14
días
Desde que las instalaciones de LA PRENSA fueron tomadas y nuestro gerente general, Juan Lorenzo Holmann, fue detenido. ¡LA DICTADURA NO PUEDE OCULTAR LA VERDAD!

Nicaragua se seguirá beneficiando de altos precios en metales y productos agrícolas externos en lo que resta del año

El presidente de APEN considera que ese panorama internacional positivo ayudará a amortiguar un poco el incremento de la carga de los impuestos al sector privado, tras la reforma a la Ley de Concertación Tributaria, aprobada en febrero del 2019 y el aumento que se generó en los insumos agrícolas.

Nicaragua se continuará beneficiando de los precios altos en sus exportaciones. Las últimas proyecciones del Banco Mundial apuntan a que los productos agrícolas y los metales se mantendrán con altos precios en los mercados internacionales en lo que resta del año, siempre y cuando la economía global se continúe encarrilando por la senda de la reactivación y los gobiernos logren masificar aún más sus programas de vacunación para contener la propagación del Covid-19.

“Se prevé que los precios de los metales aumentarán un 30 por ciento, en tanto que los precios de los productos agrícolas se incrementarán casi un 14 por ciento. Gracias al repunte de la actividad económica, así como a algunos factores específicos de la oferta, en particular en los sectores del petróleo, el cobre y algunos alimentos básicos, casi todos los precios de los productos básicos han superado los niveles previos a la pandemia”, determinó el Banco Mundial (BM) en su análisis denominado “Los precios de los productos básicos se estabilizan tras los aumentos de principios de 2021, de la mano de la recuperación económica mundial”.

No obstante, el Banco Mundial advierte a los países exportadores que deben prepararse en caso de que los precios altos sean estacionales debido a una posible pérdida de impulso de la reactivación económica. Ayhan Kose, vicepresidente interino de Crecimiento Equitativo, Finanzas e Instituciones, y director del Grupo de Perspectivas del BM, dijo: “Hasta el momento, el crecimiento mundial ha sido superior a lo previsto, y las campañas de vacunación ya están en curso; estas tendencias han impulsado el alza de los precios de los productos básicos. Sin embargo, es imposible predecir cuánto durará la reactivación”.

“Los mercados emergentes y las economías en desarrollo, sean importadoras o exportadoras de productos básicos, deben fortalecer su resiliencia a corto plazo y prepararse para la posibilidad de que el crecimiento pierda impulso”, precisó.

Según el Banco Mundial, este año los precios agrícolas han aumentado sustancialmente, «en particular los de los productos alimentarios básicos, a raíz de la disminución de la oferta en América del Sur y la fuerte demanda de China. No obstante, la mayor parte de los mercados mundiales de alimentos básicos siguen estando adecuadamente abastecidos en comparación con los niveles históricos y se prevé que los precios se estabilizarán en 2022».

Lea además: Qué hay detrás del deslumbrante repunte de las exportaciones de oro en bruto que supera el 40 % a marzo en Nicaragua

Nicaragua es uno de los países que se estaría beneficiando de mejores precios de los productos agrícolas a nivel internacional. Muestra de ello es que hasta abril de este año las exportaciones sumaron 1,228.28 millones de dólares,  11.2 por ciento más; es decir 124.11 millones de dólares adicionales que en 2020, según cifras del Centro de Trámites de las Exportaciones (Cetrex). Detrás de ese crecimiento en los ingresos está la expansión del precio promedio pagado por los productos nicaragüenses en el exterior.

Guillermo Jacoby, presidente de la Asociación de Productores y Exportadores de Nicaragua (APEN), comparte que en lo que va del año las exportaciones del país han presentado una disminución en cuanto a volumen, pero debido al aumento de los precios se ha subido el monto exportado.

“Todas estas subidas de precios definitivamente van a beneficiar los valores exportados y obviamente a las empresas que exportan”, mencionó al respecto.

Asimismo, Jacoby considera que este panorama también ayudaría a combatir un poco los impuestos que pagan los exportadores producto de la reforma a la Ley de Concertación Tributaria, aprobada en febrero del 2019 y el aumento que se generó en los insumos agrícolas.

“Gracias a que hay un aumento de estos precios se puede paliar este golpe fiscal, sin embargo, si el año que viene esta tendencia no se da hacia el alza, entonces se empezaría a ver problemas en los productores. Esperamos que por lo menos se mantengan altos los precios para que la empresa privada no sufra tanto”, concluyó.

Otro factor de impulso

La expectativa es que la recuperación de la economía mundial no pierda impulso, lo que beneficiaría no solo a los precios de los productos agrícolas sino también a los metales, lo que beneficiaría a Nicaragua en especial vía venta de oro.  Pero todo dependerá de que los gobiernos mantengan sus programas de estímulos.

Lea también: Exportaciones crecen 14 por ciento en el primer trimestre; el oro destaca en las ventas al exterior

El informe Commodity Markets Outlook (Perspectivas de los mercados de productos básicos), publicado en abril por el BM, estima que si algunas de las principales economías emergentes retiran los estímulos antes de lo planeado, los precios de los metales podrían inclinarse a la baja.

“Sin embargo, la implementación de un importante programa de infraestructura en Estados Unidos podría ayudar a sostener los precios de los metales, entre ellos los del aluminio, el cobre y el mineral de hierro. Por otra parte, intensificar el avance de la matriz energética mundial hacia la descarbonización también podría fortalecer la demanda de metales”, recalca el documento.

Nicaragua cerró el primer cuatrimestre de este año con 275.20 millones de dólares por exportaciones de oro en bruto, lo que representa un crecimiento en valor de 48.8  por ciento con relación a igual periodo del año pasado, según datos del Cetrex. Solo este producto ha experimentado un aumento del 14 por ciento en el precio promedio recibido hasta ahora.

Puede interesarle: ¿Por qué siguen las exportaciones de Nicaragua con un crecimiento de 9.6 % en el primer bimestre del año?

Este fuerte aumento en la demanda de oro en bruto coincide con el segundo año de incertidumbre en la economía mundial, golpeada por la crisis sanitaria, lo que ocasiona que los inversores apuesten por el metal como forma de refugio ante las volatilidades de los mercados.

Por su parte, el valor de los productos agrícolas ha aumentado significativamente en este periodo, sobre todo los referentes a los productos alimentarios básicos, debido a la disminución de la oferta en América del Sur y la alta demanda proveniente de China.

Petróleo incrementará su precio

El informe también indica que los precios de la energía presentarán un aumento, en promedio, más de un tercio en relación con los valores del año pasado. También, el petróleo se situará en un valor medio de 56 dólares por barril.

Lea también: Exportaciones de Nicaragua superan los 1,200 millones de dólares hasta abril, pero en volumen caen 11.1 por ciento

Esto se debe principalmente “al repunte de la actividad económica, así como a algunos factores específicos de la oferta, en particular en los sectores del petróleo, el cobre y algunos alimentos básicos”, según el Banco Mundial.

El incremento del precio internacional del petróleo, que es un producto importado por Nicaragua, se traduciría como un aumento en la energía eléctrica, en el combustible y en el valor de la canasta básica, puesto que algunos alimentos necesitan transportarse para llegar a su destino.

A nivel internacional, se espera que la demanda del petróleo crudo se fortalezca durante 2021 y se prevé que los precios se ubicarán en un promedio de 60 dólares por barril en 2022. “Sin embargo, si las medidas de contención de la pandemia no prosperan, una nueva disminución de la demanda podría ejercer presión sobre los precios”, indica el informe.

Covid-19 intensifica inseguridad alimentaria

La pandemia por Covid-19, originada a finales de 2019, ha provocado el aumento de la inseguridad alimentaria y se pronostica que dichas repercusiones continuarán durante el resto del 2021 y 2022. Esta problemática está cada vez más presente en varios países y provoca el deterioro de años de progreso en materia de desarrollo.

“El panorama futuro depende en gran medida de los avances en la contención de la pandemia de Covid-19, así como de las medidas normativas de apoyo que adopten las economías avanzadas y las decisiones de producción de los principales generadores de productos básicos”, señala el documento.

Kose advierte que el virus ha generado graves consecuencias en los mercados alimentarios y laborales locales en todo el mundo, lo que ha reducido considerablemente los ingresos. “Esto ha alterado el normal funcionamiento de las cadenas de suministro y ha agravado la crisis de seguridad alimentaria y nutricional que ya venía desarrollándose aún antes de la llegada de la pandemia”, agregó al respecto.

“Es momento de que los responsables de la formulación de políticas adopten medidas para atacar las causas básicas de la inseguridad alimentaria”, enfatizó.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: