14
días
han pasado desde el arresto de nuestro gerente Juan Lorenzo Holmann, y la toma de las instalaciones. Nuestra Redacción está hoy en el exilio. ¿Vas a permitir que la dictadura se salga con la suya?

LA PRENSA/Archivo.

Se dispara el déficit comercial tras fuerte incremento en las importaciones y débil aumento en las exportaciones

¿Cuáles son los sectores que más productos están trayendo desde el exterior y que podrían explicar en qué área de mercado hay signos de recuperación? La Cámara de Comercio tiene su propia explicación.

Nicaragua arrancó el 2021 con un incremento significativo de las importaciones, lo que reflejaría una mejora en la demanda interna. Un débil crecimiento en los ingresos por exportaciones había ocasionado que el déficit comercial aumentara 34.9 por ciento, lo que contrasta con la caída registrada en el 2020, según los primeros datos publicados por el Banco Central de Nicaragua.

En enero las importaciones CIF —incluyendo el costo de fletes y otros gastos— sumaron 426.3 millones de dólares, superior a los 377.9 millones de dólares en igual mes del año pasado. Esto equivale a un incremento de 12.8 por ciento.

La presidenta de la Cámara de Comercio, Carmen Hilleprandt atribuyó en parte este aumento a los programas de inversión que el Gobierno prevé hacer este año, lo que estaría generando expectativa entre los agentes económicos, pero advirtió que esto no significa que hay un recuperación total. También habría incidido el inicio del año escolar, que estimula la traída de productos desde el exterior.

“Se ha observado un incremento en el transporte, pero además de vehículo, puede ser por compra de maquinaria pesada, recordemos que el gobierno ha recibido donaciones por las afectaciones de Eta y Iota, además de la pandemia”, expresó.

Lea además: El régimen de Daniel Ortega le mete otra estocada al seguro facultativo, al quitarle un beneficio clave al cotizante

“En vestuario observamos  un incremento del 30 por ciento y creemos que es por los colegios; en alimentos hay incremento, pero creemos que son necesidades que la gente prioriza”, dijo.

Pese a esta mejoría en las compras de productos desde el exterior, el nivel alcanzado aún está por debajo de lo facturado antes de la crisis sociopolítica, cuando por ejemplo, en enero del 2018 se pagaron 509.2 millones de dólares.

Pero ¿cuáles son los sectores que más productos están trayendo desde el exterior y que podrían explicar en qué área de mercado hay signos de recuperación?

Se está trayendo más productos de consumo, duraderos y no duraderos. Por ambos se facturó 160.8 millones de dólares, superior a los 142.2 millones de dólares, para un crecimiento de 13.08 por ciento.

Solo por productos no duraderos, donde estarían los alimentos y bebidas, se pagaron 136.8 millones de dólares, 17.5 millones de dólares adicionales que igual mes del año pasado, cuando la pandemia aún no se había presentado en Nicaragua.

Esta facturación estaría muy similar a lo que se registró en enero del 2018, antes del estallido de la crisis que desencadenó en tres años de recesión. En esa ocasión se pagaron 137.7 millones de dólares.

Lea además: Tormenta perfecta se asienta sobre el sector de la construcción en Nicaragua, en un año que solo depende del Estado

No obstante, la líder empresarial dijo: “Se ve una mayor actividad, pero no quiere decir que todo está bien, según las cifras del Banco Mundial la pobreza se ha incrementado”.

En este apartado se encuentran los productos alimenticios, bebidas, medicinas y productos farmacéuticos, así como vestuario y calzado.
Luego de marzo, cuando por primera vez se conoció el primer caso de Covid-19, las importaciones mostraron significativas contracciones debido a la autocuarentena que se impusieron los nicaragüenses, los que empezaron a relajar las medidas en la segunda mitad del 2020.

Se dispara la factura petrolera y de derivados

También hay un repunte en la factura petrolera y derivados, lo que estaría en línea con el encarecimiento del crudo a nivel internacional.
En el primer mes del año se pagó 76.6 millones de dólares, superior a los 60.1 millones de dólares, para un aumento de 27.6 por ciento. El mayor aumento, no obstante, está explicado por mayor gasto en la importación de derivados del crudo, que incluye el pago de gasolinas, diésel y lubricantes, y energía eléctrica.

Los combustibles acumulan 18 semanas consecutivas de incremento de precios en Nicaragua, lo que estaría en línea con mayores pagos en la compra de estos en el exterior.

Además hubo un comportamiento mixto en la factura por insumos utilizados por la industria, agricultura y construcción, también en alza, así como la adquisición de bienes de capital.

En el caso de la agricultura, por ejemplo, se trajeron más bienes de capital, pero menos insumos de transformación. Se pagó 4.4 millones de dólares en bienes de capital, superior a los 1.4 millones de dólares el año pasado. Sin embargo, el sector pagó menos por insumos utilizados en el proceso productivo, al facturar 17.1 millones de dólares, casi dos millones de dólares menos que en enero del año pasado.

Por su parte, la construcción, que ha estado muy golpeada por la paralización del sector privado, facturó 25.6 millones de dólares, ligeramente superior a los 24.3 millones de dólares en el 2020. En ese sentido, cabe mencionar que el sector está muy dependiente de los proyectos del Gobierno, que este año tendría suficientes recursos para ejecutar obras de reconstrucción en las zonas afectadas por los huracanes Iota y Eta.

La presidenta de la Cámara de Construcción, Leslie Martínez, dijo esta semana que la esperanza está puesta en 488 millones de dólares que el Gobierno sacaría a licitación en obras de inversión.

Por otra parte, el sector industrial facturó 65 millones de dólares en bienes intermedios, superior que el año pasado, pero hubo una ligera caída en el pago de bienes de capital al solo comprar 45.1 millones de dólares en maquinarias u otros bienes de trabajo.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: