14
días
han pasado desde el robo de nuestras instalaciones. No nos rendimos, seguimos comprometidos con informarte.
SUSCRIBITE PARA QUE PODAMOS SEGUIR INFORMANDO.

LAPRENSA/LGONZALEZ

¡Gracias Sheynnis! Somos campeones del mundo

La nueva Miss Universo representa al nicaragüense que tiene que tomar un bus para ir a su trabajo, que tiene que vender comida para llegar a fin de mes, que estudia y busca esforzarse por un futuro mejor, que sale a las calles a pelear por sus derechos y también, que vive la división familiar por la migración

Su cuerpo temblaba, sus lágrimas se derramaban y luego gritó hacia dentro de su alma: “te amo mamá”, mientras todo un país pasaba del llanto al alarido, se tomaba las calles, ondeaban banderas, cantaban el himno y por un momento volvían a sentirse libres. Sheynnis Palacios se acababa de convertir en un símbolo para todo un pueblo, entraba al mismo círculo de los grandes de la historia como Alexis Argüello y Dennis Martínez.  

Lo primero que llamó mi atención con Sheynnis fue cuando salió de Nicaragua rumbo a El Salvador. No era normal que cientos de personas despidieran a una figura, menos a una Miss Nicaragua de forma genuina. Más tarde, otra multitud la esperaba en El Salvador. Había nacido el fenómeno Palacios, una mujer capaz de regresarse la ilusión a un país hundido en la miseria.

Te puede interesar: El Real Estelí, un salmón que nada a contracorriente ante el Alajuelense

La nueva Miss Universo representa al nicaragüense que tiene que tomar un bus para ir a su trabajo, que tiene que vender comida para llegar a fin de mes, que estudia y busca esforzarse por un futuro mejor, que sale a las calles a pelear por sus derechos y también, que vive la división familiar por la migración. Todos en algún momento la conocieron: en el barrio, en el colegio, en la universidad, en sus proyectos sociales o en cualquier otro lugar y, los que no pudieron verla en persona se contagiaron rápidamente por su empatía, humildad y coherencia.

Sheynnis fue medicina para el alma, consiguió levantar el espíritu a muchos nicaragüenses, a olvidarse por un momento de la dramática realidad del terruño y, sobre todo, a empoderar el significado de la mujer nicaragüense por su gran capacidad de respuesta. Sheynnis ya escupe en la rueda de los más grandes de la historia del país como Alexis Argüello y Dennis Martínez, logrando hacernos sentir que todos podemos ser campeones del mundo.

Deportes Miss Universo Sheynnis Palacios

Puede interesarte

×

El contenido de LA PRENSA es el resultado de mucho esfuerzo. Te invitamos a compartirlo y así contribuís a mantener vivo el periodismo independiente en Nicaragua.

Comparte nuestro enlace:

Si aún no sos suscriptor, te invitamos a suscribirte aquí