14
días
han pasado desde el arresto de nuestro gerente Juan Lorenzo Holmann, y la toma de las instalaciones. Nuestra Redacción está hoy en el exilio. ¿Vas a permitir que la dictadura se salga con la suya?

Jonathan Loáisiga y su tenaz batalla contra las lesiones

Ojalá llegue un día en el cual todo lo sucedido sea solo parte de experiencias que lo hicieron más fuerte, que lo hicieron mejor

Contenido Exclusivo CONTENIDO EXCLUSIVO.

La cuenta regresiva está en marcha. Jonathan Loáisiga está en Tampa para emprender su viaje de regreso a Nueva York, donde unos acelerados Yanquis se las han arreglado para no extrañar su ausencia, ni la de Aroldis Chapman y tampoco la de Chad Green, los tres brazos más confiables entre su cuerpo de relevistas en 2021. Ahora otros han metido el hombro.

Sin embargo, hace unos pocos días el mánager de los Yanquis, Aaron Boone, no ocultó su emoción al decir que se acercaba el regreso de Chapman, quien volvió el domingo y luego el de Loáisiga, quien probablemente retorne a mediados de este mes. Y es que la imagen que dejó el nica el año pasado, no ha sido eclipsada ni por el mal momento de este año.

A las dificultades para comandar algunos de sus disparos, Loáisiga le sumó dolencias en el hombro derecho y eso lo mantiene alejado de la colina desde el pasado 22 de mayo, cuando lanzó y perdió ante los Medias Blancas. No obstante, tuvo reposo y ha trabajo en su proceso de recuperación que ya lo tiene lanzando ante bateadores como parte de la rehabilitación.

El año pasado, Jonathan registró un balance de 9-4 y 2.17 en 70.2 innings lanzados, con 69 ponches. Sostuvo la ventaja 18 veces (hold) y salvó en cinco ocasiones. Se convirtió en el más confiable relevista de los Yanquis. Incluso, en los días en los que Chapman batallaba, el nica aparecía como tabla de salvación y especialistas sugirieron dejarlo como cerrador.

Loáisiga fue agresivo, atacó a los bateadores y jamás se le vio angustiado sobre la colina, al contrario, fue un retador constante, mientras repelía amenazas que habrían agobiado a otros. Y en ruta hacia este 2022, los Yanquis le mejoraron su salario como lo merecía y se creyó que vendría un año mejor para su establecimiento definitivo como figura estelar.

Sin embargo, las lesiones que han impedido que marche a un ritmo más rápido, volvieron a aparecer y han frenado su consolidación, mientras generan dudas sobre su durabilidad a largo plazo, afectando a la vez la posibilidad de obtener un contrato multianual por el nivel de riesgo que cubre a un muchacho talentoso, pero con historial de dificultades de salud.

Y aunque nadie sabe cómo regresará ahora, hay que decir que de acuerdo con Boone todo el programa sobre el regreso del nica va muy bien, incluso se le pidió a Jonathan que no fuera tan acelerado en el proceso, mientras hacía sesiones de bullpen, antes de enfrentar bateadores para luego ser insertado en la rehabilitación en los clubes de ligas menores.

A juzgar por lo que hemos visto hasta ahora, Loáisiga, quien es un atleta muy competitivo, valiente y talentoso, debe volver por sus fueros, mientras tratará de acelerar a fondo en la segunda mitad de la temporada para quedar con los mejores números posibles y no solo garantizar su futuro con un buen contrato, sino elevar el nivel de impacto en su equipo.

En una temporada en la que los Yanquis parecen listos para grandes cosas, Loáisiga desea estar en la mejor forma posible para vivir ese momento y darle brillo a su carrera. No debe ser fácil estar lidiando todos los años con lesiones, pero no hay dudas de que cada vez que sale a flote de una dificultad, Jonathan está más fuerte física y también emocionalmente.

Las lesiones es un asunto que no se puede controlar. Loáisiga se ha sometido a programas de fortalecimiento en su áreas más frágiles, guiado por especialistas en la materia, pero a menudo ocurren situaciones que lo llevan de nuevo a detenerse. Ojalá llegue un día en el cual todo lo sucedido sea solo parte de experiencias que lo hicieron más fuerte, que lo hicieron mejor.

Hasta hoy, Loáisiga no se ha rendido a pesar de los tropiezos constantes. Y menos que lo haga ahora cuando el sol ha comenzado a brillar con más intensidad para él y los suyos.

Edgard Rodríguez está en Twitter: @EdgardR       

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: