14
días
Desde que las instalaciones de LA PRENSA fueron tomadas y nuestro gerente general, Juan Lorenzo Holmann, fue detenido. ¡LA DICTADURA NO PUEDE OCULTAR LA VERDAD!

Foto oficial de la 51 Asamblea General de la Organización de Estados Americanos 2021. Tomada de la OEA.

El sorpresivo giro de Argentina en la condena contra la dictadura de Ortega en la OEA

“Hemos acompañado el actual proyecto de resolución, con la convicción, la esperanza y la voluntad política de seguir trabajando a favor del diálogo y la solución pacífica”, afirmó el vicecanciller argentino Pablo Tettamanti.

El apoyo de Argentina a la resolución sobre la situación de Nicaragua en la Asamblea General de la Organización de Estados Americanos (OEA) destaca entre los países que votaron a favor, ya que hasta entonces, los funcionarios de la administración de Alberto Fernández se abstenían de votar, junto a otros países aliados del régimen de Daniel Ortega como México y Bolivia.

Este viernes, la Asamblea General de la OEA, aprobó con 25 votos a favor (entre ellos el de Argentina), uno en contra (de Nicaragua), siete abstenciones y 1 ausencia, una Resolución que declara ilegítimas las elecciones generales del pasado domingo 7 de noviembre y establece el 30 de noviembre como plazo máximo para «tomar las acciones apropiadas» sobre la situación de Nicaragua.

«El voto de la Argentina junto a Estados Unidos, Canadá, El Salvador, Grenada, Guatemala, Guyana, Haití, Jamaica, Panamá, Paraguay, Perú, República Dominicana, Suriname, Trinidad y Tobago, Uruguay, Venezuela (la representación esta a mano de Juan Guaidó), Antigua y Barbuda, Bahamas, Barbados, Brasil, Chile, Colombia, Costa Rica y Ecuador, significa un giro positivo del presidente Fernández sobre su estrategia diplomática sobre Nicaragua que se basaba en la peculiar perspectiva del principio de no injerencia en los asuntos internos de los países», valora un artículo publicado en el medio argentino Infobae.

Y es que tras la polémica y cuestionada reelección del dictador Daniel Ortega, por tercera vez consecutiva, el pasado domingo 7 de noviembre, en unos comicios marcados por una escasa participación ciudadana, la exclusión y encarcelamiento de la oposición, la cancillería de Argentina, expresó que mantenían su tradición diplomática de no injerencia en cuestiones internas en otras naciones.

A la vez, la Administración de Fernández —considerado de ideología izquierda socialista— indicó que «ratifica su compromiso histórico con la defensa de los derechos humanos y apoya con firmeza el trabajo de la alta comisionada de Naciones Unidas, Michelle Bachelet, respecto de la situación en Nicaragua».

«En Argentina entendemos que la democracia supone respetar la diversidad ideológica y la participación cívica sin proscripciones. Debemos acompañar al pueblo de Nicaragua para que cuanto antes recupere el diálogo y la convivencia democrática», manifestó entonces la cancillería de argentina.

La posición de Argentina en la OEA

El vicecanciller Pablo Tettamanti señaló en su participación sobre el proyecto de resolución La situación en Nicaragua que “la Argentina reitera su compromiso con la defensa de los derechos humanos, que para nuestro país representa un valor superior e irrenunciable».

“Junto al resto de los países americanos, y a través de la Carta de la OEA, mi país también ha asumido un compromiso con la promoción y la consolidación de la democracia representativa, dentro del respeto al principio de no intervención”, sostuvo Tetamantti.

En esa misma línea, enfatizó que «la Argentina cree firmemente que la mejor forma de superar nuestras diferencias ha sido y seguirá siendo el diálogo. Nunca las sanciones o los bloqueos, que en nuestro hemisferio sólo han llevado a resultados negativos”.

Pablo Tettamanti, vicecanciller de Argentina. Captura de pantalla.

“La OEA no debe apartarse de los principios y valores que rigen sus instrumentos fundacionales. La capacidad que demuestre esta Organización para retomar el camino de una cooperación entre iguales y basada en el respeto definirá, sin duda, los niveles de consenso, implementación y éxito de sus acciones”, agregó.

Además subrayó que «nos preocupa, en ese sentido, la condena anticipada de este proyecto de resolución a una cuestión respecto a la cual estamos solicitando que sea analizada por el Consejo Permanente, sin que hayamos tenido aún un debate en profundidad”.

“Hemos acompañado el actual proyecto de resolución, con la convicción, la esperanza y la voluntad política de seguir trabajando a favor del diálogo y la solución pacífica de nuestras diferencias, en verdadero beneficio de nuestros pueblos”, afirmó el vicecanciller Tettamanti.

Lo que resuelve el proyecto de resolución de la OEA sobre Nicaragua:

  1. Deplorar que las iniciativas diplomáticas y técnicas emprendidas desde el 5 de junio de 2018 por la Organización de los Estados Americanos para promover la democracia representativa y la protección de los derechos humanos en Nicaragua no han tenido éxito por haber sido ignoradas o rechazadas rotundamente por el Gobierno de Nicaragua.
  2. Declarar que, en las evidentes circunstancias, las elecciones del 7 de noviembre en Nicaragua no fueron libres, justas ni transparentes y no tienen legitimidad democrática.
  3. Concluir que, con base en los principios establecidos en la Carta de la OEA y la Carta Democrática Interamericana, las instituciones democráticas en Nicaragua han sido seriamente socavadas por el Gobierno.
  4. Reiterar sus llamamientos anteriores para la liberación de todos los candidatos y presos políticos y el fin inmediato de la detención y hostigamiento de los medios de comunicación independientes y miembros de la sociedad civil.
  5. Instruir al Consejo Permanente que realice una evaluación colectiva inmediata de la situación, de conformidad con la Carta de la Organización de los Estados Americanos y la Carta Democrática Interamericana, a ser completada a más tardar el 30 de noviembre y que tome las acciones apropiadas.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: