14
días
Desde que las instalaciones de LA PRENSA fueron tomadas y nuestro gerente general, Juan Lorenzo Holmann, fue detenido. ¡LA DICTADURA NO PUEDE OCULTAR LA VERDAD!
Luis Almagro, Nicaraga, elecciones, reelecciòn

Secretario general de al OEA, Luis Almagro. LA PRENSA/Archivo

Luis Almagro: La única ruta para Nicaragua son nuevas elecciones

Secretario General de la OEA reiteró este lunes durante la sesión del Consejo Permanente que las elecciones generales del pasado 7 de noviembre en Nicaragua "no fueron ni justas, ni libres".

El secretario general de la Organización de Estados Americanos (OEA), Luis Almagro, sostuvo este lunes que la única ruta posible para solucionar la crisis de Nicaragua es a través de la celebración de nuevas elecciones sin exclusiones, con un proceso electoral claro, justo y transparente.

Luego de su intervención en la sesión (virtual) extraordinaria del Consejo Permanente de la OEA que se llevó a cabo este lunes sobre la situación de Nicaragua, Almagro escribió en su cuenta de Twitter que «la única ruta posible para Nicaragua es la celebración de nuevas elecciones con un proceso con garantías, observación electoral calificada y verdadera competencia electoral en el marco de un Estado respetuoso de los derechos humanos».

Almagro reiteró en la sesión del Consejo Permanente que las elecciones generales del pasado 7 de noviembre en Nicaragua «no fueron ni justas, ni libres».

«El 7 de noviembre de 2021, Nicaragua celebró elecciones en el marco de un proceso que no cumplió ninguno de los elementos esenciales de la democracia descritos en la Carta Democrática Interamericana, respeto a los derechos humanos, a las libertades fundamentales. Las elecciones no fueron ni libres, ni justas», dijo.

El Consejo Supremo Electoral (CSE) asignó a Daniel Ortega y Rosario Murillo el 75.87 por ciento de los resultados de las votaciones con el ciento por ciento de las Juntas Receptoras de Votos (JRV) escrutadas, según el último informe de las autoridades electorales afines al régimen.

Las votaciones generales de Nicaragua, que se llevaron a cabo el domingo 7 de noviembre, se caracterizaron por la escasa participación ciudadana, la exclusión de la oposición y la represión contra todo tipo de manifestación crítica contra Ortega.

Ortega se ha burlado del país y la comunidad internacional

En su intervención el secretario general de la OEA, agregó que a pesar de las diversas oportunidades para fortalecer el proceso electoral y brindar garantías para comicios justos libres y trasparentes «el gobierno de Nicaragua optó por el camino del autoritarismo mintiéndole con eso a su gente, a la comunidad internacional y a esta organización, respecto a su voluntad de trabajar para edificar un sistema electoral solido».

Almagro también señaló que desde el 2017 se habían instalado una hoja de ruta, que consignaba recomendaciones fundamentales para llevar adelante un proceso electoral que fuera justo y transparente el país. Detalló que había un proyecto para emprender reformas electorales y cointribuir al fortalecimiento del CSE.

Sin embargo «nada de esto se trabajo, nada de esto avanzo. Los múltiples esfuerzos que llevamos adelante la Secretaría General, lo que llevó adelante el Grupo de Trabajo, la Comisión Especial, definitivamente no hubo la menor insinuación al final del tiempo (de parte del régimen) en trabajar en los temas de organizaciones y transparencia», agregó.

«Lamentamos que pese a tener diferentes alternativas para avanzar por la vía del diálogo y de reformas para restablecer la confianza en la democracia y en los procesos electorales, el gobierno de Nicaragua haya escogido el camino antidemocrático», insistió esta tarde Almagro desde sus redes sociales.

El Consejo Permanente de la Organización de Estados Americanos (OEA) abordó este lunes 29 de noviembre durante una sesión extraordinaria de tres horas la situación de Nicaragua, en especial analizó el actuar del régimen de Daniel Ortega y Rosario Murillo, de conformidad con la Carta de la OEA y la Carta Democrática Interamericana en cumplimiento a lo establecido por la Asamblea General de este organismo, en la resolución del 12 de noviembre.

Durante la sesión extraordinaria, la presidenta de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), Antonia Urrejola y Alberto Brunori, representante regional de la Oficina Regional del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos (Oacnudh), presentaron cada uno un informe actualizado sobre la situación que atraviesa Nicaragua, desde antes y después de la celebración de las cuestionadas elecciones en Nicaragua, en la que Ortega y Murillo fueron designados por el CSE, como ganadores.

La sesión extraordinaria del Consejo Permanente, forma parte del proceso de «evaluación colectiva» sobre la situación de Nicaragua, ordenada mediante una Resolución aprobada por la mayoría de países en la Asamblea General realizada del 10 al 12 de noviembre.

Especialista en elecciones realiza recomendaciones

Daniel Zovatto, director regional para América Latina y el Caribe del Instituto Internacional para la Democracia y la Asistencia Electoral (IDEA Internacional), quien participó en la sesión como invitado, enlistó una serie de recomendaciones.

1- Hay que actuar con toda la firmeza y la determinación que el caso ameríta. «Hay que mantener siempre abierta la puerta del diálogo, en eso estamos de acuerdo, pero acompañar la oferta de un diálogo genuino con un aumento de la presión internacional que sea sostenido y contundente sobre el régimen de Daniel Ortega».

Recomendó también que «hay que aumentarle el costo de permanecer en el poder de manera ilegítima, en este sentido es muy importante comenzar a vincular las sanciones políticas con las sanciones individuales y las económicas para limitar el margen económico de la dictadura, aumentando las consecuencias económicas que tiene la represión política y en este sentido recomendamos especialmente solicitar a los organismos intencionales al Banco Interamericano de Desarrollo, al Fondo Monetario Internacional (FMI), al Banco Mundial y de manera especial la Banco Centroamericano de Integración Económica (BCIE) suspender todos los desembolsos de los créditos que están en marcha y no aprobar créditos nuevos hasta que el régimen ceda en su deriva autoritaria «, dijo Zovatto.

2- Profundizar el aislamiento internacional de la dictadura desconociendo los resultados de las ilegítimas elecciones del pasado 7 de noviembre y exigiendo la realización de nuevas elecciones con plenas garantías.

Lea también: Eurodiputados solicitarán más sanciones contra el régimen en Nicaragua, incluido Daniel Ortega

3- Exigir la liberación inmediata de los más de 150 presos políticos, incluidos los siete aspirantes a la presidencia.

4- Demandar el pleno restablecimiento del orden constitucional, la plena vigencia de los derechos humanos y el restablecimiento de del Estado de derecho.

5- Hay que agotar todos los procedimientos que establece el artículo 20 de la Carta Democrática Interamericana, con el objetivo de alcanzar una salida negociada, pacífica, democrática y por la vía electoral en un plazo razonablemente corto, respecto desde el cual exista una hoja de ruta acordadas entre las partes de buen arreglo.

«De no prosperar esta iniciativa proponemos que se convoque un período extraordinario de sesiones de la Asamblea General para aprobar la suspensión del Estado de Nicaragua de su derecho de participación en la OEA conforme al artículo 24 de la Carta Democrática Interamericana», añadió el director de IDEA Internacional.

A la vez insistió que «frente a la gravedad de esta crisis, no es posible aducir como se viene aduciendo de manera sistemática el argumento de la no injerencia en los asuntos internos», ya que «como bien ha dicho la Corte Interamericana de Derechos Humanos (Corte IDH), el ejercicio efectivo de la democracia en los Estados Americanos constituye una obligación jurídica internacional y estos soberanamente han consentido en que dicho ejercicio ha dejado de ser únicamente un asunto de su jurisdicción doméstica, interna o exclusiva«, citó Zovatto.

«Tampoco es posible permitir que el régimen de Ortega consolide con total impunidad su régimen dictatorial, esta crisis no es entre izquierda y derecha como algunos pretenden hacernos creer, esta crisis es optar entre la dictadura o la democracia. Hay pues mucho en juego en Nicaragua, no detener la deriva autoritaria de Ortega, además de las graves consecuencias que ello podría traer para el pueblo nicaragüense que ya esta sufriendo y la región particularmente Centroamérica, que está atravesando por una situación muy delicada establecería un peligroso antecedente de impunidad para todo nuestro continente en un momento en que nuestras democracias atraviesa un momento muy critico», finalizó el experto.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: