14
días
Desde que las instalaciones de LA PRENSA fueron tomadas y nuestro gerente general, Juan Lorenzo Holmann, fue detenido. ¡LA DICTADURA NO PUEDE OCULTAR LA VERDAD!

Canires teme que Nicaragua pierda el 25% del total de restaurantes y bares que están cerrados

La presidenta de la Cámara Nacional de Turismo, Lucy Valenti dijo: "Creo que una buena parte de los negocios turísticos no van a sobrevivir a la crisis, especialmente porque el gobierno no ha implementado ningún programa de alivio para apoyar a las empresas", secundando a Canires.

La Cámara Nicaragüense de Restaurantes y Similiares (Canires) estimó que al menos el 25 por ciento de los restaurantes y bares que actualmente están cerrados no volverán a abrir, aunque se supere la crisis sanitaria, debido a los estragos que acumula el sector por dos años de inestabilidad y la falta de una política gubernamental para ayudar al sector a sobrevivir al desplome de la demanda.

Canires, que asocia a más de 2,500 locales,  confirmó que al menos el 70 por ciento de los establecimientos actualmente se encuentran cerrados para ayudar a la lucha de contener el contagio del Covid-19, en momentos en que la curva de la pandemia está en ascenso en el país.

“Ante la crisis (sanitaria) que enfrenta Nicaragua, como cámara apoyamos la petición de tomar medidas preventivas para minimizar el potencial contagio del Covid- 19, para proteger la salud y vida de los nicaragüenses”, sostuvo Canires, representado por el empresario René Hauser Martin.

“Actualmente hay un 70 por ciento de los establecimientos cerrados, no se sabe por cuánto tiempo, si será definitivo o temporalmente, pero estimamos que un 25 por ciento no va a poder abrir nuevamente”, advirtió. Es decir que la crisis actual vino a darle el tiro de gracia a los negocios que ya estaban agonizando desde el 2018.

Lucy Valenti, presidenta de la Cámara Nacional del Turismo de Nicaragua (Canatur) coincide con Canires, que después de esta crisis, un buen número de negocios no van a poder sobrevivir.

«También creo que una buena parte de los negocios turísticos no van a sobrevivir a la crisis, especialmente porque el gobierno no ha implementado ningún programa de alivio para apoyar a las empresas que en su gran mayoría son pymes y no cuentan con capital necesario para aguantar la crisis», sostuvo Valenti.

La presidenta de Canatur admite que esto trae más desempleo y «menos generación de divisas frescas para el país». «De acuerdo a IATA en el mundo el turismo alcanzará los niveles del 2019 en el 2023. Pero recordemos que Nicaragua había retrocedido antes de que nos golpeará la pandemia por la crisis política y nosotros debemos recuperar lo que teníamos en el 2017 por lo que requerirá un esfuerzo adicional», advirtió.

En esa misma línea, Canires reconoció que el sector se encuentra desde hace dos años golpeado por la crisis sociopolítica, que ahuyentó el turismo internacional, la economía se ha hundido en  recesión, sumado eso el régimen de Daniel Ortega terminó de asfixiar al sector con la aplicación de una brutal reforma fiscal en el 2019.

lea además: Cámara Nicaragüense de Restaurantes teme más desempleo y cierre de locales

Sin reservas financieras

“A los que les ha sido posible apoyar la petición lo han hecho, sobre todo los que tienen un sistema de delivery bien establecido, pero muchos restaurantes que están todavía muy afectado por los acontecimientos de los últimos 2 años no tienen reservas financieras para sobrevivir un cierre total sin ningún apoyo, entre un poco venta de salón, delivery, y take a way (para llevar)”, detalla Canires.

Tras el llamado a cuarentena nacional voluntaria que hizo la comunidad médica el pasado 31 de mayo, se sumaron varias cadenas de restaurantes, las que informaron que estarían atendiendo solo delivery, entre ellos está: T.G.I Friday, Pizza Hut y Búfalo Wings.

lea también:Ganancias de restaurantes en Nicaragua se reducen entre 40% y 60% por ajuste fiscal, alza en tarifa eléctrica y crisis económica

Canires indicó que al quedar operando  solo el delivery esto le permite a los establecimientos pagarle al personal y evitar mayor desempleo.

“Por lo menos logran pagar al personal que en su mayoría está trabajando a medio tiempo, también los empleados no tendrían medios de subsistir a un cierre total. La situación es muy difícil, se necesita hallar un equilibrio entre proteger la vida de los nicaragüenses y la sobrevivencia económica de las empresas, de lo que dependen los ingresos de muchos trabajadores”, explica.

Canires, que agremia a los negocios de restaurantes, bares, cafeterías, pizzerías, discotecas y similares a nivel nacional, estima que las pérdidas por la caída en las ventas ascienden en promedio a un 80 por ciento en lo que va del año con respecto al año pasado.

Puede interesarle:Ventas en bares y restaurantes de Nicaragua caen un 50 % en el primer semestre

Sin embargo la cámara está consciente de la situación y recomendó a los restaurantes aplicar “de forma urgente las medidas de prevención más estrictas para proteger a sus clientes y colaboradores”.

BCN dice que el sector ha crecido este año

Contrario a la agonía del sector, el Gobierno dice que el sector va bien. El Índice Mensual de la Actividad Económica (IMAE) de marzo de este año detalla que el sector de Hoteles y Restaurantes creció un 6.9 por ciento, acumulado entre enero y marzo.

No obstante el mismo informe indica que en el interanual, entre marzo 2019 y marzo 2020, el sector cayó un 24.8 por ciento. “En esta actividad incidió la disminución del número de visitantes provenientes del exterior.”, admitió el BCN.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: