14
días
han pasado desde el arresto de nuestro gerente Juan Lorenzo Holmann, y la toma de las instalaciones. Nuestra Redacción está hoy en el exilio. ¿Vas a permitir que la dictadura se salga con la suya?

Obispo Álvarez celebra misa en la curia episcopal en el segundo día de retención policial y dice que el Señor restaurará Nicaragua

Sede episcopal está sitiada por la policía desde el miércoles tras una extendida reunión con un alto jefe policial, el obispo Álvarez cumplió 24 horas de estar impedido de salir de su domicilio

Por segundo día consecutivo el obispo de la Diócesis de Matagalpa, Rolando Álvarez, celebró la eucaristía en la capilla de la sede episcopal donde desde el miércoles la Policía estableció un cerco que ayer le impidió trasladarse a la Catedral para celebrar la misa del jueves eucarístico. Le acompañan seis sacerdotes y seis laicos, a quienes la Policía tampoco les permite salir de la residencia.

“Todos los doce que estamos aquí estamos conscientes de que estamos en las manos de Dios”, aseguró el prelado durante la eucaristía que transmitió a través de las redes sociales de la Diócesis de Matagalpa.

Pese a la “retención”, el obispo dijo que mantiene la alegría, fuerza y paz interior y le sigue manifestando al mundo su capacidad de diálogo, concordia, entendimiento, reconciliación, amistad, fraternidad, libertad y paz. Y reiteró su confianza en que el Señor restaurará a Nicaragua.

Lea también: Clero de Matagalpa pide el cese de la persecución religiosa

Antimotines mantienen bloqueadas las puertas

El obispo inició la eucaristía diciendo: “Desde nuestra curia episcopal de Matagalpa en la capilla de las Misericordias nos encontramos reunidos, y también retenidos como ustedes saben, para ofrecer esta santa eucaristía por todos ustedes. Por los millones de hermanos y hermanas que han estado atentos de nuestra situación”.

Según monseñor Álvarez, los seis sacerdotes y los seis laicos que lo acompañan se confían a la Virgen Santísima. Y confirmó que la vía de circulación frente a la curia se encuentra cerrada y bloqueada por la Policía del régimen y que la puerta principal de la curia y la del garaje se mantienen bloqueadas por agentes de la Dirección de Operaciones Especiales (DOEP), conocidos como antimotines.

“Sin embargo, aún en esta situación nosotros mantenemos nuestra alegría, nuestra fuerza y nuestra paz interior. Y seguimos manifestando al mundo que gracias al Espíritu Santo somos hombres y mujeres con capacidad de diálogo, de concordia, de entendimiento, de reconciliación, de amistad, de fraternidad, de libertad y de paz”, aseguró Álvarez durante la homilía.

Puede leer también: Policía impide a obispo Álvarez salir de su domicilio para celebrar eucaristía

Confía en que el Señor restaurará a Nicaragua

Según el obispo, la Iglesia cree en la esperanza, en el amor y en la fortaleza que les da Dios. “Por eso una vez más les llamamos a mantener viva la esperanza. A mantenerse fuertes en el amor y a vivir en la libertad de los hijos de Dios, sabiendo que el Señor, como nos ha dicho en la primera lectura, cumplirá su palabra… el Señor restaurará a Nicaragua”, sostuvo.

Además, invitó a los católicos a tomar nuestras propias cruces. “Nosotros los doce que nos encontramos reunidos en el nombre del Señor en esta capilla de las Misericordias en la eucaristía y retenidos por las fuerzas policiales… pensamos en el pueblo nicaragüense, nuestra mirada no es autorreferencial. Estamos en las manos de Dios y somos conscientes de que únicamente estamos en las manos del Señor que es todopoderoso y que es el que siempre vence y nuestra mirada está puesta en el pueblo de Nicaragua”, dijo el obispo.

También manifestó que el grupo ofrece ayuno y oraciones para que el Señor nos ayude “a buscar juntos sin exclusión, caminos de encuentro y de entendimiento. Donde podamos sentarnos a la mesa y el lugar principal de ella lo ocupen los pobres, los campesinos, los trabajadores, los obreros, los descartables, los desposeídos y los sencillos viéndonos como hermanos”.

También le puede interesar: Padre Uriel Vallejos sale de la parroquia donde estuvo casi tres días asediado por la Policía

Ora por las personas que lo mantienen “retenido”

También oró por las personas que los mantienen “retenido” y pidió bendiciones para ellos, sus familias y trabajos. Además, agradeció a los sacerdotes de todas las Diócesis que le han expresado su solidaridad y a millones de personas que se mantienen pendientes de la situación y solicitó a todos seguir pendientes de lo que ocurra en los próximos días.

Al concluir la misa, el obispo dijo que mientras “los tengan retenidos, seguirá celebrando la misa a las 12:00 del mediodía”, además, invitó a la “cantada” que por segundo día consecutivo transmitirá a partir de las 8:00 de la noche, a través de las redes sociales de las Diócesis.

El cerco policial contra la sede episcopal se restableció el miércoles, cuando según personas cercanas a la residencia, el subdirector de la Policía, Ramón Avellán, se presentó al lugar para reunirse con Álvarez. En la supuesta reunión habrían solicitado al obispo “cooperar” y “no provocar zozobra”.

Puede leer también: Regresa presencia policial a domicilio del obispo de Matagalpa, monseñor Rolando Álvarez, tras el cierre de ocho radioemisoras de la Diócesis

Cerco policial se restableció el miércoles

Se desconoce si el “acuerdo” incluía no salir a la calle. Ya que ayer por la mañana cuando monseñor salió con el Santísimo en las manos se acercó un jefe policial que le dijo algo al oído. Álvarez le respondió que quienes no estaban cooperando eran ellos. Ya que impidieron el ingreso de sacerdotes, seminaristas y personal del Canal TV Merced que llegó a acompañarlo para la celebración eucarística prevista para las 7:00 de la mañana.

La prohibición de que Álvarez salga de su residencia coincidió con la salida del padre Uriel Vallejos, quien permaneció durante tres días retenido por la Policía en una habitación de la casa cural de Sébaco.

“Los que no cooperaron fueron los policías porque no dejaron entrar a los sacerdotes, al coro, no dejaron entrar a los seminaristas, no dejaron entrar a los muchachos que iban a transmitir mi momento de adoración eucarística, pastoreo, comunión y oración”, aclaró.

Además le cuestionó al agente, que después de negar el ingreso de las personas le pedían cooperar. “Dice la Policía que somos nosotros los que metemos zozobra, y son ellos los que tienen la calle de la curia acordonada. Son ellos los que están en la puerta de mi casa sin dejar entrar a la gente. ¿Quiénes son los que meten zozobra, quiénes son los que aquí introducen el desorden, quiénes son los que no cooperan? Que lo juzgue el pueblo fiel de Nicaragua”, le respondió el obispo al policía que cuestionó su salida con el Santísimo.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: