador fue condenado a 44 años por el macabro crimen. En Nicaragua tienen cuentas pendientes con la justicia

El Tribunal Penal de Limón, Costa Rica, sentenció a 44 años de prisión al nicaragüense Caín Gutiérrez Alfaro.

La larga condena se produjo al final de un juicio que se extendió cinco meses y donde el hombre conocido como el Descuartizador fue encontrado culpable por el asesinato del peruano Walter Nelson Antay Rodríguez.

El hombre fue desmembrado en 32 partes y después ocultado en un congelador. El crimen ocurrió entre el 1 de septiembre del 2018 y el 12 del mismo mes.

Lea también: Recta final de juicio contra nica acusado de descuartizar a peruano y guardar cuerpo en congelador

En abril del 2021 el nicaragüense fue sentenciado a 46 años de prisión por este asesinato, pero un juez lo sobreseyó, por lo cual la Fiscalía costarricense apeló y logró que se hiciera el segundo juicio.

En la misma resolución el Tribunal Penal de Limón sentenció a dos abogados por falsedad ideológica, de apellidos Baltodano Gutiérrez y Alfaro Zúñiga, por haber facilitado documentos a Caín Gutiérrez para apoderarse de las propiedades del peruano que tenía 10 años de radicar en Costa Rica.

El mismo tribunal sentenció a los abogados Baltodano Gutiérrez y Alfaro Zúniga a penas que oscilan entre uno y tres años de prisión.

Plan macabro

Caín Gutiérrez puso en marcha el plan para asesinar a Walter Antay en el 2011, cuando asesinó y enterró en su casa en Estelí a Rita Rostrán Fajardo, expareja del sudamericano.

En este congelador estaba el cadáver de Walter Antay desmembrado y guardado en ocho bolsas plásticas. LA PRENSA/Cortesía La Teja

El crimen de la nicaragüense fue descubierto hasta el 2016, cuando la nueva dueña de la casa, donde Rita Rostrán fue asesinada y enterrada, hizo remodelaciones encontrando el cadáver de la mujer asesinada cinco años atrás.

Para ocultar el crimen, Caín Gutiérrez se apoderó del teléfono celular de la víctima y se hizo pasar como Rostrán, pero comunicándose con familiares y amigos únicamente por mensajes de texto vía WhatsApp. Al momento del asesinato, Caín era la pareja de Rita Rostrán.

Lea además: Buscan a nicaragüense por haber matado a su cuñado en Costa Rica

Meses después del primer crimen Caín Gutiérrez se trasladó a Costa Rica llevando consigo al hijo procreado por Rita Rostrán y Walter Antay, quien en ese entonces era un niño de 11 años.

Al llegar a Costa Rica, el condenado se convirtió en uno de los principales colaboradores de Walter Antay, según las investigaciones hechas por el Organismo de Investigación Judicial de Costa Rica.

Al igual que en el caso de Rita Rostrán, Caín Gutiérrez se apoderó del teléfono celular del comerciante peruano para hacerse pasar como la víctima.

Cadáver tres meses oculto

Pero la estrategia para ocultar el crimen esta vez no le funcionó por mucho tiempo, porque la nueva esposa del peruano, una mujer originaria de Guanacaste, Costa Rica, al ver que no aparecía su esposo denunció su desaparición ante el OIJ.

El cuerpo del peruano estuvo escondido desmembrado en un congelador durante tres meses, hasta que fue hallado el 13 de diciembre de 2018 en el cafetín o soda que era de su propiedad, en el barrio Los Cocos, en Limón.

Puede interesarle: Matan a nicaragüense a balazos en México. La víctima era dueña de una rosticería

Según información de medios ticos, Walter Antay y Rita Rostrán se casaron en Perú, vivieron en Nicaragua, tuvieron un hijo, luego se divorciaron y Antay se fue a Costa Rica en el 2008.

Caín Gutiérrez aún tiene cuentas pendientes con la justicia de Nicaragua ya que no ha sido juzgado por el asesinato de Rita Rostrán Fajardo.

En esta vivienda habitaba el peruano Walter Antay. Cuando descubrieron el cuerpo realizaron allanamientos. LA PRENSA/Archivo/Cortesía Grupo Nación

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: