14
días
Desde que las instalaciones de LA PRENSA fueron tomadas y nuestro gerente general, Juan Lorenzo Holmann, fue detenido. ¡LA DICTADURA NO PUEDE OCULTAR LA VERDAD!

Julio Borges, comisionado de Relaciones Exteriores del gobierno de Juan Guaidó. LA PRENSA/ AFP.

“Oposición democrática nicaragüense debe tomar nota” de la crisis de su similar venezolana

Julio Borges, comisionado de Relaciones Exteriores del gobierno de Guaidó renunció este domingo a su cargo y pidió reestructurar la oposición venezolana.

El politólogo y jurista Daniel Zovatto comentó en su cuenta de Twitter que la oposición democrática nicaragüense debe tomar “debida nota” de la crisis de su similar venezolana, al conocerse este domingo la renuncia de Julio Borges, un aliado de Juan Guaidó, dos semanas después la derrota opositora en las elecciones regionales.

El gobierno interino del país sudamericano, encabezado desde enero de 2019 por Guaidó debe «desaparecer» porque ha perdido «legitimidad», dijo este domingo Borges, expresidente del Parlamento de Venezuela y comisionado de Relaciones Exteriores del gobierno de Guaidó.

«La noción del gobierno interino tiene que desaparecer completamente. No podemos seguir con una nómina, con una burocracia que el año pasado llegó a casi 1,600 personas. Nosotros pedimos eliminar eso completamente», dijo Borges a periodistas durante una videoconferencia desde Colombia en la que renunció a su cargo como colaborador de Guaidó.

¿En qué debe tomar nota la oposición nicaragüense?

Zovatto, al ser consultado por LA PRENSA sobre a qué se refería con su recomendación, señaló que la oposición nicaragüense debe tener como prioridad dejar de lado todas sus diferencias y articular un frente democrático unido, multisectorial, lo más amplio e inclusivo posible, con el objetivo central de recuperar la democracia.

«Debe articular su acción con la comunidad internacional, pero tener absoluta claridad que la recuperación de la democracia tendrá lugar dentro de Nicaragua y que la responsabilidad principal recae en las y los nicaragüenses», expresó el experto.

Lea además: ¿Por qué cuatro países del istmo, incluido Nicaragua, no son invitados a la Cumbre por la democracia promovida por Estados Unidos?

«El apoyo de la comunidad internacional es condición necesaria y constituye un aporte muy valioso pero la experiencia comparada (mundial y regional latinoamericana) demuestra que son los nacionales del país en cuestión los actores clave y determinantes en los procesos de recuperación democrática», reiteró.

Asimismo, aseveró que «es importante establecer una estrategia y una hoja de ruta con objetivos de corto, mediano y largo plazo, hacer alianzas dentro y fuera de Nicaragua con actores estratégicos y, sobre todo, prepararse para una lucha que exigirá muchos sacrificios (más de los actuales) y resiliencia», precisó Zovatto.

La crisis sociopolítica de Nicaragua se agudizó este año con la decisión de Daniel Ortega y Rosario Murillo de quedarse en el poder por al menos cinco años más a base de represión. A la fecha más de cuarenta opositores han sido encarcelados y otros se encuentran en el exilio. Ortega y Murillo diseñaron una «farsa electoral» y el resultado ha sido deslegitimado por la comunidad internacional.

Lo que motivo a Borges a renunciar

Borges, exiliado en Bogotá, se desempeñó como delegado diplomático de Guaidó, quien es reconocido como presidente interino de Venezuela por Estados Unidos y otro medio centenar de gobiernos, aunque en la práctica no ha logrado desplazar al presidente Nicolás Maduro del poder.

«Hay que dar pasos de reforma a todo lo que se ha llamado gobierno interino (…), el gobierno interino se ha deformado», señaló Borges, que expondrá el martes sus propuestas ante una comisión conformada por miembros del Parlamento electo en 2015, y cuya vigencia caducó en enero de 2021, tras asumir funciones una nueva Asamblea Nacional, con mayoría oficialista, electa en diciembre de 2020.

El dirigente advirtió que la lucha opositora para «salir de la dictadura» de Maduro, cuya reelección en 2018 desconocen al considerarla «fraudulenta», ha perdido «legitimidad».

Podría interesarle: Así ha golpeado EE.UU. al régimen Ortega Murillo durante 2021

«Hemos perdido legitimidad, apoyo internacional, porque ha habido demasiadas contradicciones, ha habido demasiados errores, ha habido demasiados escándalos y eso ha hecho que el mundo haya puesto el caso venezolano en la nevera (refrigerador), en la espera», remarcó.

Debido a ello, señaló que es apremiante «reconstruir y acumular la fuerza para volver a ganar legitimidad dentro de Venezuela y fuera de Venezuela».

La propuesta de Borges busca un cambio de ruta en la oposición, pulverizada por profundas fracturas que fueron evidentes en las elecciones regionales del 21 de noviembre celebradas con el retorno de los principales partidos opositores tras varios años de boicot, pero con pocos acuerdos en candidaturas unitarias.

Borges cuestionó además los hechos de corrupción que han salpicado al gobierno interino. «El tema de los activos (fuera de Venezuela) verdaderamente es un escándalo, no hay voluntad política de los partidos para hacer lo que hay que hacer: crear un fideicomiso para que esos activos se separen del manejo de los partidos políticos, principalmente el partido de Juan Guaidó, y se pueda tener independencia, transparencia, claridad», cuestionó. Hasta ahora Guaidó no se ha pronunciado.

La oposición debe ser perseverante, recomienda Zovatto

El politólogo insistió en que «como la experiencia venezolana lo demuestra (y de la cual, insisto, la oposición nicaragüense debe evitar cometer errores similares) no hay soluciones sencillas, rápidas o puramente externas, recuperar la democracia de las garras de estos regímenes autoritarios y reprensores, demanda mucho tiempo, paciencia y perseverancia y un alto grado de sacrificio».

Daniel Ortega mantiene su discurso en el que asegura haber sido víctima de un intento de golpe de Estado, organizado en 2018 por Estados Unidos, país al que continúa acusando de intervencionismo.

Además, ahora, siguiendo los pasos de la Venezuela de Maduro, ha decidido sacar al país de la Organización de Estados Americanos (OEA), que aprobó una resolución el pasado 12 de noviembre, con los votos de 25 países, que desconoció el proceso electoral. El ambiente en Nicaragua es incierto, pese a la presión internacional que exige a Ortega que libere a los presos políticos y cambie el rumbo del país, reorientándolo de nuevo a la democracia.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: