14
días
Desde que las instalaciones de LA PRENSA fueron tomadas y nuestro gerente general, Juan Lorenzo Holmann, fue detenido. ¡LA DICTADURA NO PUEDE OCULTAR LA VERDAD!

Xiomara Castro, candidata que lidera los votos en las recientes elecciones de Honduras. LA PRENSA/ Tomada de Internet

¿Xiomara Castro podría instaurar una dictadura en Honduras? Estos son algunos escenarios que la rodean

Una de las interrogantes que surgen con la llegada de Xiomara Castro a la presidencia de Honduras, por su pública simpatía con las dictaduras de Venezuela, Cuba y Nicaragua, es cuál será la opción por la que decidirá gobernar. Estos son algunos escenarios.

Iris Xiomara Castro Sarmiento, 62 años, aunque oficialmente no ha sido reconocida como la ganadora de las recientes elecciones en Honduras, el partido oficialista, su contrincante, ya ha reconocido su triunfo, por lo que se convierte en la inminente próxima – y primer mujer- mandataria de este país. Sin embargo, su ideología de izquierda que se acompaña de una pública simpatía con el chavismo venezolano, ha generado controversias acerca del efecto de su elección en la región, sobretodo por su vecindad con Nicaragua, que se encuentra en manos del régimen de Daniel Ortega.

Aquí se presentan algunos escenarios con los que estará iniciando Castro su administración, una vez que sea oficializada por el Consejo Nacional Electoral (CNE) y tome posesión el 27 de enero de 2022.

1. Su vicepresidente no opina como ella

Ante la preocupación de que Castro, se convierta en una dictadora de izquierda, particularmente por sus declaraciones y apoyo a favor de la dictadura de Venezuela, y su pública amistad con Ortega y su esposa y vicepresidenta designada, Rosario Murillo, su compañero de fórmula Salvador Nasralla, aseguró que Castro «no tiene ninguna pasta para ser dictadora».

«Para nada yo la conozco desde que tenía 18 años, igual que a su esposo Mel (Manuel) Zelaya. Yo te puedo decir que ella de dictadora no tiene absolutamente nada», dijo Nasralla, este lunes en el programa Al Punto con Jorge Ramos, cuando fue consultado por la posibilidad de que Castro pueda ser una líder muy autoritaria.

A la vez aclaró que «hay un discurso de un partido de izquierda», pero que, «tiene un equilibrio conmigo, yo soy un partido de centro y claramente estamos haciendo una alianza electoral en la que nos hemos comprometido en consultar las decisiones que vamos a tomar».

Lea además: Régimen saluda «avance hacia el triunfo electoral» de Xiomara Castro en Honduras

El candidato a la vicepresidencia y su Partido Salvador de Honduras (PSH) concurrió en alianza electoral con el Partido Liberal y Refundación (de libre izquierda), que lidera Castro, para las elecciones generales celebradas el pasado domingo 28 de noviembre. Pero solo para los respectivos cargos de presidente y vicepresidente, pues el PSH conservó su independencia en la lista de diputados para el Congreso Nacional.

Al respecto, Nasralla agregó en la entrevista que «si hoy nosotros logramos una mayoría en el Congreso con los diputados de mi partido, el Partido Salvador de Honduras, porque yo llevo mis propios diputados y los diputados del partido de ella (Partido Libertad y Refundación), si tenemos mayoría, yo voy a elegir al presidente del Congreso, porque es ahí donde se han tomado las peores decisiones para el pueblo hondureño».

2. Su esposo fue muy cercano al gobierno de Hugo Chávez

No obstante, para el politólogo Pedro Fonseca, «el claro triunfo de Castro» implica un giro completamente hacia la izquierda obsoleta, ideológica que ha llevado al poder regímenes como el de Nicaragua y Venezuela.

«Hay que tener en cuenta también que Xiomara Castro es la esposa de Manuel Zelaya, que en su momento fue un aliado estratégico del gobierno de (Hugo) Chávez y de toda este movimiento latinoamericano llamado socialismo del siglo XXI», señaló el experto.

El 28 de agosto de 2008, Honduras, bajo la administración de Zelaya se integró a la Alternativa Bolivariana para las Américas (ALBA), liderada por Chávez. El 12 de enero de 2010, una importante mayoría del Legislativo hondureño (123 de 128 diputados), votaron por el retiro del país de la instancia. Zelaya había sido derrocado a través de un golpe de estado en junio de 2009.

Asimismo, Fonseca llamó a «ser muy cautelosos y hay que estar siempre atentos a estas manifestaciones de simpatías con regímenes que en principio no son democráticos, regímenes fracasados como el de Nicaragua que han cometidos crímenes de lesa humanidad».

Pedro Salvador Fonseca, politólogo y miembro de observatorio independiente Urnas Abiertas. Tomada de redes.

Por otra parte, consideró apropiado «que hay que ser prudentes en el sentido de que hay que esperar qué propuestas trae Xiomara sobre todo en temas de política exterior».

Aunque Fonseca opinó que «hay que tener en cuenta el hecho de que claramente (Castro) va a tener mucha afinidad con el gobierno de Nicaragua», ya que «no hay que perder de vista que el actual gobierno de Juan Orlando Hernández también tiene mucha simpatía con el gobierno de Ortega, así que probablemente esto no vaya a cambiar. Todo parece ser que van hacer gobiernos aliados».

3. Tensión interna por relaciones con Cuba, Nicaragua y Venezuela

Luego de que el periodista Jorge Ramos reforzara sus preguntas acompañado de un video en el que se aprecia a Castro rindiendo homenaje a Chávez en el 2015 y reconociendo al gobierno de Nicolás Maduro como legítimo, Nasralla, reconoció que Venezuela está bajo una dictadura, pese a que hace una semana atrás, en otra entrevista brindada a la cadena CNN en Español, aseguró que desconocía sobre las crisis de Nicaragua y Venezuela.

«Para mi (Maduro) es un dictador, yo no estoy de acuerdo con esa apreciación (de Castro), de hecho mi partido es un partido de centro, pero nuestras coincidencias es sobre las necesidades que tiene el pueblo hondureño y eso esta por encima de cualquier ideología o cualquier nombre que se le pueda llamar a un dictador como Maduro», expresó.

«Yo no estoy de acuerdo ni con Maduro, ni con Ortega, ni con ninguna clase de dictador. Yo estoy seguro que Xiomara no tiene ninguna pasta para ser dictadora», agregó Nasralla y a la vez descartó cualquier tipo de alianza con las dictaduras de Cuba, Nicaragua y Venezuela.

«Yo soy una persona bastante beligerante que no va a permitir que Honduras sea orientado hacia un gobierno dictatorial», insistió el político.

4. El futuro de Juan Orlando Hernández y su vínculo con Ortega

A criterio del experto en derecho internacional, temas de integración y catedrático de la Universidad de Costa Rica (UCR), Carlos Murillo, hay varios aspectos a considerar sobre el triunfo de Castro en Honduras y la región.

«Lo primero es que evidencia que Xiomara Castro no ha entendido los cambios que se han producido en los últimos años en América Latina y sobre todo en Centroamérica, está siendo una lectura totalmente equivocada porque esta hablando de socialismo del Siglo XXI cuando eso es una cosa que murió desde hace rato», valoró Murillo.

Señaló que Castro tampoco ha hecho una lectura de lo que está pasando en Centroamérica, ya que la región atraviesa una coyuntura muy compleja en donde incluso puede complicarse las relaciones con Nicaragua.

Analista internacional Carlos Murillo Zamora. LA PRENSA / CORTESÍA
Analista internacional Carlos Murillo Zamora. LA PRENSA / CORTESÍA

«Porque todo indica que el presidente Juan Orlando Hernández que muy pronto, apenas deje el poder empezará a ser investigado y juzgado, se refugiaría en Managua. Entonces ahí viene una situación de que si la administración de Xiomara Castro denuncia y lo debe hacer, porque ha dicho que va a combatir la corrupción y denuncia al actual presidente y resulta que este se refugia en Managua, cómo va a manejar ese tema con las relaciones con Daniel Ortega», apuntó Murillo.

También precisó que hay dos problemas internos, que le puede complicar la existencia a Castro como presidenta y es que «su vicepresidente Salvador Nasralla ya dijo públicamente que él no reconoce el gobierno de Ortega ni el de Maduro y que no quiere relaciones con Cuba, entonces ahí viene un choque de posiciones profundo», señaló.

Podría interesarle: Elecciones en Honduras: ¿Cambiará la postura frente a la situación de Nicaragua?

«Y Castro requiere del apoyo de los congresistas del Partido Salvador de Honduras y de otros partidos que en conjunto con el de ella forman mayoría, una solida mayoría en el Congreso. Entonces ahí tendrá que manejar con cuidado esos compromisos que parece que ya tenía y que simplemente los esta ratificando en este momento», añadió Murillo.

Mientras que el otro problema «es que recordemos que la razón por la que derrocaron a su esposo Manuel Zelaya, fue cuando el insinuó que había que hacer una reforma constitucional para modificar entre otras cosas la reelección, y su vicepresidente dijo en un programa de CCN en Español que no esta de acuerdo en convocar a una Asamblea Constituyente en Honduras. De entrada tiene ya divisiones importantes», dijo Murillo.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: