14
días
han pasado desde el robo de nuestras instalaciones. No nos rendimos, seguimos comprometidos con informarte.
SUSCRIBITE PARA QUE PODAMOS SEGUIR INFORMANDO.
TPS

TPS para Nicaragua, una demanda de una red de organizaciones de la diáspora nicaragüense en EE.UU. TOM WILLIAMS / GETTY IMAGES

A 25 años del primer TPS, una redesignación podría ayudar a miles de nicaragüenses en EE. UU.

A raíz del huracán Mitch en 1998, Estados Unidos aprobó el TPS para nicaragüenses que ingresaron a ese país antes del 5 de enero de 1999. Hoy que miles han entrado por la represión de la dictadura, activistas piden ampliarlo

Mario Mayorga Reyes tiene 56 años y 36 de haber llegado a Estados Unidos por vías irregulares. Todos los días inicia su jornada de trabajo a las 4:00 de la tarde y concluye casi a la 1:00 de la madrugada. En su estancia en el país norteamericano ha desempeñado labores en gasolineras, comiderías y últimamente trabaja en el área de limpieza de un edificio.

Llegó en 1988 debido al conflicto bélico en Nicaragua por la guerra entre el Ejército Popular Sandinista y la Contra. No obstante, las autoridades migratorias de Estados Unidos le negaron el asilo político en 1994 e iniciaron un proceso de deportación en su contra.

Por esta razón se fue rumbo a Canadá, donde permaneció hasta que en 1997 se aprobara la “Ley de Ajuste Nicaragüense y Alivio Centroamericano (Nacara)”, que otorgaba alivio a la deportación de ciertos inmigrantes de Nicaragua, Cuba, El Salvador y la antigua Unión Soviética.

Sin embargo, nada resultó como esperaba, puesto que asegura que en la frontera las autoridades migratorias de Estados Unidos lo retuvieron, y ya no pudo aplicar a Nacara, que otorgaba la residencia a los inmigrantes que, luego de pedir el asilo permanecieron en Estados Unidos durante al menos cinco años desde el 1 de diciembre de 1995.

“Comencé luego el proceso de nuevo para evitar la deportación. Me dijeron que mi caso estaba perdido, pero en eso otorgaron el TPS (Estatus de Protección Temporal) por el huracán Mitch. Ahí me acogí a ese beneficio y estoy legal. Tengo permiso de trabajo, pero hasta ahí nomás”, relató Mayorga, quien es uno de los 4,163 nicaragüenses que tenían este beneficio para el año fiscal 2022 (1 de octubre 2022-septiembre 2023), según un informe del Servicio de Ciudadanía e Inmigración de Estados Unidos (Uscis, por sus siglas en inglés).

Mario Mayorga llegó a Estados Unidos hace 36 años. Foto: Cortesía.

A 25 años, Mayorga asegura que “tiene su vida hecha” en Estados Unidos. Está casado y tiene tres hijos, pero cada 18 meses el estrés se apodera de él mientras espera una renovación del Estatus de Protección Temporal.

“Ha sido bastante estresante. Da mucho nerviosismo porque a veces se han tardado en avisar que lo van a renovar. Entonces, muchas veces uno está con el suspenso y donde trabajo me presionan para que muestre las pruebas de que puedo seguir trabajando en el país. En mi caso se han tardado hasta seis meses para renovarme el permiso”, expresó.

“Mi pesadilla es que un día nos lo quiten y ya teniendo mi familia aquí, tengo mis hijas nacidas en Estados Unidos. El peligro siempre está ahí”, añadió, destacando que cada 18 meses debe pagar un aproximado de 465 dólares para renovar su estatus.

Lea también: Impulsan campaña para que EE. UU. designe un TPS para nicaragüenses que huyeron de la crisis sociopolítica

Además, asegura que si un día no renuevan el TPS, quedaría sin trabajo y posiblemente, Estados Unidos lo deporte.

¿Qué es el TPS y cómo benefició a los nicaragüenses?

El Estatus de Protección Temporal (TPS) es un tipo de estatus migratorio para personas de ciertos países que ya se encuentran en Estados Unidos en condición irregular y que no pueden regresar a su país debido a un peligro, como conflictos armados, catástrofes medioambientales y peligros temporales.

En el caso del TPS para Nicaragua, fue designado a raíz de la devastación ocasionada por el huracán Mitch. Está dirigido a nicaragüenses que vivieron en Estados Unidos antes del 30 de diciembre de 1998 y que no salieron de Estados Unidos desde el 5 de enero de 1999. Por esta razón, quienes llegaron después de esa fecha no son elegibles para este estatus.

Este programa ofreció un alivio temporal a los nicaragüenses, permitiéndoles residir y trabajar legalmente en Estados Unidos mientras su país se recuperaba de los estragos del desastre natural. Cálculos extraoficiales señalan que alrededor de 6,000 nicaragüenses aplicaron al TPS cuando fue designado para Nicaragua.

Francisco Aguirre Sacasa, excanciller y desterrado político. LA PRENSA

Francisco Xavier Aguirre Sacasa, hoy ex preso político y desterrado por la dictadura de Ortega y Murillo, fue embajador de Nicaragua en Estados Unidos entre 1997 y 2002 y cabildeó en esa época para la aprobación de Nacara y el TPS.

“De embajador de Nicaragua en Estados Unidos solicité apoyo al gobierno norteamericano y ahí es donde nace la idea del TPS, que inicialmente eran dos años. Posteriormente, logramos que se extendiera. Y posteriormente, otros países obtuvieron un TPS”, dijo a LA PRENSA Aguirre Sacasa.

Lea además: 69 nicaragüenses han fallecido en Estados Unidos en lo que va del año

El exembajador refiere que la cercanía con el entonces presidente estadounidense Bill Clinton, con quien estudió en la universidad, le permitió realizar gestiones para la designación del TPS y Nacara.

Bill Clinton
Bill Clinton, presidente de Estados Unidos entre 1993 y 2001. Foto: LAPRENSA/AP

“En el caso de Nacara fue una ley excepcional. En todo eso trabajé muy estrechamente con ambos partidos (Demócrata y Republicano)”, expresó.

Aguirre Sacasa fue arrestado el 29 de julio de 2021 por la dictadura de Daniel Ortega y desterrado a Estados Unidos el 9 de febrero de 2023 junto con otros 221 nicaragüenses a los que el régimen despojó de su nacionalidad.

Más de 25 años con estatus “temporal”

Una revisión realizada por LA PRENSA a los reportes anuales que elabora Uscis al Congreso de Estados Unidos, refleja que entre 2019 y 2022 aún hay más de 4,100 nicaragüenses bajo ese estatus.

“Es difícil especular sobre el motivo por el cual se va reduciendo esa cantidad, pero puede reducirse porque encontraron otra vía para legalizarse. Cada caso es diferente y no se puede generalizar”, dijo el defensor de derechos humanos, Claudio Acevedo.

Por su parte, Aguirre Sacasa expresó que los nicaragüenses que aún aparecen en los registros como beneficiados del TPS deberían aprovechar para regularizar su estatus migratorio.

“Me parece que debieron haber aprovechado para hacer otros trámites legales”, dijo Aguirre Sacasa.

Según el reporte anual de Uscis al Congreso de Estados Unidos, correspondiente al año fiscal 2022, de los 16 países designados con TPS, El Salvador sigue siendo el país con mayor cantidad de ciudadanos beneficiados, alcanzando los 239,139 en ese año.

En 2022, Uscis registró 654,418 beneficiados con TPS de 16 nacionalidades.

¿Qué queda por hacer después de 25 años con estatus temporal?

Los beneficiados con el TPS viven en una especie de limbo. No están en condición ilegal, pero ese estatus no les abre un camino hacia una residencia permanente. Los activistas recomiendan buscar posibles rutas alternas, ya que como dice Mario Mayorga, ya tienen una vida hecha en Estados Unidos.

“Siempre se está expuesto a que no renueven el TPS. En 2018 nos tocó cabildear para que se diera una extensión y se logró. Las personas deben buscar otro estatus porque el TPS, como bien dice, es temporal”, expresó el especialista en temas migratorios Rommel López.

El Departamento de Seguridad Nacional (DHS por sus siglas en inglés) revisa las condiciones de cada país designado y decide si extiende el TPS dos meses antes de su finalización.

Lea también: Congresistas solicitan urgentemente a Biden que apruebe la redesignación del TPS para Nicaragua

En el caso de que el TPS para Nicaragua expire, los beneficiados tendrán el mismo estatus migratorio que tenían antes de obtenerlo y si no tenían algún estatus legal, podrían convertirse en indocumentados.

TPS
TPS para Nicaragua, una demanda de una red de organizaciones de la diáspora nicaragüense en EE. UU. TOM WILLIAMS / GETTY IMAGES

Por esta razón, especialistas en temas migratorios consultados por LA PRENSA coinciden en que los beneficiarios deben explorar, de la mano con asesores legales, otros trámites para regularizar su estatus antes que el TPS llegue a su fin.

“Generalmente quienes aplicaron al TPS es porque no tienen las pruebas suficientes para asilo político y alcanzar una residencia. Bajo la asignación de TPS no hay una vía hacia una residencia, pero paralelamente puede buscar otros mecanismos para esa vía”, agregó el defensor Acevedo.

Nicaragüenses impulsan una nueva redesignación de TPS

Debido a que la designación vigente de TPS para Nicaragua no aplica para personas que llegaron a Estados Unidos después del 5 de enero de 1999, organizaciones especializadas en temas de migración en Estados Unidos impulsan una campaña de recolección de firmas para solicitar una nueva designación del Estatus de Protección Temporal (TPS).

Es decir, que los nicaragüenses que llegaron a Estados Unidos en los últimos 25 años no pueden aplicar a este estatus, que fue concedido por primera vez a Honduras y Nicaragua por los daños ocasionados por el huracán Mitch.

La campaña es impulsada por Florida Immigrant Coalition, American Friends Service Committee, Nicaraguan American Legal Defense, entre otras.

El defensor Claudio Acevedo, quien también impulsa la campaña, aseguró que la nueva redesignación de TPS para Nicaragua es “de vital importancia” puesto que no todos los nicaragüenses que han emigrado de forma irregular a Estados Unidos a partir de 2018 son elegibles para asilo político.

Claudio Acevedo, defensor de derechos humanos. Foto: Interamerican Institute for Democracy.

“Tienen que buscar otra vía. Algunos pueden tener visas humanitarias y algunos han entrado con el parole humanitario. Pero este es un mecanismo para las personas que vinieron por causa de la inestabilidad de Nicaragua, por lo que pasó en la Costa por los huracanes Eta y Iota para que estas personas tengan la capacidad de legalizarse en el país”, dijo Acevedo.

El defensor de derechos humanos aseveró que, con el estatus legal, los migrantes irregulares nicaragüenses que ingresaron después de 1999, podrán acceder a su identidad, licencias, pago de impuestos y permisos de empleo.

No obstante, señaló que es difícil saber si Estados Unidos aprobará una nueva redesignación para Nicaragua, sobre todo en el contexto de un escenario electoral. Sin embargo, asegura que la campaña ha contado con apoyo del poder legislativo de ese país.

Puede interesarte

×

El contenido de LA PRENSA es el resultado de mucho esfuerzo. Te invitamos a compartirlo y así contribuís a mantener vivo el periodismo independiente en Nicaragua.

Comparte nuestro enlace:

Si aún no sos suscriptor, te invitamos a suscribirte aquí