14
días
Con nuestro gerente general Juan Lorenzo Holmann, detenido e instalaciones tomadas. ¡LA DICTADURA NO PUEDE OCULTAR LA VERDAD! ¡LA DICTADURA NO PUEDE
OCULTAR LA VERDAD!
Con nuestro gerente general Juan Lorenzo Holmann, detenido e instalaciones tomadas. #LibertadParaLosPresosPolíticosdeNicaragua #LibertadParaLosPresos
PolíticosdeNicaragua

Rosario Murillo y Daniel Ortega. Tomada de El 19 Digital

¿Busca Ortega expulsar del país a los presos políticos?

Familiares de presos políticos aseguraron a LA PRENSA que el régimen hizo un "censo" con varios de los reos para verificar quiénes de ellos tenían doble nacionalidad

Contenido Exclusivo CONTENIDO EXCLUSIVO.

A pocos días de que el dictador Daniel Ortega se juramente para su cuarto mandato consecutivo, el aparato represivo de su régimen ha dado indicios de lo que podría hacer con los presos políticos, sobre todo con aquellos que poseen doble nacionalidad. Así lo ha dejado entrever tanto la vicepresidenta designada, Rosario Murillo, como el mismo Ortega, a través de sus medios oficialistas.

Familiares de presos políticos aseguraron a LA PRENSA que los oficiales de la policía orteguista hicieron un “censo” con varios de los reos para verificar quiénes de ellos tenían doble nacionalidad, proceso al que también fueron sometidos algunos de los presos que tienen casa por cárcel.

Lo que han dicho Ortega y Murillo

En diferentes ocasiones y escenarios, tanto el dictador como la vocera gubernamental se han referido a este tema. El primero fue Ortega, quien el 8 de noviembre del año pasado calificó a los reos de «hijos de perra» y dijo: «esos no son nicaragüenses».

“Esos que están presos allí son los hijos de perra de los imperialistas yanquis. Se los deberían llevar para allá, para los Estados Unidos, porque esos no son nicaragüenses. Dejaron de ser nicaragüenses hace rato, no tienen patria. Que se los lleven para allá, para que allá le sirvan como lo que son: esclavos del imperio, traidores de la patria”, despotricó Ortega.

Sin embargo, las declaraciones que más han calado en los familiares de presos políticos fueron las hechas recientemente por Murillo, quien el 3 de enero, día que anunció la toma de posesión de ella y Ortega, expresó que al ratificarse en el poder el 10 de enero avanzarían «desterrando la maldad», una frase que podría tener un significado y trasfondo político.

Durante su discurso del 10 de diciembre, Ortega refirió que la Embajada de los Estados Unidos había solicitado visitar a los presos políticos y recalcó que si estos querían ayuda extranjera primero que renunciaran a la ciudadanía nicaragüense. “Y ahora le están pidiendo al yanqui que los saque, muchos de ellos (de los presos políticos) tienen ciudadanía yanqui. Bueno, si el yanqui quiere hacer gestiones por ellos, porque ellos viven haciendo gestiones, los yanquis ahí, desde la Embajada, pidiendo que quieren verlos (a los presos políticos), pues si se quieren sentirse yanquis y que los yanquis hablen por ellos pues que renuncien a la ciudadanía nicaragüense”, manifestó Ortega.

Lea además: Situación de salud de María Oviedo, defensora de derechos humanos, empeora tras las rejas del Chipote

¿Puede Ortega expulsar a los presos políticos?

LA PRENSA consultó con dos abogados, quienes aseguran que la figura de deportación «no es aplicable» a las personas que son nicaragüenses, es decir, que el régimen de Ortega no puede “desterrar” a un ciudadano cuando la nacionalidad de origen es Nicaragua, aunque haya sido nacionalizado en otro país.

«Constitucionalmente, conforme a la Ley de Migración y Extranjería, solo pueden ejercer la deportación y expulsión en contra de las personas que son turistas, residentes o las personas que son nacionalizadas. Estos sí pueden ser deportados a su país de origen o tercer país que los esté requiriendo bajo la figura de extradición, pero los nicaragüenses no pueden ser deportados bajo ninguna figura legal», aclaró la organización Acción Penal.

La doctora Vilma Núñez de Escorcia, presidenta del Centro Nicaragüense de Derechos Humanos (Cenidh), afirmó que Murillo al hablar de destierro, muestra su «mayor ignorancia», ya que ese término no existe como figura penal y coincidió que la única figura que se utiliza es la deportación, pero que esto solo se aplica a los extranjeros.

Lea también: Relatos de los familiares de detenidos en los últimos meses. Así los encontraron en la última visita

«Es una ignorancia total hablar de destierro en términos legales, aunque ya sabemos que en términos comunes y corrientes significa sacarte del país, por lo que ese discurso de Murillo fue una amenaza, como un cantar de victoria, y al decir desterrar ella tuvo ese sentimiento de exterminar, pero la nacionalidad de origen no se pierde jamás. Uno no deja de ser nicaragüense aunque se nacionalice en otro lado, o sea el lugar donde nació es el que prima», enfatizó Núñez.

Este posible escenario de expulsión, sin embargo, no estaría lejos de la realidad. El régimen de Cuba, uno de los aliados de Ortega, este 4 de enero expulsó de su país a dos ciudadanos con la amenaza de que no regresen nunca a la isla. Se trata de Héctor Valdés y Esteban Rodríguez, dos periodistas cubanos

«El régimen cubano nos obligó a tomar la decisión de abandonar nuestro país (…) Todo ese tiempo en que las lágrimas no faltaron; ellos estaban ahí recordando que éramos expulsados y que jamás podríamos regresar», denunció Valdés.

Temor de los familiares

«El gobierno siempre ha dicho que ante el estado de Nicaragua la única nacionalidad que importa es la nicaragüense y si no han reconocido esa nacionalidad para tener asistencia de su embajada, tampoco debería ser considerada para expulsarlo y enviarlo a otro país», dijo uno de los familiares de los presos políticos.

Otros parientes de presos políticos también mostraron su preocupación a las posibles acciones del régimen y reconocieron que, aunque sus allegados no tienen una doble nacionalidad temen a que el régimen pueden arremeter contra ellos.

«Él es nicaragüense cien por ciento y el mismo secuestro que está sufriendo da fe de su amor por su patria; jamás ha siquiera pensado en vivir fuera de Nicaragua, sino en la conformación de un estado democrático, libre, justo, respetuoso y solidario en el que todos podamos vivir en paz. Jamás ha querido otra nacionalidad y ojalá que se desterrara la maldad de nuestra patria», indicó un familiar de un preso político bajo anonimato para evitar represalias.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: