14
días
han pasado desde el robo de nuestras instalaciones. No nos rendimos, seguimos comprometidos con informarte.
SUSCRIBITE PARA QUE PODAMOS SEGUIR INFORMANDO.

Se buscan periodistas

La falta de un relevo generacional, las posibilidades de movilidad segura, parole humanitario o de reubicación que dan a los periodistas opciones económicas más atractivas que la pasión y la vocación por contar historias. Recientemente en un conversatorio escuché que los periodistas y comunicadores que ejercemos actualmente somos la última esperanza de la libertad de expresión.

Esto es realmente preocupante, la libertad de expresión es la forma de expresar o demandar otros derechos, es casi la esperanza misma de restaurar la democracia. Los mismos hombres y mujeres de prensa dicen que quieren estar ahí para reportar la caída de los dictadores, para ver la restitución de un Estado de derecho y aceptar que esta es la última generación de estos tiempos es casi que poner una fecha límite a la esperanza.

Creo que la crisis de falta del relevo fue un proceso. Cuando Daniel Ortega regresó a la Presidencia, muchos periodistas de calle pasaron a la acera de las relaciones públicas en ministerios e instituciones del Estado. Eran digamos “peligrosos” ejerciendo el mejor oficio del mundo.

A otros no los buscaron por eso, pero sí los agarraron del talón de Aquiles del periodismo, el salario y las condiciones económicas. Para qué entrar en detalles de cómo mejoraron los regalos de fin de año de los periodistas del “poder ciudadano”.

El anuncio de una estrategia de centralizar la información fue uno de los pasos del proceso de desmotivación tanto para los que debían callar dentro de las instituciones como los que debían buscar información por otros medios no oficiales.

En ese proceso uno de los golpes más fuertes y quizás el que marcó la clara crisis del relevo generacional fue la confiscación de las universidades, al menos de las más grandes, porque ya algunas tenían simpatía por el Estado-partido-gobierno-familia, en el poder.

Y ahora que está la crisis, ¿qué edad tienen los que están en los medios? Unos pocos superan los cincuenta y los que no se jubilan por diferentes razones. Un grueso entre los 30 y 40, y luego unos pocos que salieron de las aulas con las completas, con sus títulos, o que aún sin tramitarlo se entregaron a su amor por el periodismo.

Si analizamos que el grueso tiene entre 30 y 40 hablemos de un máximo de una década haciendo periodismo con algo de juventud y energía. Pero como todo proceso la crisis del relevo generacional tiene otros factores. La Universidad de Costa Rica por ejemplo, analiza que las mujeres están abandonando más el periodismo que los hombres. Este dato debe ser analizado, porque se podría analizar si corresponde a madres, porque por lo general, anteponen su amor al periodismo por la seguridad económica de ellas y sus hijos.

En esta crisis de relevo generacional pareciera que hay un rótulo de “se busca periodistas”, pero de esos con recompensa abajo, a lo mejor no con un monto, pero sí con simpatía y regalos de quienes consideran a esta profesión un enemigo.

Como parte del conversatorio se analizaba la situación del periodismo en otros países y el proceso si no es el mismo, va por dando los mismos pasos. Entonces habría que ver que quien debe colocar el letrero ya no es el periodismo nicaragüense, es el periodismo regional. Esa podría ser la alternativa para parchar la crisis del relevo generacional en las academias que quedan en la región, al menos en la lucha por mantener la libertad de expresión.

Se dice que la crisis de Nicaragua la deben resolver los nicaragüenses, totalmente de acuerdo, pero esta es una crisis que trasciende fronteras y aunque dentro del territorio pinolero surgirán más hombres y mujeres de prensa se trata de extender la vida del periodismo, de libertades fundamentales y de la esperanza de reportar el surgimiento de una nueva Nicaragua.

La autora es licenciada en Ciencias de la Comunicación.

×

El contenido de LA PRENSA es el resultado de mucho esfuerzo. Te invitamos a compartirlo y así contribuís a mantener vivo el periodismo independiente en Nicaragua.

Comparte nuestro enlace:

Si aún no sos suscriptor, te invitamos a suscribirte aquí