14
días
Desde que las instalaciones de LA PRENSA fueron tomadas y nuestro gerente general, Juan Lorenzo Holmann, fue detenido. ¡LA DICTADURA NO PUEDE OCULTAR LA VERDAD!

Después de Covid-19

Nicaragua sufre actualmente los embates de la pandemia en una etapa en que se desconoce su real impacto. ¿Qué tanto se podrá hablar de comportamiento país en una “nueva normalidad”, como lo ha calificado la OMS, una vez se aplaque la pandemia Covid-19?

En Nicaragua hay incertidumbre por esa respuesta. Actualmente, muchos países están planificando su reactivación a esa “nueva normalidad”, considerando que esta lucha puede tomar tiempo, quizás años, con o sin vacuna; no obstante, esperamos superar esta pandemia con la lucha gratificante del sector salud, la ciudadanía y buenas políticas públicas.

Esta pandemia no es un juego al azar. Países como EE. UU., inicialmente no reaccionaron con rigor confiando en su sistema de salud, sin sopesarlo mayormente. Las consecuencias están a la vista, ya van por casi 60 mil fallecimientos (180 personas por millón de habitantes). Algunos países están aplanando la curva de infectados, quizás aún no consolidada, pero su confianza en las proyecciones los lleva a tomar medidas por una reactivación paulatina y progresiva dentro de protocolos de salud, que adicionalmente, velen por la salud económica y la convivencia social, intrínsecamente vinculadas desde los albores de la humanidad.

Posicionándome en ese espacio de reinserción, me recuerda Managua posterremoto, enero 1973, cuando nuestra bella ciudad respiraba con nuevos alientos su reconstrucción. Se leían rótulos por doquier en especial “Estamos operando”, signo de aún estamos en pie. Daban esperanzas y alegría. Hubo muchos cambios; nuevos asentamientos, un dinamismo económico por un par de años, el ir y el venir se hizo distante y recuerdo muy bien, se implementó el horario único en las empresas.

¿Qué cambios estaría motivando esta pandemia Covid-19? Muchos en realidad, sobre todo, está asentando y acentuando el teletrabajo y globalización, el internet de las cosas (IoT) y la trasmisión por fibra óptica. El teletrabajo nacido incipientemente en los 1990, ha llegado para quedarse. Como actual actor en las cuarentenas ha generado mayor interacción familiar, evita traslados estresantes, congestionamiento vehicular y smog asociado; conlleva autocapacitación y, un ponerse al día con la tecnología. Se ha visto favorecido por la flexibilidad y reducción de horas laborales, el trabajo por objetivos y nuevas disciplinas e intercambio entre países.

La globalización es fundamental; las RR. SS y noticias digitales han jugado importante rol, mostrándonos los avances y odiseas en otros países por esta pandemia y estimulando preparativos al referenciar el éxito de Corea del Sur, Alemania o lo acontecido en España, Italia y EE. UU. La globalización ha mostrado positiva y socialmente sus músculos como la fortaleza de economías que han evitado el knock out. Permite ver un escenario planetario motivando medidas conjuntas y quizás al menos, para la historia, que los gobiernos sean juzgados consecuentemente por sus acciones.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: