14
días
han pasado desde el arresto de nuestro gerente Juan Lorenzo Holmann, y la toma de las instalaciones. Nuestra Redacción está hoy en el exilio. ¿Vas a permitir que la dictadura se salga con la suya?
david mendoza,

Foto/Cortesía

Periodista David Mendoza sobre cierre de su medio por el régimen: “Sentí que el mundo se me venía encima”

Mendoza, de 38 años, se quebrantó luego de dar la noticia de que su canal de televisión fue excluido de una cablera local. Esta es su historia

La imagen del periodista David Mendoza desplomado sobre el escritorio donde cada noche presentaba su noticiero, conmocionó a los usuarios de redes sociales y al gremio periodístico que vieron, desde una transmisión en vivo, cómo anunciaba el cierre de su medio televisivo, RB3 “El Canal de la Zona Láctea”, por órdenes del régimen de Daniel Ortega y Rosario Murillo, a través del Instituto Nicaragüense de Telecomunicaciones y Correos (Telcor).

En las últimas palabras de despedida, Mendoza lleva su mano derecha hacia su corazón, en señal de agradecimiento, mientras se escucha su voz quebrarse. Finaliza y seguidamente deja caer su rostro en las manos, que se apoyan en el escritorio, para llorar en silencio.

“Sentí que el mundo se me venía encima, cortarme el sacrificio de tantos años, algo que hice sin ningún financiamiento porque realmente nadie me dio un córdoba para esto, sino que es todo mi esfuerzo y sacrificio. Se me pasaron tantas cosas por la mente, que luego que se me salieron las lágrimas en silencio, dije ‘gracias Dios, tú sabes lo que haces'”, dice que pensó en ese momento Mendoza.

david mendoza,
Foto/Cortesía

En entrevista con LA PRENSA, Mendoza comparte que en ese instante también le pidió a Dios que lo guiara en su camino y lo preparara para volver a la televisión en el tiempo adecuado. “No pienso rendirme, algún día esto cambia y quiero que la marca regrese a la pantalla de mis fieles televidentes”, dice.

Lo irónico de la historia de David Mendoza es que justamente cuando había recibido su título que lo validaba como un profesional del periodismo, la dictadura Ortega-Murillo le arrebató su proyecto.

18 años de trayectoria

A las 6:00 en punto de la tarde, los pobladores de Río Blanco, municipio de Matagalpa, ya podían sintonizar el noticiero de una hora del canal RB3, en el cual Mendoza era el presentador. La popularidad del medio era genuina entre la gente porque habían sido testigos del sacrificio que ha hecho el periodista, desde que era pequeño, para alcanzar sus metas.

Mendoza, de 38 años, atribuye sus logros a la pasión y sacrificio que desde niño lo caracterizan: logró tener su canal sin haber iniciado sus estudios. Cuando era menor de edad, Mendoza recorría descalzo las calles de Río Blanco vendiendo cuajadas, tortillas y cualquier otra cosas que su familia le mandara.

Cuando ya se convirtió en adolescente y las fuerzas le daban para ejercer un trabajo más duro, se desempeñó al filo del machete, o como ayudante de construcción o de ordeñador. A sus 16 años, David Mendoza ya laboraba como guarda de seguridad en la empresa Clablevisión, el mismo donde por 18 años su medio de televisión fue transmitido.

Lea además: Personal de Redacción de LA PRENSA obligado a abandonar Nicaragua por persecución del régimen de Ortega

Su disciplina y entrega al trabajo hizo que con el tiempo Mendoza escalara a ayudante técnico, luego a jefe del área técnica, hasta llegar a tener su propio canal. Inicialmente la programación se basaba en presentar piezas musicales y eventos que realizaban los colegios de ese municipio. Durante los primeros 10 años de su proyecto televisivo, Mendoza desempeñó múltiples funciones: era reportero, editor, presentador, camarógrafo y hasta técnico.

Increíblemente, durante los primeros años Mendoza trabajó empíricamente, puesto que no fue hasta que ya comenzó de lleno con su canal que empezó a estudiar la primaria, secundaria y universidad. De hecho, Mendoza recibió su título profesional hasta el pasado 30 de julio.

“Sí, esto ha sido una lucha, por eso me devasté cuando me despedí (de su audiencia televisiva)”, manifiesta.

David Mendoza recibió de la mano de monseñor Rolando Álvarez su título profesional. Se graduó de la Universidad Juan Pablo II, sede Matagalpa. Foto:Cortesía

Ataques contra su medio han sido “desde siempre”

Mendoza señala que empezó a hacer periodismo en el 2004 y desde entonces con su talento, perseverancia y pasión, ha tratado de ser equilibrante, imparcial y honesto con la profesión. En su medio había lugar para todos, tanto para el opositor como para quien no lo era, por lo que no aceptó alinearse al sandinismo cuando se lo propusieron.

Tiempo después de la llegada de la dictadura Ortega-Murillo al poder, cuenta Mendoza que comenzó a sufrir asedio y chantaje; hasta ver cómo las puertas del colegio, donde una vez pudo cubrir las actividades sociales, fueron cerradas; le quitaron la publicidad a su medio y hasta atentaron contra su vida. En el 2011, personas desconocidas llegaron a disparar a la casa del periodista.

“Lo mío ha sido muy difícil, para que yo me retirara hicieron todo tipo de acciones, por la misericordia de Dios no me alcanzó una bala”, expresa Mendoza, recordando aquel atentado.

Antes de que el régimen sacara del aire a su canal, un colega le insistió que se aliara al sandinismo, pero él no aceptó.

Seguirá adelante

Aunque está consciente de los riesgos que hay actualmente en el ejercicio periodístico de Nicaragua, David Mendoza dice que seguirá en pie con su proyecto a través de redes sociales y tratará de reinventarse sin cambiar su postura.

“La verdad que no es fácil, y seguir en Nicaragua es solo de gente que nos pasamos de lo extremo de querer hacer las cosas en nuestro país (…) Yo no hago ni un delito por hacer esto, yo solo trato de hacer lo correcto (…) Quitar ese sueño no fue nada fácil, pero yo sé que, desde lo duro que ha sido mi niñez y que he enfrentado tantas cosas, lo voy a superar, y ahora sé que somos más, más gente apoyándome”, se consuela Mendoza.

COMENTARIOS

  1. Hace 1 semana

    Como se puede ayudar a este joven patriota nicaragüense❓

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: