14
días
han pasado desde el robo de nuestras instalaciones. No nos rendimos, seguimos comprometidos con informarte.
SUSCRIBITE PARA QUE PODAMOS SEGUIR INFORMANDO.
elecciones 2021, Nicaragua, comicios, Daniel Ortega, candidatos, Alianza Cívica, UNAB, régimen

Daniel Ortega y su esposa, la vicepresidenta designada Rosario Murillo. LA PRENSA/ TOMADA DE PRESIDENCIA.

¿Gobierno de Ortega prepara plan contra la pobreza o programa clientelista en pleno año electoral?

El propio asesor  para Asuntos Económicos  de la Presidencia, Bayardo Arce, reconoció en una entrevista con el Canal Vos TV  en diciembre que  la economía informal "no saca a un país de la pobreza", pero aún así la defendió. Economistas explican qué debe contener un verdadero plan contra la pobreza

El Gobierno divulgará en los próximos días lo que denominó el Plan de Acción de Lucha contra la Pobreza,el primero de su naturaleza. En pleno año electoral y cuando le urge reconquistar votos, el régimen presentará el documento, cuyo contenido se desconoce, pero economistas advierten que si la apuesta continuará siendo promover el subempleo, las regalías y los negocios de sobrevivencias, difícilmente se logrará revertir la profundización del flagelo en los últimos tres años.

Los economistas podrían no estar alejados de ese escenario sobre la posible apuesta del régimen. “Estamos entregando bonos también a pescadores artesanales en Walpasiksa, me informa el compañero Edward Jackson (presidente ejecutivo del Inpesca). Y preparando ese plan de acción cristiana, solidaria, de lucha contra la pobreza, para el 2021, que estaremos presentando en las primeras semanas de enero; y preparándonos en todo sentido para seguir sirviendo a nuestro pueblo”, dijo Murillo cuando anunció la presentación del plan.

Pero además, Murillo aseguró  que el principal reto para luchar contra la pobreza actualmente es compartir vacunas, contar con los medicamentos, avances tecnológicos y  poder compartirlos. “En este caso de la pandemia, las vacunas. A compartir, porque, bueno, la pobreza que nos afecta a muchos, no es obra nuestra”, afirmó. Nicaragua es el único país en Centroamérica que aún no tiene un plan de vacunación contra el Covid-19 y no está claro si el plan de lucha contra la pobreza incorporará ese lineamiento.

Pero más allá de la vacunación,  lo cierto es que en los últimos años el régimen ha apostado a  las ferias y creación de miles de negocios precarios para no solo hacer frente al creciente desempleo sino también para combatir la pobreza, que según estimaciones de la Fundación Nicaragüense para el  Desarrollo  Económico  y  Social  (Funides) al cabo del 2020 alrededor de  2 millones de nicaragüenses estarían bajo la línea de la miseria.

Lea además: Gobierno de Ortega dice que creó 58,870 empleos en el 2019 a base de «economía creativa». Esta es la realidad detrás de esos puestos y su riesgo

Pobreza se estancará

Las perspectivas para el 2021 apuntan a un estancamiento de la tasa de pobreza, ante la imposibilidad de la economía de generar suficientes empleos. Según Funides al finalizar el 2021 el 29.9 por ciento de la población sobrevivirá con 1.77 dólares al día o  menos.

De hecho la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal) en su reporte “América Latina ante la crisis del Covid-19. Vulnerabilidad socioeconómica y respuesta social 2020”  advirtió que  el 77.2 por ciento de la población de Nicaragua en el 2019 se encontraba en una situación de muy alta vulnerabilidad. Es decir con alta posibilidad de caer en miseria.

El sociólogo y  economista, Óscar René Vargas, explica que esto se traduce en  que  alrededor de 5.2 millones de nicaragüenses se encuentran en situación de vulnerabilidad, pobreza o extrema pobreza, debido a la caída del poder adquisitivo de los salarios de los trabajadores de ingresos bajos y medios, y trabajadores por cuenta propia.

Profundizan el subempleo

Pese a ello y lejos de resolver la crisis política que ha espantado la inversión extranjera, el régimen de Daniel Ortega se ha propuesto en el último trienio profundizar el subempleo, donde abundan los salarios bajos, los negocios  precarios, carentes de tecnificación y tecnología.

Solo en el 2019 promovió la creación de 11,774 negocios de subsistencia, los que emplearon a 58,870 personas, lo que disfrazan como “economía creativa”,  una tendencia mundial que dista del modelo de negocio que el régimen impulsa.

Los economistas ya han advertido que estos negocios mueren a corto plazo.  Es la hija de Daniel Ortega y Rosario Murillo, Camila, la que está a cargo de este modelo de «economía creativa», para lo cual en el 2018 el Gobierno le creó una supercomisión, conocida como Comisión Nacional de Economía Creativa en Nicaragua, mediante la cual ejerce control de varios ministerios y entidades, como el Ministerio de Economía Familiar y el de Educación, entre otros.

“Al fin de cuenta lo que tenemos es una economía de subsistencia que no está acompañada de una política pública, por eso podría estimarse que 4 de 10 de estos negocios sobreviven o tienen algún éxito en el futuro y esto se debe principalmente a que hay una falta de política pública, que los sectores están abarrotados, mucha gente comienza a poner carne asada, pollo, pulperías, talleres, y en segundo lugar no tienen mucha experiencia en el sector y quedan funcionando bajo el esquema de economía de subsistencia”, advirtió en su momento el catedrático universitario Luis  Murillo.

El propio asesor  para Asuntos Económicos  de la Presidencia, Bayardo Arce, reconoció en una entrevista con el Canal Vos TV  en diciembre dijo que  la economía informal “no saca a un país de la pobreza”, pero aún así la defendió. Señaló que por eso es que habla de un programa de inversión pública, sin brindar mayores detalles.

Arce defendió la apuesta del Gobierno con la masificación de negocios informales, que a su criterio no solo ayudaron a la legión de desempleados, sino también están incidiendo en los resultados económicos del 2020, cuyo Producto Interno Bruto habría caído menos de lo esperado.

Lea además: ¿Qué es la economía creativa que promueve Camila Ortega Murillo?

“Regalar promueve la pobreza”

El problema de la pobreza es mucho  más complejo de lo que plantea la vicepresidenta, Rosario Murillo, afirmó el  analista económico Luis Núñez Salmerón.  Recordó  que  el Estado  ha tenido varios programas  para tratar de aliviar la pobreza,  pero su  problema radica en  que  se dedican a  regalar  y eso solo promueve la pobreza.

Ya el régimen acumula dos fracasos. Núñez recordó que en años pasados con todos sus programas como “Hambre Cero” o “Usura Cero”  no lograron mermar los niveles de pobreza, y los nuevos no pobres con facilidad retornaron desde el 2018 al estado de miseria a medida que la economía se tambaleó con la sacudida política.

Ya organismos internacionales dedicados a la medición de pobreza habían advertido que en Nicaragua eran más efectivas las remesas para reducir miseria respecto a los programas estatales, algunos de los cuales fueron financiados con la extinta y opaca cooperación venezolana.

“La forma en que el  Gobierno  mide la pobreza es ya estancada, porque miden el  nivel de ingresos  versus una canasta básica de 52 productos que  realmente no nos dice nada, entonces aquí  lo que hay son  problemas estructurales profundos  que hay que atacar, aquí no solo es andar  repartiendo  bonos solidarios, porque esto promueve la falta de  espíritu de trabajo y  de emprendedores”, observó Núñez.

Atacar primero el problema político

Núñez considera que los problemas que dan origen a la pobreza  actual datan  del 2018, por lo  tanto  lo  principal sería atacar el problema político. “Desde el 2018 se ha perdido más de medio millón de trabajos formales y eso incide en  los niveles de pobreza, y  un segundo factor  ha sido  la pandemia del coronavirus, por otro lado hay  que buscar la manera de atraer inversiones extranjeras, apuntar a ejes de desarrollo e inversión nacional”,  sugirió.

El colapso del turismo  es otro reto para  reducir la pobreza, dijo Núñez. Agregó  que el  cáncer de la corrupción ha sido otro frenazo al desarrollo. “Aquí no es posible que el presidente  de la República absorba casi  mil miembros de la Policía Nacional en su  seguridad  personal, tenga cerrada  varias manzanas en  una zona residencial  donde colapsaron pequeños negocios  alrededor,  por lo tanto de esta manera no  podemos pensar en desarrollo”, puntualizó.

Lea también: La historia tras el boom de los pollos asados en Managua: la nueva alternativa de sobrevivencia económica

También urge financiamiento

El acceso al financiamiento  de fomento y  desarrollo  tiene que ser de mediano y largo plazo para construir empresas  y  construir planes de ampliaciones para las  ya  existentes porque el  crédito a mediano plazo no  aporta totalmente al desarrollo  del  país,  concluyó el  analista.

A criterio del sociólogo  Cirilo Otero, el Gobierno  debería considerar en  su  plan  un cambio gradual del modelo económico agroexportador;  los incentivos tributarios a la empresa privada a cambio de que estos generen puestos de trabajo productivo; promover la propiedad sobre la tierra a 300 mil familias campesinas, y orientarlos hacia la producción de alimentos para el mercado interno.

El déficit habitacional  en  el  país es otro  de los indicadores que le ha costado disminuir  a Nicaragua ya que cada año 20,000 personas  necesitan una, de acuerdo  con el  “Plan Nacional de Desarrollo Humano” y  este año  con  el azote de Eta e Iota ese  número incrementó.

“Desde el 2007 al 2009, el Gobierno logró construir 6,608 viviendas, a las que hay que sumar 4,800 casas construidas por el sector privado, para un total de 11,408 viviendas y ese ha sido el promedio de construcción hasta el 2017. En el 2020, el déficit habitacional supera el millón de viviendas”, precisó Vargas.

Comercio menor, principal refugio

La informalidad en Nicaragua mueve más de un tercio de la economía, destaca  Vargas, por su parte. La informalidad da trabajo a más del 72.19 por ciento de la fuerza laboral en el país. Es decir, 72 de cada 100 personas ocupadas obtuvieron su ingreso bajo esta modalidad, la que no cuenta con ningún tipo de prestación social. El comercio al por menor es donde se concentra la mayor parte de la economía informal, refirió.

 

Economía Daniel Ortega Nicaragua pobreza archivo

Puede interesarte

×

El contenido de LA PRENSA es el resultado de mucho esfuerzo. Te invitamos a compartirlo y así contribuís a mantener vivo el periodismo independiente en Nicaragua.

Comparte nuestro enlace:

Si aún no sos suscriptor, te invitamos a suscribirte aquí