14
días
Con nuestro gerente general Juan Lorenzo Holmann, detenido e instalaciones tomadas. ¡LA DICTADURA NO PUEDE OCULTAR LA VERDAD! ¡LA DICTADURA NO PUEDE
OCULTAR LA VERDAD!
Con nuestro gerente general Juan Lorenzo Holmann, detenido e instalaciones tomadas. #LibertadParaLosPresosPolíticosdeNicaragua #LibertadParaLosPresos
PolíticosdeNicaragua
Trump  

El presidente estadounidense, Donald Trump, ordenó la interrupción de ciertos fondos federales a las llamadas “ciudades santuario” como Chicago, Nueva York y Los Ángeles, que protegen de la deportación a los indocumentados. LAPRENSA/AP

Nueva York, Chicago y Los Ángeles retan a Trump

Nueva York y Los Ángeles, las dos mayores “ciudades santuario”, prometieron resistir al castigo de Donald Trump y seguir protegiendo a sus inmigrantes sin papeles.

El presidente de EE.UU., Donald Trump, firmó este miércoles dos órdenes ejecutivas para dar inicio a la construcción de un muro a lo largo de la frontera con México y retirar el apoyo a las denominadas “ciudades santuario”, aunque el cumplimiento de estas no será de inmediato porque necesitan de la aprobación de otros poderes estadounidenses.

Trump ordenó al Departamento de Seguridad “planear, diseñar y construir inmediatamente” el muro.

Sin embargo, la respuesta de las “ciudades santuario” Nueva York, Chicago y Los Ángeles no se hizo esperar: defenderán de la deportación a los indocumentados.

Le puede interesar: Las promesas de Donald Trump para sus primeros 100 días de gobierno

Una ley de 2006 le otorga a Trump la autoridad de proceder con la construcción, pero necesitará de miles de millones de dólares del Congreso, pero nadie sabe exactamente cuántos miles.

Casi un tercio de la frontera —o más, precisamente 1,050 de los 3,200 kilómetros de extensión— ya tiene algún tipo de reja que impide el paso de personas o vehículos. Pero la construcción de apenas unos 660 kilómetros de barrera costaría unos 11,400 millones de dólares, de acuerdo con un estudio elaborado por el instituto Washington Office on Latin America (WOLA).

El propio Trump fue vago con relación a los costos, y en diversas declaraciones su estimativa osciló entre 4,000 y 10,000 millones, aunque arquitectos e ingenieros estiman que el costo será mucho mayor.

001_KP702

En un artículo titulado “La mala matemática apoya el muro fronterizo de Trump”, un equipo del Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT) estimó el año pasado que 1,600 kilómetros de concreto y acero costarían entre 27,000 y 40,000 millones de dólares.

De dónde saldrá el dinero

Tampoco está claro de dónde saldrá el dinero. La Casa Blanca solo puede utilizar en este proyecto fondos ya autorizados. El Congreso, cuyas dos Cámaras están controladas por el Partido Republicano, deberá decidir de dónde saldrá el dinero si es que el gobierno desea que el muro sea terminado, pero el partido se pasó una década defendiendo la prudencia fiscal.

El portavoz de la Casa Blanca, Sean Spicer, dijo que Trump “está trabajando con el Congreso y con otras personas” para encontrar una forma para pagar por el muro.

México no pagará

Trump insiste en que México pagará por el muro, posiblemente interviniendo en las remesas que migrantes mexicanos envían a su país y que el año pasado alcanzaron los 25,000 millones de dólares.

México descartó de plano cualquier posibilidad de pagar por el muro o devolverle dinero a Estados Unidos por esa obra.

El centro Pew Research, con sede en Washington, publicó en septiembre pasado que el número de inmigrantes indocumentados procedentes de México había bajado en 500,000 personas desde 2007, aunque entre 2009 y 2014 había aumentado la cantidad de los de Centroamérica, Asia y África subsahariana.

Cerca de 5.8 millones de mexicanos vivían en EE.UU. en 2014, medio millón menos que en 2009, según el estudio.

“Ciudades santuario”

El presidente ordenó también la interrupción de ciertos fondos federales a las llamadas “ciudades santuario” como Chicago, Nueva York y Los Ángeles, que protegen de la deportación a los indocumentados.

Las ciudades, condados o estados llamados “santuario” —unos 300 en todo Estados Unidos— cumplen con las leyes migratorias, pero rechazan cooperar con programas voluntarios que estén destinados a ayudar a las autoridades migratorias federales a identificar, detener y deportar a los indocumentados.

Pero Trump y otros dirigentes republicanos quieren eliminarlas. Para ello, la orden del mandatario permitirá a las fuerzas de seguridad locales y estatales “actuar como agentes de Inmigración hasta el máximo alcance que permite la ley”.

Las jurisdicciones que obstinadamente se nieguen a obedecer no recibirán fondos federales.

No cederán

Nueva York y Los Ángeles, las dos mayores “ciudades santuario”, prometieron resistir al castigo de Donald Trump y seguir protegiendo a sus inmigrantes sin papeles.

“Protegeremos a toda nuestra gente sin importar de dónde vienen y sin importar su estatus migratorio”, dijo el alcalde de Nueva York, Bill de Blasio.

El alcalde de Los Ángeles, Eric Garcetti, aseguró que su ciudad seguirá siendo tolerante y dará la bienvenida a todas las personas “sin importar lo que suceda en Washington DC”.

Los alcaldes de otras cuatro ciudades californianas, San Francisco, Oakland, San José y Berkeley, también denunciaron el decreto de Trump en un comunicado conjunto.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: