14
días
han pasado desde el robo de nuestras instalaciones. No nos rendimos, seguimos comprometidos con informarte.
SUSCRIBITE PARA QUE PODAMOS SEGUIR INFORMANDO.

Sería un grave error despedir a Marvin Benard

A veces pienso que el amateurismo no solo está en el beisbol, sino en el pensamiento de dirigentes

Como todos nicaragüense quería ver ganar al equipo en la Serie del Caribe, pero tampoco me sorprendió que perdiéramos todos los partidos. Aquí se juega un beisbol más exigente, un verdadero beisbol profesional. Y lo que sí me decepcionó es que seguimos yendo a las batallas sin armas, sin municiones. La culpa del estancamiento de la pelota no es solo de los jugadores o de un mánager, si no de la escasa o nula estructura que tenemos para desarrollarlos.

Recuerdo que en 1998 cuando Carlos García me convenció que los apoyara para un torneo amateur en Winnipeg, quise implementar un régimen élite de preparación como yo lo hacía en Grandes Ligas. Para competir se requiere un adiestramiento de nivel y eso lo sabe Marvin Benard, Vicente Padilla y el mismo Oswaldo Mairena. Desde la comida, hora de prácticas, peso, medir velocidad, etc. Los mínimos detalles cuentan a la hora que estás en el terreno para decidir un partido y, muchos me criticaron, hasta hubo un jugador catalogado como estrella en Nicaragua que tiró la toalla y se salió del equipo porque no soportó la exigencia.

Luego en 2012 cuando me dan el mando de ser mánager del equipo para las eliminatorias al Clásico Mundial de 2013 que se hicieron en Panamá, fui claro y lo dije: “espero que entiendan que este año no vamos a ganar, si clasificamos será una sorpresa”. Sin embargo, íbamos a entregarlo todo para hacerlo posible, pero nuestra proyección era para los siguientes seis u ocho años.  Siempre he sido honesto y cuando la competitividad es alta y nos enfrentamos a profesionales nuestras opciones se limitan, porque en Nicaragua todavía se juegan ligas amateurs disfrazadas de profesionales.

Te puede interesar: Vicente Padilla revela el verdadero problema del beisbol en Nicaragua

Desgraciadamente no se le dio seguimiento al proyecto que propusimos con los jóvenes profesionales. No sé por qué, como si hubiera alguien o algo que no deja que avance el beisbol. Es como si nos gusta quedarnos en el amateurismo, mientras vemos como los demás países avanzan. Por eso cuando vi la actuación de Nicaragua en esta Serie del Caribe me sentí decepcionado porque es como si continuáramos en cero, como si no hubiéramos empezado.

Creo que sería un grave error despedir a Benard. Tipos como él se necesitan para el desarrollo del beisbol en Nicaragua, pero no para que esté 15 días antes y luego un torneo, sino para que sea el mismo Benard que elija a su gente, lleve entrenadores de calidad y se encargue de trabajar con los jóvenes de mayores proyecciones que él y su equipo consideren con la capacidad para desarrollarse. Cuando se reestructura un equipo en Grandes Ligas se le da al mánager de tres a cinco años para ver resultados y en Nicaragua sin una base fuerte ni condiciones quieren ver resultados para ya, así no funciona el profesionalismo. A veces pienso que el amateurismo no solo está en el beisbol, sino en el pensamiento de dirigentes.

Los exjugadores de Grandes Ligas no somos magos, pero sabemos cómo es que se debe de trabajar, el problema es cuando no te dejan trabajar ni te apoyan para echar andar un proyecto que de verdad cambie de raíz el beisbol nacional, creo que preferimos el maquillaje antes de eliminar el problema.

Deportes Dennis Martínez Marvin Benard Serie del Caribe archivo

Puede interesarte

×

El contenido de LA PRENSA es el resultado de mucho esfuerzo. Te invitamos a compartirlo y así contribuís a mantener vivo el periodismo independiente en Nicaragua.

Comparte nuestro enlace:

Si aún no sos suscriptor, te invitamos a suscribirte aquí