14
días
han pasado desde el robo de nuestras instalaciones. No nos rendimos, seguimos comprometidos con informarte.
SUSCRIBITE PARA QUE PODAMOS SEGUIR INFORMANDO.

Policía afuera de parroquias. ARCHIVO/LA PRENSA

Dictadura desata terror en municipios donde detuvo a sacerdotes: asedia parroquias, encarcela, retiene a feligreses y allana sus viviendas

Dos feligreses de Ocotal fueron detenidos y trasladados a Managua, otros tres fueron retenidos en Jalapa y San Juan de Río Coco

La represión y la saña de la dictadura de Daniel Ortega y Rosario Murillo contra la Iglesia católica de Nicaragua en los últimos ocho días no solo ha provocado el encarcelamiento de seis sacerdotes nicaragüenses —la mayoría pertenecientes a la Diócesis de Estelí—, sino que ha conllevado a una ola de persecución contra los laicos, denunció la abogada Martha Patricia Molina.

Molina, autora del Informe Nicaragua: Una Iglesia perseguida, dijo que “la mayoría de las parroquias afectadas no están celebrando misa, sino la celebración de la palabra porque lo ideal es que el cura celebre todos los días en su parroquia, para eso fue formado”.

Lea detalles en: Régimen detiene a otro sacerdote, el sexto en los últimos ocho días

Enseguida, apuntó que “he recibido información de las parroquias que están sin curas que los paramilitares los están llegando a intimidar, eso me parece muy malvado, porque si el objetivo era silenciar a los padres, ya se los llevaron y están en desaparición forzosa, entonces ¿para qué siguen dañando a la comunidad, a los laicos?”

Se llevarán a más curas

Martha Patricia Molina desde su red social X denunció que en la mayoría de las parroquias donde estaban asignados los sacerdotes encarcelados en los últimos días por la dictadura orteguista “no están celebrando misa” y reprochó que la dictadura está vigilando a diario a las parroquias “les toman fotografías y policías me han reconfirmado que se llevarán a más sacerdotes”.

Lo anterior, a criterio de Molina, evidencia que “la dictadura no solo quiere exterminar a los sacerdotes y meterlos presos, sino iniciar una ola de persecución en contra de los laicos y de hecho varios de ellos han sido visitados por los paramilitares, y están siendo intimidados, incluidos monaguillos, que son menores de edad, esto se está viviendo más en el norte del país”.

La abogada compartió que todo lo que está ocurriendo en las parroquias afectadas lo ha remitido al Comité de Expertos de la Organización de Naciones Unidas (ONU). “Esto genera mucha preocupación no solo por la detención de los sacerdotes sino que ahora está vulnerando los derechos humanos de niños y adolescentes, no es justo ni legal, que policías y paramilitares anden buscando a menores de edad únicamente por expresar su fe, eso es una barbarie”, concluyó.

Los sacerdotes detenidos en los últimos días son: Ramón Esteban Angulo Reyes, Álvaro Toledo, Julio Norori, Iván Centeno, Cristóbal Gadea y Yesner Cipriano Pineda.

Persecución contra feligreses de Jalapa, Ocotal y Río Coco

LA PRENSA comprobó que la persecución contra laicos —denunciada por Molina— es palpable en Jalapa, Ocotal y San Juan de Río Coco, donde feligreses han sido detenidos, sus viviendas allanadas, y otros retenidos y liberados bajo amenaza y obligación de regresar a firmar semanalmente a las estaciones policiales de sus respectivos municipios.

En Ocotal, confirmó LA PRENSA, los feligreses Salvador Paguaga, encargado de las redes sociales de la parroquia Nuestra Señora de Asunción, y María Asunción Salgado Duarte, fueron capturados en sus viviendas, luego que —el 5 de octubre pasado—  fue detenido el sacerdote Álvaro Toledo, párroco de la iglesia católica en la que ambos se congregaban.

Salvador Paguaga y María Asunción Salgado Duarte, feligreses de la parroquia Nuestra Señora de Asunción, de Ocotal. Foto: Cortesía

Ambos feligreses, según información facilitada por personas cercanas a la parroquia, fueron trasladados este domingo 8 de octubre a una estación policial de Managua.

En el municipio de Jalapa los feligreses también fueron perseguidos por la Policía orteguista. Se conoció que dos miembros activos de la parroquia Inmaculada Concepción de María fueron citados a la estación policial local, retenidos por varias horas y liberados bajo amenaza, con la obligación de regresar a firmar semanalmente.

Podría interesarle: Impulsan campaña para denunciar persecución contra la iglesia Católica en Nicaragua

El ataque contra ambos feligreses de Jalapa ocurrió después de la captura del párroco Iván Centeno, encargado de la parroquia Inmaculada Concepción de María.

El mismo modus operandi fue aplicado por la Policía orteguista en San Juan de Río Coco, donde LA PRENSA confirmó que al menos un laico fue retenido por varias horas en la estación policial de ese municipio y posteriormente liberado bajo amenaza y obligación de regresar a firmar cada semana.

La represión contra el laico ocurrió luego de la captura del padre Julio Ricardo Norori, encargado de la parroquia San Juan Evangelista, de San Juan del Río Coco, Madriz.

“Les dieron a todos ellos, los que solo fueron retenidos, municipio por cárcel. Pueden estar libres, pero como que fueran criminales tienen que volver todas las semanas a firmar, los van a vigilar y sabemos que están amenazados”, indicó uno de los feligreses cercano a los afectados.

Además, remarcó que hay “muchos casos más” que los laicos “por temor” prefieren no denunciar.

Nacionales Daniel Ortega Iglesia Católica Nicaragua archivo

Puede interesarte

×

El contenido de LA PRENSA es el resultado de mucho esfuerzo. Te invitamos a compartirlo y así contribuís a mantener vivo el periodismo independiente en Nicaragua.

Comparte nuestro enlace:

Si aún no sos suscriptor, te invitamos a suscribirte aquí