14
días
han pasado desde el robo de nuestras instalaciones. No nos rendimos, seguimos comprometidos con informarte.
SUSCRIBITE PARA QUE PODAMOS SEGUIR INFORMANDO.

Un profesional a la medida

Sin discusión, una de las bases fundamentales del desarrollo de una persona es la educación, pero cuando se piensa en esto se considera la ruta más tradicional de la misma. Muchos se saltan la etapa del aprendizaje en casa y consideran que la enseñanza inicia en el preescolar o incluso la primaria, pasando por la secundaria, la universidad y para “llegar más lejos” una maestría o doctorado.

Es erróneo pensar que una persona con maestría o doctorado es la que tiene más éxito, hay muchos casos porque se trata de combinar conocimientos y talentos. Saber aprovechar los aprendizajes que recibimos. Pero los tiempos modernos nos dicen que para algunos profesionales es más sencillo que para otros.

Recuerdo que en una entrevista un consultor de una empresa tecnológica me dijo que el futuro demandaba “profesionales a la medida” y entonces me explicó que las empresas ya no buscan a un comunicador, buscan a un comunicador que particularmente sepa de modelo de negocios o un diseñador que se especialice en diseño web, por ejemplo.

A mi cabeza vinieron una serie de cursos y talleres recibidos, siempre en la línea de la comunicación para el desarrollo de empresas, para mejorar la producción, sobre educación y derechos humanos, entre otros. Es entonces que me doy cuenta que la vida ha premiado ese casi autoaprendizaje, más porque la pandemia nos llevó a tener instructores en videos pregrabados en muchos casos.

Eso me llevó a ser casi “a la medida” de varios trabajos de los que he desempeñado. Siempre recordaré uno en el que me solicitaron acudiera a una entrevista porque al consultar sobre una periodista especialista en educación mi nombre se repetía en cada ocasión. He planteado en varias ocasiones mis problemas con el término especialista, pero lo cierto es que me preparé mucho en este campo.

La idea transmitida en aquella entrevista y que coincide con lo planteado por Andrés Oppenheimer en su libro Crear o morir es que la ruta regular que se sigue en la educación no es tan efectiva ante empresas con necesidades muy puntuales, es mejor tener profesionales a la medida de estas necesidades.

Pero, ¿cómo saber en qué especializarnos? El secreto es saber en qué eres bueno y mejorar en eso y no olvidar que debes de amar lo que haces, porque te pasarás muchas horas en eso.

Actualmente hay una serie de cursos y talleres en línea en diferentes plataformas y algunas organizaciones tienen sus propias plataformas de cursos. La Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) tiene un curso interesante sobre el Sistema Interamericano, el Knight Center abrió esta semana uno de periodismo de soluciones y me he tomado la tarea de inscribirme en uno de Lenguaje de Señas.

Combinar lo aprendido en cursos, talleres y libros es una habilidad importante para formarse como ese “profesional a la medida”, pero también para el desarrollo de proyectos. Porque este profesional a la medida se puede formar también para sus propias necesidades. Montar una empresa da miedo, pero crearla y prepararte para hacerla crecer resulta una aventura maravillosa. Más si se logra combinar esa preparación con lo que amamos.

La autora es licenciada en Ciencias de la Comunicación.

×

El contenido de LA PRENSA es el resultado de mucho esfuerzo. Te invitamos a compartirlo y así contribuís a mantener vivo el periodismo independiente en Nicaragua.

Comparte nuestro enlace:

Si aún no sos suscriptor, te invitamos a suscribirte aquí