14
días
Desde que las instalaciones de LA PRENSA fueron tomadas y nuestro gerente general, Juan Lorenzo Holmann, fue detenido. ¡LA DICTADURA NO PUEDE OCULTAR LA VERDAD!

De izquierda a derecha, frente a Daniel Ortega se coloca Mohsen Rezai. LA PRENSA / TOMADA DEL 19 DIGITAL

Gobierno de Argentina envía queja a Nicaragua por presencia del iraní buscado por la Interpol

"El gobierno argentino lamenta profundamente tomar conocimiento de la presencia en la República de Nicaragua del Sr. Rezai", y afirma que el Ejecutivo "espera contar con la plena colaboración de la comunidad internacional" para asegurar la captura del iraní. Por su parte, diputados solicitan informes sobre el actuar del embajador Daniel Capitanich y de la Cancillería

El Gobierno de Argentina, liderado por el presidente de izquierda Alberto Fernández, envió este martes una «nota verbal de queja» a la Embajada de Nicaragua en la que expresa su «enérgico reclamo» por la presencia en el acto de la toma de posesión de Daniel Ortega, del iraní Mohsen Rezai, uno de los imputados por la justicia argentina por el atentado de 1994 contra la mutua judía AMIA, en Buenos Aires y sobre quien pesa una alerta roja de la Organización Internacional de Policía Criminal (Interpol).

«El gobierno argentino lamenta profundamente tomar conocimiento de la presencia en la República de Nicaragua del Sr. Rezai, debiendo recordar que sobre este último pesa una orden de detención internacional, librada por la Justicia argentina, en tanto se encuentra imputado en el marco de la causa que investiga el peor atentado terrorista que la República Argentina», indica la misiva oficial publicada por la Cancillería argentina.

Lea además: Argentina protesta y condena la presencia de Mohsen Rezai en la toma de posesión de Ortega por ser una «afrenta a la justicia»

Rezai, actual vicepresidente de Asuntos Económicos de Irán, es uno de los sospechosos, y con petición de captura internacional, del ataque contra la sede de la Asociación Mutual Israelita Argentina (AMIA) el 18 de julio de 1994, que dejó 85 muertos y sigue impune.

En un primer comunicado Argentina protestó y condenó la presencia del iraní Rezai debido a que su presencia en Managua constituye «una afrenta a la justicia argentina y a las víctimas del brutal atentado terrorista».

Pide colaboración de la comunidad internacional

La Administración de Fernández considera que los hechos que se le imputan al iraní Rezai «constituyen un crimen de lesa humanidad», en virtud del derecho internacional consuetudinario, razón por la cual, «su presencia en la ciudad de Managua, aun cuando sea en su carácter de Vicepresidente de Asuntos Económicos de Irán, no lo exime de responder ante la Justicia argentina, lo que nos obliga a expresar nuestro enérgico reclamo».

Más adelante indica que el gobierno de Argentina se encuentra plenamente comprometido en «hacer justicia para las víctimas y nuestro país no cesará en su objetivo de lograr que todas las personas involucradas en dicho ataque comparezcan ante los tribunales argentinos, a fines de ser interrogadas y, eventualmente, condenadas».

El Ejecutivo teniendo en cuenta «los lazos de amistad» que lo unen con el gobierno de Nicaragua, «así como las obligaciones que surgen del derecho internacional», espera «contar con la plena colaboración de la comunidad internacional para asegurar la comparecencia de los imputados y el esclarecimiento de la Causa AMIA».

Buscado por la Interpol

Rezai era el comandante de la Guardia Revolucionaria de Irán cuando una bomba hizo explotar la AMIA, el 18 de julio de 1994. Es buscado por la Policía Internacional (Interpol), que tiene vigente una circular roja en su contra por el homicidio agravado de las 85 personas.

La ficha de la Interpol señala al iraní de «homicidio calificado, doblemente agravado (por haber sido cometido por odio racial o religioso y por ser un medio idóneo para causar un peligro común) en perjuicio de 85 víctimas fatales, en concurso ideal con lesiones leves y lesiones graves calificadas, en forma reiterada y daños múltiples agravados por haber sido cometidos por odio racial o religioso».

Diputados solicitan informes a Cancillería

La presencia de Capitanich en el mismo escenario donde estuvo el iraní Rezai probablemente complicará las relaciones entre Nicaragua y Argentina. En el interior del país argentino se han pronunciado diferentes actores de la oposición, incluyendo la Delegación de Asociaciones Israelitas Argentinas (DAIA).

A ellos se unieron el Bloque de Diputados Nacionales de la Unión Cívica Radical (UCR). El presidente de este bloque, el parlamentario, Mario Raúl Negri, se pronunció en su cuenta de Twitter y aseguró que «el régimen de Nicaragua golpeó a Alberto Fernández en la cara, primero lo apoyó en la CELAC y luego recibió en Managua a un imputado por el atentado a la AMIA. Esos son los socios estratégicos del Gobierno argentino. El embajador Capitanich debe renunciar».

Horas después publicó un comunicado conjunto con la diputada Karina Banfi, en el que solicitan informes para conocer qué hizo Cancillería «ante la presencia de uno de los acusados de volar la AMIA en la jura de Ortega ayer en Nicaragua. El silencio del embajador Capitanich ofende a las víctimas del atentado y a todo nuestro país».

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: