14
días
han pasado desde el robo de nuestras instalaciones. No nos rendimos, seguimos comprometidos con informarte.
SUSCRIBITE PARA QUE PODAMOS SEGUIR INFORMANDO.

Wilmer Hernández junto a Román González en 2017. LAPRENSA/ARCHIVO

Regresa a la esquina de Chocolatito un viejo integrante que había sido separado injustamente

En las derrotas siempre se busca a un culpable que asuma el golpe implacable y eso le ocurrió al entrenador y preparador físico Wilmer Hernández, quien se había separado de Román González desde marzo de 2017 cuando fue sorprendido por el tailandés Srisaket Sor Rungvisai

En las derrotas siempre se busca a un culpable que asuma el golpe implacable y eso le ocurrió al entrenador y preparador físico Wilmer Hernández, quien se había separado de Román González desde marzo de 2017 cuando fue sorprendido por el tailandés Srisaket Sor Rungvisai y le propino la primera derrota en la carrera de Chocolatito, aunque para casi todos de manera injusta, un revés que le ocasionó tomar malas decisiones, las cuales desembocaron en el trágico nocaut que estuvo a punto de retirarlo del pugilismo.

“Para mí es una gran noticia estar con él y saber que volverá en Nicaragua. Estoy muy contento que esto esté pasando. Hay que agradecer a todos por la oportunidad”, indicó Hernández en entrevistas recientes. Y es que habían pasado siete años desde la última vez que estuvo trabajando con Chocolatito. Conocido como el Tigre había asumido el mando tras la muerte inesperada de Arnulfo Obando, quien confiaba plenamente en él y había una gran combinación como esquina del nicaragüense.

Te puede interesar: Erasmo Ramírez encuentra su versión más dominante, mientras Ismael Munguía todavía no truena

En su única oportunidad como entrenador de González contra Rungvisai, Chocolatito se vio en plenitud, haciendo una de sus mejores peleas de toda su carrera, pero corriendo con la mala suerte que los cabezazos del tailandés lo perjudicaron, además de la inoperancia del réferi que terminó agravando la situación. Cuando terminó la pelea, con todo y la caída de González, los expertos lo tenían como ganador, pero los jueces decretaron al asiático como nuevo campeón. El equipo de González, encabezado por Carlos Blandón culpó a Hernández por la derrota, despidiéndolo del cargo, a pesar de la gran presentación. Decidieron buscar nuevos horizontes y eligieron a Sendai Tanaka como nuevo adiestrador, una decisión que le costó muy caro a la carrera de Chocolatito.

Desde ese momento, Hernández se dedicó a seguir evolucionando como entrenador y estuvo en muchas peleas de títulos mundiales con pugilistas como Cristofer González y Félix Alvarado, dejando una muy buena imagen de su trabajo hasta que ahora, tras la pausa boxística de Román, tocó las puertas del Tigre para unirse como en los viejos tiempos en la preparación y así acompañar a Marcos Caballero, quien siempre está al frente de la esquina de González.

Deportes Román "Chocolatito" González Wilmer Hernández archivo

Puede interesarte

×

El contenido de LA PRENSA es el resultado de mucho esfuerzo. Te invitamos a compartirlo y así contribuís a mantener vivo el periodismo independiente en Nicaragua.

Comparte nuestro enlace:

Si aún no sos suscriptor, te invitamos a suscribirte aquí