14
días
Desde que las instalaciones de LA PRENSA fueron tomadas y nuestro gerente general, Juan Lorenzo Holmann, fue detenido. ¡LA DICTADURA NO PUEDE OCULTAR LA VERDAD!

Este año, 2021, según economistas, Nicaragua podría recibir más de 2,000 millones de dólares en concepto de remesas. LA PRENSA/Archivo.

Los números del BCN que revelan los estragos de la pandemia en la inversión extranjera y el turismo

Analistas explican que el desplome en la llegada de inversión extranjera y el ingreso de divisas por turismo no solo obedece a la crisis sanitaria sino también a la inestabilidad política que el régimen de Ortega se niega a resolver.

Pese al optimismo del régimen de Daniel Ortega, propagando la idea de que la economía ha exhibido fortaleza a pesar de la pandemia, los primeros datos de los indicadores que durante años han sido claves para sostener el crecimiento económico, revelan un derrumbe monumental hasta septiembre: la inversión extranjera y el turismo se hunden en más de un 45 por ciento respecto a los resultados de 2019, que de por sí ya fue un mal año, junto con 2018.

Según la balanza de pago publicada por el Banco Central de Nicaragua, los flujos de ingresos de Inversión Extranjera Directa (IED) registran una caída de 54.10 por ciento hasta septiembre de este año comparado con igual periodo del 2019, lo que refleja el severo golpe de la crisis sanitaria. El desplome se profundiza si se compara con el acumulado en el 2017, previo al impacto de la crisis política en el 2018.

En términos absolutos,  hasta septiembre Nicaragua acumula 165.4 millones de dólares en ingresos por inversión extranjera mientras que en igual periodo del año pasado sumaba 360.4 millones de dólares. Es decir que el país ha dejado de captar por este concepto 195 millones de dólares en términos netos.

José Adán Aguerri, expresidente del  Consejo Superior de la Empresa Privada (Cosep) y presidente de Comité Consultivo de la Integración Económica (CCIE) en Centroamérica, señala que esos niveles actuales ubican al país a niveles de hace 10 años atrás, situación que empeora por la crisis política que sigue sin resolverse.

«Fue en el 2010 la última vez que tuvimos números tan bajos. Estos resultados reflejan uno de los principales efectos económicos que la crisis sociopolítica y la falta de respuesta de la misma ha tenido para el país», consideró.

Aguerri consideró que el promedio de estos dos años apenas representa el 47 por ciento  de la media de los siete años anteriormente mencionados.

Al expresidente del Cosep le preocupa  que  que esta tendencia se pudiera mantener  para el 2021 a niveles que son la mitad de lo que habíamos logrado crecer.  «Sin salida a la crisis sociopolítica no hay visos de que se vuelvan a ver números a los anteriores al año 2018», avizoró.

Lea además: La represiva Ley Putin aprobada por Ortega ahuyenta a primera ONG que luchaba contra la pobreza desde hace 35 años en Nicaragua

Temen mayor incidencia en el 2021

Por su parte, el economista y catedrático, Marco Aurelio Peña, sostiene que  para 2021, un año electoral, el factor de inestabilidad política seguirá incidiendo y eso significa que no habrá IED ya que la estabilidad política y social son determinantes para  la recuperación de las inversiones.  «En términos porcentuales  hay una caída en la IED que es 5.5 veces menor que la que se obtuvo en el tercer trimestre de 2016, y en términos absolutos se acumula una caída de 742.7 millones de dólares», observó.

A criterio del economista Óscar René Vargas  no existe posibilidad de una recuperación de la IED en el corto plazo. «En el caso que se mejore el clima sociopolítico la recuperación será lenta y frágil debido a dos factores: el primero es que en los últimos 15 años Nicaragua ha sido el país centroamericano que ha recibido menos IED; el segundo es que en el 2020, la IED ha sufrido, a nivel mundial, una contracción de las inversiones por efecto de la pandemia del coronavirus, situación que se va prolongará en el 2021”, estimó.

Vargas  explica que la inversión fija bruta, producto de la inversión del capital local y la IED, que es el gasto de las empresas que realizan en la adquisición de maquinarias, equipo y la actividad de la construcción, se ha deteriorado desde el 2018 a la fecha. “Este indicador es un termómetro para medir la economía, pues representan los gastos de las empresas y son un determinante del crecimiento futuro del PIB y del empleo”.

Cinco crisis sobre la economía

Sus señalamientos apuntan que el rezago en la inversión en maquinaria, equipo y construcciones se debe a que se mantiene una incertidumbre elevada respecto a la recuperación general de la economía, afectada por las cinco crisis (económica, social, política, sanitaria e internacional) que daña al país.

“La falta de mejora en el gasto de capital entre el 2018 a 2020 refleja el complicado panorama para la recuperación de la economía en el 2021. Los niveles reducidos en el gasto de capital entre el 2018 y 2020, suponen una barrera elevada para el crecimiento económico en el corto y mediano plazo, por lo que considero que incluso los sectores más dinámicos como la construcción tendrán un crecimiento frágil y desigual con repercusiones negativas en el empleo y en el mejoramiento de los salarios. Sin inversión no hay empleo, pero sin empleo, no hay ingreso ni ganancias para los empresarios”, precisó Vargas.

También incide la pérdida de Venezuela

El analista económico Luis Núñez Salmerón atañe el golpe en la IED a  la falta de cooperación general y la proveniente de Venezuela. «La IED ha venido bajando a partir del 2016 y se explica porque  Venezuela recortó las inversiones y se agravó con el estallido  social político del 2018. No obstante, en 2019 se vio cierto nivel  de inversiones, explicado por algunas adquisiciones  por ejemplo  la empresa Tigo que compró los activos de Movistar», recordó.

El mensaje que  se  percibe a partir de la caída sostenida en la IED es  que el país no es viable para los  inversionistas, asume Núñez y apuntó que  actualmente  se están visibilizando algunas inversiones que se habían acordado desde el 2017 y  2018. «El caso de las  sanciones que tiene Nicaragua son otro de los factores que provocan cierto nerviosismo dentro de los inversores. Ahora, recordemos que en el 2020 la inversión extrajera a nivel latinoamericano  se estima que disminuya entre un 40 y 50 por ciento, la poca inversión que ha habido se atribuye a las campañas agresivas de atracción por parte de cada país», observó el analista.

Calificaciones de riesgo han sido negativas para Nicaragua  y eso la colocan en una posición complicada, asimismo , ha tenido  calificaciones desfavorables en cuanto al riesgo de lavado de dinero, advirtió.

Escenarios según tipo de Gobierno y elecciones

Aguerri prevé que  el escenario para el país mejoraría en dependencia de los resultados electorales en el 2021 y el entorno en el que se desarrollen estos comicios.

«Si (Ortega) las llegara a ganar con elecciones transparentes, creíbles y observadas y con nuestros derechos restituidos pues esto legitimaría el período gubernamental y reabriría las puertas de la cooperación internacional lo que eventualmente podría hacer crecer la inversión», dijo. tras  agregar que «si las llegara a ganar como sucedió recientemente en Venezuela, las cifras se mantendrían muy por debajo de lo que llegamos a tener en esos siete años de crecimiento», dijo.

El presidente del CCIE revela que «en el caso de que ganara la oposición (en Nicaragua)  sin lugar a dudas estas cifras cambiarían más rápidamente en positivo. Esto provocaría una reacción muy positiva que tendría un impacto en la certidumbre y confianza que los inversionistas buscan cuando deciden dónde hacer sus inversiones».

Lea además:  BCN admite que las empresas de zona franca pierden casi 400 millones de dólares en exportaciones

Se desploma el ingreso por turismo

Al desplome de la inversión extranjera también se suma la caída drástica en los ingresos por turismo, impactado desde el 2018 por la crisis política y ahora se sumó la pandemia.  Según las cifras del Banco Central, entre enero y septiembre de este año, el turismo en términos netos aportó 119.5 millones de dólares, inferior a los 221.2 millones de dólares reportados en la Balanza de Pago.

En términos absolutos, el turismo ha dejado de aportar 101.7 millones de dólares hasta septiembre de este año con relación a similar periodo del año pasado, eso equivale a una caída de 46 por ciento. La situación empeora si se compara con los datos del 2017.

«La caída del ingreso por  turismo es un espejo de lo que está sucediendo en la inversión extranjera en general lo que se ve agravado con la decisión política, adicional a los efectos de la crisis que ya venía sufriendo, en el cierre del espacio aéreo a la mayoría de las líneas áreas que llegaban al país», apuntó Aguerri.

Y agregó: «Esto pone un mayor desafío al sector porque al cerrarse el espacio aéreo por el tema de la pandemia, de esta manera provoca que no vengan turistas en cantidades a las que habíamos logrado llegar y por lo tanto se generan menos ingresos y empleos, pero además se desalientan las inversiones en el sector porque nadie invierte en un lugar donde se toman medidas para que no vengan los clientes».

Aprovechó para demandar que se reviertan las medidas que limitan las llegadas de las tripulaciones aéreas, de los aviones y de los mismos pasajeros.

Núñez expresó que el turismo ha venido en caída libre desde el 2018, muchos de los ingresos se han visto golpeados y eso se agudiza por  la pandemia del coronavirus. «El turismo nacional es el que más divisas aporta y estos no han llegado, no es que el turismo nacional no aporte, pero no está  tan desarrollado como el extranjero».

La reducción de ingresos en el turismo se agudiza y ya no hay nada más que hacer porque la ausencia de las aerolíneas es el puntillazo para esta industria, dijo el especialista en economía. «Además, en este fin de año, muchos nicaragüenses prefieren no venir al país por las trabas del Gobierno y la pandemia no está cediendo así que las medidas que se tienen que tomar son otras que no arriesguen el turismo en el verano del 2021»,  advirtió.

Lea además: Así es como la fiebre por el oro en el mundo está impactando a la minería de Nicaragua

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: