14
días
han pasado desde el arresto de nuestro gerente Juan Lorenzo Holmann, y la toma de las instalaciones. Nuestra Redacción está hoy en el exilio. ¿Vas a permitir que la dictadura se salga con la suya?

Cerco policial impide que monseñor Rolando Álvarez se traslade a celebrar misa de las 5:30p.m. de este jueves 4 de agosto

Policía impide a obispo Álvarez salir de su domicilio para celebrar eucaristía

Agentes policiales tiene sitiado en su domicilio a monseñor Rolando Álvarez, obispo de la Diócesis de Matagalpa

Patrullas de la Policía y agentes de la Dirección de Operaciones Especiales (DOEP), conocidos como antimotines, que desde ayer mantienen sitiada la curia episcopal de Matagalpa, impidieron la salida de monseñor Rolando Álvarez, quien esta mañana invitó a los feligreses a asistir a la hora santa y santa misa que presidiría esta tarde en la Catedral de esa ciudad.

A través de un video que circula en las redes sociales se ve cuando un grupo de antimotines se planta en la puerta del garaje para evitar que el obispo salga en su vehículo. Luego, él se dirige a los fieles para anunciar que ha querido dirigirse a la Catedral para celebrar la hora santa y luego la santa misa, pero los agentes no se lo permitieron.

“Las autoridades superiores no han dado permiso. Nos encontramos aquí seis sacerdotes y seis laicos que nos tienen encerrados en la curia episcopal. Aquí vamos a permanecer sin irrespetar a la Policía, nunca la hemos irrespetado”, dijo el obispo de la Diócesis de Matagalpa y administrador apostólico de la Diócesis de Estelí.

Lea también: Monseñor Rolando Álvarez sale de la casa episcopal de Matagalpa con el Santísimo en medio de asedio policial

Monseñor Rolando Álvarez frente a los antimotines que le impiden trasladarse a la Catedral para celebrar la eucaristía este jueves 4 de agosto.
Foto tomada de Internet

Persecución y acoso contra el obispo se reanudó el miércoles

En el video también se ve cuando el prelado se dirige a los agentes que le impidieron el paso y les dice que nunca los va a irrespetar, porque ellos tienen sus familias y son sus amigos, y les da la bendición. Luego cerró la puerta del garaje, pero antes dijo que permanecerá en su residencia hasta que le permitan salir y que mantendrá informados a sus feligreses de lo que ocurra.

El obispo Álvarez sufrió asedio policial en mayo pasado, cuando incluso lo persiguieron mientras se trasladaba a Managua para visitar a su familia. Durante ese viaje, se refugió durante varios días en la parroquia Santo Cristo de Las Colinas de la capital. Tras el paso de los días, el cerco policial desapareció y él regresó a Matagalpa.

El asedio se reanudó ayer miércoles 3 de agosto, aunque desde el lunes se registra en Matagalpa un amplio despliegue policial. Las patrullas se movilizaron desde Managua para acompañar a funcionarios del Instituto Nicaragüense de Telecomunicaciones y Correos (Telcor) que llegaron a notificar a ocho estaciones de radio de la Diócesis de Matagalpa y a la feminista Radio Vos que sus licencias de operación fueron canceladas.

También puede leer: ¿Qué pretende el régimen de Ortega con la escalada de ataques contra la Iglesia católica?

Es la segunda vez que le impiden salir

Desde el lunes patrullas policiales rondan la sede episcopal que funciona como residencia y oficina del obispo. Pero fue a partir del miércoles que nuevamente se instalaron frente a la casa ubicada en una de las principales vías de la ciudad, sobre la “calle de los bancos”.

Al menos cinco vehículos de la policía se encontraban en el asedio en contra del obispo de la Diócesis de Matagalpa este jueves. LA PRENSA/AFP

Este jueves temprano, cuando los sacerdotes y empleados de la Diócesis no pudieron ingresar para acompañarlo a la eucaristía que celebra todos los jueves en la capilla de su residencia, el obispo salió con el Santísimo.

Sin embargo, no pudo movilizarse más allá de la esquina de donde permaneció por casi una hora. Antes de entrar a la casa pidió respeto por su integridad y su vida.

“Yo en las noches me quedo solamente con mi vicario general, cualquier cosa que me suceda ustedes ya lo sabrán. Espero que no pase nada, espero que respeten mi vida, espero que respeten mi integridad y que respeten a la iglesia diocesana de Matagalpa”, dijo el obispo.

Sin embargo, es posible que esta noche los seis sacerdotes y los seis laicos que lo acompañaban cuando intentó salir se tengan que quedar en la residencia, pues los agentes siguen apostados en las puertas de acceso y no permiten el ingreso ni salida de nadie. Además, el cerco policial se ha ampliado a toda la manzana con vallas que impiden el tránsito de vehículos.

Puede leer también: Los ataques que ha dirigido el régimen Ortega-Murillo contra la Iglesia católica este año

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: