14
días
han pasado desde el arresto de nuestro gerente Juan Lorenzo Holmann, y la toma de las instalaciones. Nuestra Redacción está hoy en el exilio. ¿Vas a permitir que la dictadura se salga con la suya?
viruela del mono, Canada, OMS

LA PRENSA/Tomado de ABC News

Lo que debe hacer Nicaragua para vigilar la transmisión de la viruela del mono

La OPS brindó una serie de recomendaciones para evitar cualquier brote que se pueda dar en los países. Este es el panorama en la región

En la región de las Américas y el Caribe se está viendo un aumento gradual de casos de la viruela del mono, o símica, que si bien no es exponencial, según la Organización Panamericana de la Salud (OPS) se debe activar el protocolo de seguridad y vigilancia para prevenir cualquier brote descontrolado, recomendó el organismo.

Hasta este 26 de julio, el organismo contabiliza 5,284 casos confirmados de esta enfermedad en 18 países. “Es importante aclarar que, si bien se observa un incremento gradual de casos en algunos países, tampoco ha sido exponencial, creo que esto nos pone en un contexto de dónde estamos y qué podría ser el peligro en las próximas semanas y meses”, dijo el jefe de la Unidad de Gestión de Amenazas Infecciosas de la OPS, Andrea Vicari.

Estados Unidos (unos 3,500), Canadá y Brasil (unos 700 ambos) y Perú (200) son los países con más casos de la viruela del mono en la región.

Recomendaciones para los gobiernos

Ante esta situación que se está dando en los países del mundo, la OPS brindó una serie de recomendaciones que deben poner en práctica los gobiernos de la región.

Activar y establecer mecanismos de coordinación en salud y preparación multisectorial. Esto aplica también para los países sin antecedentes de viruela símica en la población humana y que no han detectado un caso en más de 21 días.

Promover el autorreporte voluntario de síntomas. Las personas deben tener acceso fácil a los servicios de salud. “Esto ha demostrado ser altamente eficaz para controlar los brotes en momentos temprano de transmisión entre persona a persona”, explicó el doctor Ciro Ugarte, director del Departamento de Emergencias en Salud de la OPS.

Establecer vigilancia epidemiológica intensificada de enfermedades con sintomatología similares a la viruela símica, que incluye acceso a las pruebas diagnósticas. “Es importante que el personal de salud de todos los niveles esté informado adecuadamente de cuáles son esos signos o síntomas para detectar en los primeros niveles”, planteó Ugarte.

Lea además: ¿Está preparada Nicaragua para combatir un eventual brote de la viruela del mono? Este es el antecedente en el país

Enfocar la comunicación de riesgo sobre la transmisión del virus a toda la población, en particular a los grupos que actualmente están siendo afectados en otros países y que pudieran tener relación con el país que dispondrá la estrategia.

Aquellos países que reportan casos deben establecer mecanismos de respuestas con el objetivo de detener la transmisión de persona a persona. “Esto incluye un enfoque prioritario en las comunidades o grupos de alto riesgo”, manifestó el funcionario.

Comprometerse con las organizaciones o grupos que realizan eventos masivos, particularmente aquellos que puedan presentar un riesgo adicional para la transmisión de la viruela del mono, que implementen acciones de reducción de riesgo y que comuniquen al público cuáles son las medidas de protección

Los países que ya reportan la presencia de esta enfermedad pueden compartir la secuencia genética del virus con la base de datos de la OMS, para que todos los países tengan la capacidad del secuenciamiento genómico.

Considerar el manejo clínico y uso de vacunas.

Establecer y utilizar vías de protocolo para la relación con los sectores de transporte, particularmente para que se puedan detectar a tiempo los casos que puedan tener relación internacional.

Facilitar información adecuada en los puntos de entrada, al país, a las personas para que identifiquen a tiempo algún síntomas o signo.

“Estas recomendaciones se deben aplicar en todo momento, respetando plenamente los principios establecidos de derechos humanos, de inclusión y dignidad de todas las personas y comunidades”, destacó Ugarte.

Por su parte, el doctor Vicari expresó que las actividades de búsqueda de vigilancia activa de los casos pueden variar de un país a otro, y que los gobiernos deben prepararse de acuerdo con sus condiciones y circunstancias específicas.

Acceso a las vacunas

El organismo señaló que si bien está en negociaciones con el productor de la vacuna de la tercera generación para tener el antídoto a finales de este año, el acceso será limitado. Asimismo, aclaró que el uso de esta vacuna no es como la de covid-19, pues esta solo se aplica a contactos o enfermos, es decir, no se utiliza a todo el público como prevención.

“No es una vacuna que se recomienda para población en general, es una vacuna que puede ser utilizada para pos o pre exposición del virus, en casos ya definidos”, manifestó el director de Enfermedades Transmisibles y Determinantes Ambientales de la Salud de la OPS, Marcos Espinal.

El doctor Vicari también consideró que es poco probable que se requiera emplear la vacunación masiva a la población en general. “No hay ninguna recomendación de vacunación masiva en general en este momento, el riesgo de la población general es muy bajo”, reiteró.

Por ahora, solo 10 países de la región han confirmado que están interesados en comprar dosis contra la viruela del mono a través del Fondo Rotario. Se desconoce si Nicaragua gestionó esta adquisición.

El doctor Espinal manifestó que hay tres tipos de vacunas para esta enfermedad: la de primera generación, el cual no se recomienda su uso pues es la primera que se utilizó hace muchos años para la viruela humana; la de segunda generación es recomendada, pero tiene efectos secundarios en personas con inmunidad deprimida, y la de tercera generación, que es la más recomendada y ha sido aprobada por varias agencias regulatorias.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: