El violinista nicaragüense que toca con la Orquesta Sinfónica Nacional de Costa Rica 

Mario Antenor Calero, de 27 años, toca el violín desde los seis años. LA PRENSA/Cortesía

Mario Antenor Calero aprendió a tocar violín porque su abuela lo inscribió a los seis años en una escuela local de música en Masatepe, Masaya, de donde es originario. “Yo empecé obligado… fue un poco difícil porque los profesores eran complicados, eran cubanos y eran bien rígidas las clases. A mí no me gustaba, pero después le fui agarrando cariño”, dice Calero, de 27 años.  

Después, de los 12 a los 18 años, siguió estudiando con una beca en la Academia de la Música Nicaragüense en Managua y a los 16 años empezó a tocar violín con la Camerata Bach en el Teatro Nacional Rubén Darío.  

Le puede interesar: Cuáles son los estados en EE.UU. que permiten tener licencia de conducir sin tener papeles 

El joven se interesó tanto en el instrumento que decidió dedicarse por completo a la música porque le gusta y siente que lo hace bien. 

Recibe beca en Costa Rica 

A los 21 años, Calero fue enviado a Costa Rica por parte de la Orquesta Juvenil Rubén Darío para participar en una gira por Centroamérica. Después de 15 días en el país vecino, recibió una propuesta de una beca para estudiar una licenciatura en música con énfasis en violín. La beca solo le cubría el pago de la carrera por un año, luego debía costearla. También incluía ser parte del Centro Nacional de la Música en San José.  

Lea además: Cómo y dónde tramitar pasaporte nicaragüense en Estados Unidos 

“Pensé en que si quería realmente profesionalizarme tenía que hacerlo bien, y licenciatura en música con énfasis en un instrumento sólo existe en Costa Rica, no hay ni en Panamá, Nicaragua, Honduras, ni en El Salvador, ni en Guatemala”, asegura.  

Calero aceptó la propuesta y se fue a vivir a San José a finales de noviembre de 2017. Tenía ahorros y con eso pagaba renta y alimentación. Desde entonces se encuentra en este país con una visa de estudiante. Mientras estudia, también trabaja en varias orquestas, incluida la Orquesta Sinfónica Nacional de Costa Rica. 

“La Orquesta Sinfónica Nacional de Costa Rica es el pilar de la música clásica en toda esta región y es el tope de Centroamérica en cuanto a calidad artística musical. Para mí es más que un logro tocar con ellos, eso indica que creen en mí como un profesional y realmente ha sido uno de los logros más grande de toda mi carrera”.

Más en: Talleres gratuitos para migrantes nicaragüenses en Estados Unidos 

Recientemente, Calero tuvo la oportunidad de participar recientemente en un festival de música en Grecia. Su sueño, dice, es conseguir una beca en Italia o España para estudiar una maestría.  “Me gustaría desempeñarme en otro país a nivel profesional, en Italia, que es lo que a mí me encanta, la ópera y me gustaría ir a vivir a Roma, donde está la ópera de Roma y audicionar”, asegura.  

Vida Nicasporelmundo Violinista archivo
×

El contenido de LA PRENSA es el resultado de mucho esfuerzo. Te invitamos a compartirlo y así contribuís a mantener vivo el periodismo independiente en Nicaragua.

Comparte nuestro enlace:

Si aún no sos suscriptor, te invitamos a suscribirte aquí