14
días
han pasado desde el arresto de nuestro gerente Juan Lorenzo Holmann, y la toma de las instalaciones. Nuestra Redacción está hoy en el exilio. ¿Vas a permitir que la dictadura se salga con la suya?

El obispo Rolando Álvarez se arrodilló en la calle tras salir de la sede episcopal de Matagalpa, que tiene tres días de estar rodeada por policías, tras el cierre de medios de comunicación católicos. Imagen tomada de las redes de la Diócesis de Matagalpa

Conferencia Episcopal trata de abrir canal de comunicación para resolver “retención” de obispo Álvarez

Un obispo de la CEN que pidió el anonimato aseguró a LA PRENSA que hasta el momento no han logrado comunicación alguna

Mientras crecen los rumores sobre la posibilidad de que “expulsen del país” a monseñor Rolando Álvarez, obispo de la Diócesis de Matagalpa y administrador apostólico de la Diócesis de Estelí, uno de los obispos que integran la Conferencia Episcopal de Nicaragua (CEN) aseguró que de momento no existe ninguna negociación y que de existir no sería un tema del dominio público. También admitió que están buscando “acercamientos” con las autoridades para solucionar el problema, pero hasta ahora no han logrado establecer ningún canal de comunicación.

En los últimos días se ha divulgado información sobre una supuesta negociación entre representantes del régimen y autoridades eclesiásticas para permitir que monseñor Álvarez se vaya al exilio como una forma de resguardar su libertad, tras el acoso que sufre de parte de la Policía del régimen Ortega Murillo. Algunos incluso aseguran que el obispo Álvarez ya adelantó que por ningún motivo abandonará su tierra natal.

“Lo más seguro es que sea (noticia falsa) porque nosotros como obispos no sabemos nada. A mí no me han dicho nada. Hoy anduve todo el día en misión y no he sabido nada”, dijo a LA PRENSA uno de los obispos que integran la CEN y que pidió anonimato.

Lea también: Obispo Álvarez transmite en vivo la misa del Santísimo y dice que hay que perdonar a quienes nos ofenden

También explicó que si alguien estuviera negociando la supuesta expulsión del país de monseñor Álvarez, “nadie lo sabría porque esas cosas se negocian prácticamente en secreto”. Y añadió que de darse, en este tipo de negociación participan muy pocas personas, que además son muy discretas.

De momento todo es especulación

Existe temor de que monseñor Álvarez termine en el exilio tal y como ocurrió con el obispo auxiliar de Managua, monseñor Silvio Báez. En abril de 2019 monseñor Báez salió del país por orden del papa Francisco. El Vaticano justificó su exilio como medida para garantizar su seguridad, ya que temían por su vida.

Para el integrante de la CEN que habló con LA PRENSA, las comparaciones y todo lo que se diga es pura especulación. Pues a pesar de los esfuerzos, todavía no logran un acercamiento con las autoridades para resolver la situación. Además, insiste en la importancia de mantener el tema en reserva, para evitar que se ponga en riesgo una posible solución.

Monseñor Álvarez cumplió este jueves 8 días de permanecer “retenido” en el interior de la curia episcopal de Matagalpa. Lo acompañan cinco sacerdotes y cinco laicos que tampoco pueden salir del edificio.

La Policía restableció el acoso policial contra Álvarez, el miércoles 3 de agosto y el jueves 4 le impidió trasladarse a la Catedral para celebrar la eucaristía. El viernes la vocera oficial y primera dama Rosario Murillo lo acusó de cometer “crímenes de lesa espiritualidad” y unas horas más tardes la Policía anunció que lo estaba investigando.

Puede leer también: Párroco de Terrabona aclara que no está “retenido”, pero la Policía le prohibió realizar procesiones

La CEN preocupada y busca solución para obispo Álvarez

A través de un comunicado la Policía anunció el inicio de un proceso de investigación y que este implicaba “mantener en sus domicilios a los señalados”, es decir, casa por cárcel. Sin embargo, los especialistas han explicado que esta figura jurídica solo la puede imponer un juez durante el desarrollo de un proceso legal.

Según la Policía, el motivo de la investigación es el intento de “organizar grupos violentos, incitándolos a ejercer actos de odio en contra de la población, provocando un ambiente de zozobra y desorden, alterando la paz y la armonía de la comunidad con el propósito de desestabilizar al Estado de Nicaragua”.

El cerco policial que rodea la sede episcopal ubicada en la calle central de Matagalpa ha establecido restricciones de movilidad vehicular y peatonal en la zona. Además, no permite el ingreso de personas, alimentos, ropa ni medicamentos a la curia. Por lo que después de ocho días de “retención” existe temor de que los alimentos que el obispo tenía en su despensa se estén agotando.

“Estamos muy preocupados y pendientes, orando por monseñor Álvarez y por los sacerdotes y laicos que están con él. También estamos buscando acercamientos para solucionar la situación que enfrentan”, concluyó el obispo.

Puede leer también: Policía del régimen acusa a monseñor Álvarez de organizar grupos violentos y decreta casa por cárcel

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: