14
días
han pasado desde el robo de nuestras instalaciones. No nos rendimos, seguimos comprometidos con informarte.
SUSCRIBITE PARA QUE PODAMOS SEGUIR INFORMANDO.

General Laura J. Richardson, jefa del Comando Sur de los Estados Unidos (SouthCom). LA PRENSA/Cortesía

Jefa del Comando Sur de EE. UU. ubica a Nicaragua entre los países que “apoyan actividades malignas en la región”

Uno de los temas que centró la exposición de la general Laura J. Richardson fue la creciente presencia de China en el continente

La jefa del Comando Sur de los Estados Unidos, general Laura J. Richardson, aludió la gravedad que supone la relación de Nicaragua con China y Rusia, ubicando a este país centroamericano entre los que realizan “actividades malignas” en la región y de la cual “Estados Unidos quiere deshacerse”.

Lea también: Tecnología china y tácticas rusas en nuevo centro de vigilancia de la dictadura de Nicaragua

La general Richardson se reunió este martes 19 de marzo en Washington DC con el equipo de trabajo de Atlantic Council, una organización no partidista, que promueve programas funcionales relacionados con la seguridad internacional y la prosperidad económica mundial.

En relación con Cuba, Venezuela y Nicaragua, la general Richardson expresó que “estos países apoyan actividades malignas en la región” y expresó su deseo de que todos los países en la región fueran democracias prósperas. “Vean lo que está sucediendo con Nicaragua…”, advirtió Richardson para hacer ver hasta dónde puede llegar un país que no tiene prácticas democráticas.

Presencia china en la región

Uno de los temas que centró la exposición de la general Richardson fue la creciente presencia de China en el continente. Nicaragua particularmente estableció su relación con el gigante asiático en diciembre de 2021, tras romper su relación con Taiwán, uno de sus principales donantes. Sin embargo, para los críticos nicaragüenses la relación del régimen de Ortega con China es más ideológica que de beneficio económico, ya que ambos regímenes tienen como principal adversario a Estados Unidos y tienen prácticas represivas contra todo tipo de crítica y oposición, lo que los mantiene en crisis política.

Lea también: China mete a Nicaragua en la competencia por llegar a la Luna

Sobre el tema de la presencia de China en el hemisferio, la general Richardson reiteró que “la proximidad importa” y estuvo de acuerdo con las evaluaciones de agencias como el Buró Federal de Investigaciones (FBI, por sus siglas en inglés) y la Agencia Central de Inteligencia (CIA), que han identificado actividades de espionaje chinas en la región. Afirmó que Estados Unidos está bien equipado para abordar esta amenaza.

Al ser consultada sobre el programa espacial de China en Argentina, la general Richardson señaló que Argentina es un país soberano, pero Estados Unidos ha expresado sus preocupaciones sobre el programa. Destacó que la relación entre “Equipo EE.UU. y Equipo Argentina” se ha fortalecido y duplicado con el nuevo gobierno argentino.

Donar equipo ruso a Ucrania

En cuanto a Rusia, otro de los grandes aliados de Ortega, la general Richardson mencionó que de las 28 democracias afines en la región, nueve países poseen equipo militar ruso. Richardson dijo que el Comando Sur está trabajando con sus aliados para alentar a estos países a donar su equipo ruso a Ucrania y hacer la transición a la tecnología militar estadounidense, que está mejor adaptada para enfrentar los desafíos.

En la reunión de Atlantic Council participó el opositor nicaragüense y presidente de la Fundación Libertad, Félix Maradiaga, como parte del Grupo de Trabajo sobre Estrategia Futura Estados Unidos y América Latina y el Caribe. Este grupo presentó en la reunión un documento de política titulado “Redefinición de la estrategia de Estados Unidos con América Latina y el Caribe para una nueva era”.

General Laura J. Richardson y Félix Maradiaga. LA PRENSA/Cortesía

Nicaragua, bajo la dictadura de Ortega, se ha convertido en un país que vive en crisis sociopolítica, con un éxodo de nicaragüenses que han salido del país huyendo de la represión policial o de la falta de oportunidades y trabajo, teniendo como principales destinos Estados Unidos y Costa Rica.

Desde que Daniel Ortega regresó al poder en 2007, ha cultivado sus relaciones con países que comparten sus mismas prácticas autoritarias y represivas y que tienen a Estados Unidos como su principal enemigo, lo que lo ha llevado a estrechar relaciones con China, Rusia, Irán, Venezuela y Cuba.

Puede interesarte

×

El contenido de LA PRENSA es el resultado de mucho esfuerzo. Te invitamos a compartirlo y así contribuís a mantener vivo el periodismo independiente en Nicaragua.

Comparte nuestro enlace:

Si aún no sos suscriptor, te invitamos a suscribirte aquí