14
días
Con nuestro gerente general Juan Lorenzo Holmann, detenido e instalaciones tomadas. ¡LA DICTADURA NO PUEDE OCULTAR LA VERDAD! ¡LA DICTADURA NO PUEDE
OCULTAR LA VERDAD!
Con nuestro gerente general Juan Lorenzo Holmann, detenido e instalaciones tomadas. #LibertadParaLosPresosPolíticosdeNicaragua #LibertadParaLosPresos
PolíticosdeNicaragua

Tanques de combate adquiridos en Rusia. LA PRENSA/ARCHIVO

“Es un ´triquitracazo´ de Daniel Ortega”, dice exmilitar sobre ingreso de tropas rusas a Nicaragua

El capitán en retiro Federico Aguado considera que el régimen nicaragüense busca involucrar a Nicaragua en una crisis militar para presionar a Estados Unidos y tener una carta de negociación. “Le puede salir muy mal”, advierte

Federico Aguado dejó el entonces Ejército Popular Sandinista (EPS) en 1989, poco antes de que el Frente Sandinista perdiera el poder. “Usted es despreciable, no es apto para el servicio militar”, decía su carta de baja.

Viene de una estirpe liberal. Su tatarabuelo es Enoc Aguado, jurisconsulto nicaragüense y su padre, José Luis Aguado, quien fue mayor de la Guardia Nacional y se rebeló contra Somoza junto a otros militares en 1957. Federico Aguado se integró a los 14 años a las filas de la guerrilla sandinista que luchaba contra Anastasio Somoza. Es fundador del ejército sandinista en 1979 y estudió en academias militares de Cuba y Rusia, para la dirección y administración de tropas. Al momento de su “baja” o “deserción”, según se vea, era el director de la Escuela de Sargentos del Ejército que en ese tiempo dirigía el general Humberto Ortega.

Para la rebelión de 2018 participó en las protestas contra la dictadura de Daniel Ortega y actualmente vive su exilio en Canadá. Forma parte de una organización de militares en retiro denominada Unidad Nicaragüense de Militares Patrióticos. En esta entrevista analiza la decisión del régimen nicaragüense de autorizar el ingreso de tropas rusas al país, y los entretelones políticos y militares que hay tras ese polémico hecho.

¿Cuál era la relación de Rusia con Nicaragua en términos militares en los años 80?

La cooperación con Cuba, Rusia y Nicaragua comienza a partir de que Nicaragua quiere hacer un cambio estratégico en el armamento de infantería, que, en aquel entonces, 1979, hereda de la Guardia Nacional el Ejército Sandinista. Si va a enfrentar una agresión o cualquier tipo de situación militar, obviamente ellos no tenían el abastecimiento de cobertura con municiones para este tipo de armamento. O sea, tenés el cañón, tenés el fusil, pero no tenés las municiones. En 1980 llegaron los primeros barcos trampolineados por Cuba donde venía todo el armamento que la Unión Soviética estaba proveyendo en ese entonces, establecidos en acuerdos que hasta el día de hoy nadie los conoce.

¿Hubo tropas rusas hubo en esos años?

Claro que sí. Como estructura militar no, pero como asesores sí. Había cuerpos de asesores en Nicaragua que ascendían a más cien personas.

¿Y ahora cual considera que es la situación de la presencia rusa actual en Nicaragua?

Las maniobras militaras tienen dos objetivos fundamentales. Un objetivo político y un objetivo militar. Desde el punto de vista militar pueden ser varias situaciones: pueden ser maniobras de abastecimiento a tropas irregulares o a procesos encubiertos a través de lo que se llama Tropas Especiales. Te voy a dar un ejemplo: todas las maniobras militares de Estados Unidos en los años 80 en territorio hondureños obedecían a poder transportar tantos recursos materiales como tropas para darle cobertura a la guerra que desarrollaba la Contra en aquel entonces. Pueden enmascarar el abastecimiento continuo de recursos y materiales de guerra no autorizados, pueden hacer presencia de apoyo en determinadas áreas y, en último recurso, que es el que públicamente se conoce, la cooperación en determinados programas de establecer controles al narcotráfico, a la delincuencia organizada en bandas internacionales o al control de la migración ilegal.

También tenemos el otro escenario, el escenario político. Movés tropas para decirle: Oye te estoy vigilando, estoy sobre vos. Si no vas a ceder en lo que te estoy planteando te voy a dar con mi mazo. Son mensajes entre líneas que se envían. Lo que estoy haciendo es un proceso de intimidación a través de mi brazo armado.

¿Tiene que ver este movimiento con la tensión mundial que hay entre Estados Unidos y Rusia?

Es un escenario sino igual, bastante parecido, el que estamos viviendo en geopolítica ahorita, con el que se vivió en 1962, en Cuba, con la Crisis de los Misiles. Es casi igual. Y mira los que hizo Nikita Kruschev, presidente entonces del Soviet Supremo de la Unión Soviética, a espaldas de Fidel Castro y a espaldas del Partido Comunista Cubano, se sentó a negociar con los Estados Unidos.

A la izquierda, en 1980 mientras estudiaba en la escuela militar cubana Máximo Gómez, y a la derecha, segundo y sin gorra, con tropas territoriales en 1985. (Fotos cortesía)

¿Hay ahora mismo una presencia militar rusa significativa en Nicaragua?

Desde hace cinco o seis años atrás. La presencia rusa no es nada nueva en Nicaragua. Nejapa es un ejemplo. Cuando vos vas pasando por Carretera Sur observás Nejapa y te das cuenta que hay unos platos y discos que sirven únicamente para la radioexploración electrónica de la embajada americana. Es una oreja. Eso es una estación de inteligencia rusa. Hay todo un andamiaje de inteligencia. En las Colinas hay dos o tres casas que ocupo la misión cubana en los años 80 que hoy día son casas de seguridad, de la cooperación, entre comillas, rusa en Nicaragua.

Si la presencia rusa en Nicaragua no es nada nueva, ¿por qué cree que hay tanta alarma y polémica en estos días?

Hay que leer entre líneas. A eso le llamo yo triquitraques. Daniel Ortega ha manejado siempre a los presos políticos como moneda de cambio para una negociación. Ortega está aislado. A estas alturas, su única moneda para poder negociar eran los presos políticos. Él mismo se ha encargado de abolir esa salida. Algunos funcionarios norteamericanos le dejaron a Daniel Ortega la posibilidad de que negociara, y en su actitud arrogante, fue tan estúpido que fue incapaz de sentarse a buscar una salida negociada. Hace un mes Laureano (Ortega Murillo) estuvo tocando puertas y eso te dice que están buscando cómo negociar. Y les dijeron que no se puede negociar con los presos políticos y regresó Laureano sin ninguna respuesta. Eso puso a Daniel Ortega en una situación incómoda y él necesitaba otro as bajo la manga. Mi propia apreciación es que se las comenzó a jugar y, en este contexto con Ucrania, una situación tensa para Estados Unidos, él se presta a esto porque cree que va a obtener réditos para poder negociar desde una posición de fuerza. Y, simplemente, tira la triquitraca. Porque eso ya estaba. Hace dos años había llegado a Nicaragua el buque insignia que hundieron los ucranianos, el Moscú.

Pero hay una contradicción en ese análisis, porque si no esto no es nuevo, tampoco puede decirse que lo hace por la guerra en Ucrania. ¿O no?

No, no hay contradicción, porque oficialmente no está hecho. Ahora tiene a la gente ahí, y está abriendo una posibilidad más amplia. Antes lo hacia encubierto y no estaba oficializado. Ahora él lo mete a Asamblea y lo aprueba.

La presencia de tropas extranjeras siempre la ha autorizado la Asamblea en otros años y se hablaba de eso: lucha contra el narcotráfico, cooperación y ayudada humanitaria.

Se manejaba de una manera discreta. Ahora lo hacen público. En términos estratégicos nada tiene que ver que abran bases rusas en Nicaragua. No le va a dar ninguna ventaja militar a Rusia tener bases en Nicaragua, porque para pegar un golpe nuclear a Estados Unidos no hace falta tener un cohete en Nicaragua. Simplemente acercás al Golfo de México uno de los submarinos que manejan estos cohetes de alcance intermedio y en cualquier momento pone un cohete en Nueva York o cualquiera de las ciudades. Y los rusos tienen base en Thule, que está en la parte trasera de Alaska. Desde ahí un cohete alcanza cualquiera de las ciudades intermedias de Estados Unidos. Estratégicamente no es necesario poner cohetes en Nicaragua para crear una real amenaza para los Estados Unidos, pero políticamente sí deja un flanco abierto.

Oficialmente la presencia de tropas rusas se justifica bajo la etiqueta de “asistencia humanitaria”. ¿Qué significa eso en términos militares?

¿Qué papel humanitario pueden jugar las tropas especiales rusas que están señaladas de cometer graves violaciones a los derechos humanos? Un ejemplo de ayuda humanitaria es cuando hay un huracán. Se debe entender que salvaguardar la vida de los civiles es una tarea prioritaria de las fuerzas armadas. Entonces este ejército que ha empuñado las armas en algún momento, tiene que asistir a su pueblo en una situación grave de desastres naturales. Eso se podría entender como una operación de ayuda humanitaria. Que yo sepa en Nicaragua no hay desastres naturales, no hay terremoto. Ellos enmascaran sus operaciones.

El padre de Federico Aguado era miembro de la Guardia Nacional y participó en una rebelión contra Somoza en 1957. (Foto cortesía)

¿Hay posibilidad sí de que las tropas rusas desarrollen labores humanitarias?

Para nada. No hay ninguna razón. Cuando se estaba quemando Indio Maíz, Daniel Ortega rechazó la ayuda de bomberos de Costa Rica y ahora, cuando no hay nada, te dice que va a meter tropas rusas para ayuda humanitaria. Es el triquitracazo que quiere dar Daniel Ortega.

Pero tanto Estados Unidos como Costa Rica y Colombia se han mostrado preocupados como no se habían mostrado en otros años que también se aprobó el ingreso de tropas rusas a Nicaragua.

Es un contexto diferente. En las actuales condiciones en que está el gobierno de Daniel Ortega, con el desprestigio internacional que tiene, lejos de traerle beneficios a Nicaragua lo que puede traerle es un “caftazo”, que sea la gota de agua que rebalse para que Estados Unidos le diga que está fuera del Cafta (tratado de libre comercio). Y cuidado que esto tienda a tomar medidas más severas en contra del verdadero verdugo del pueblo, y la gente que mantiene a Daniel Ortega por el poder de las armas, que es el Ejército.

¿Hay posibilidad de que estalle un conflicto bélico en la región? ¿Que la crisis regional degenere de política a militar?

Lo veo muy poco probable. Esto obedece más bien a una situación de relaciones tensas porque además la mayor parte de los refugiados de abril 2018 están en Costa Rica. Las condiciones ahorita con la crisis de Ucrania y en el contexto en que se está produciendo este anuncio no es favorable para crear un buen ambiente de vecinos en Centroamérica. Sí hay un peligro real de que se cree una crisis política, pero no creo que escale a una crisis militar. Obviamente, si va a haber medidas de seguridad. Costa Rica va a mover su guardia rural a la frontera, va a reforzar los puestos de vigilancia, medidas normales, no de guerra. Ortega es el que ha hecho bulla. Y la periodista rusa hace eco. Si ves que hace eco es porque ellos quieren que se sepa.

¿Qué gana Rusia con eso?

Probablemente no desarrolle una gran presencia. Lo que Putin está ganando es meter en miedo y volar triquitracas también. Es decir: Mira, si vos comenzás a moverme tropas al lado de Polonia y me estás utilizando como base de operaciones a los países de la orilla, de la parte de atrás de Ucrania, pues yo también estoy en todo el derecho de moverte tropas hacía Nicaragua.

¿Podríamos llegar a ver bases militares rusas en Nicaragua?

Si, creo que sí. Es más, sabemos que ya hay tropas coheteriles y eso te dice mucho. Eso te dice que es la antesala de un proceso de escalada de movimiento de tecnología, y no deja de ser una amenaza militar para la región. Ni en Cuba han existido bases a gran escala rusas. Ha existido una gran cooperación, han creado bases como la playa El Salado, donde llegan a abastecerse los submarinos rusos para seguir navegando como tiburones alrededor de los Estados Unidos.

¿Qué viene ahora? Considerando que la cordura no ha sido el gran distintivo ni de Putin ni de los Ortega Murillo.

Ese es un riesgo que nadie está dispuesto a querérselo tomar. Pero desgraciadamente no pueden hacer nada, porque técnicamente Daniel Ortega es el presidente de Nicaragua. Robadas las elecciones y todo lo que vos querrás, pero técnicamente él es el presidente. El derecho que Ortega tiene de traer a las tropas es un derecho que le han concedido aquellos que votaron por él…

Que supuestamente votaron por él…

Si, entre comillas. Esto deja un espacio vacío. Todos tenemos temores. El temor es real. Así como te digo que creo que no es posible una escalada militar, en dependencia de los escenarios políticos y en dependencia de las negociaciones que quiere establecer Putin, puede llevar esto a un nivel mayor, y puede llevarlo incluso a mover tropas coheteriles hacia Nicaragua. Un misil de largo alcance o alcance medio es una amenaza para cualquier país de América.

¿Este contexto mundial beneficia o perjudica a Daniel Ortega?

Lejos de los que él cree, que lo está beneficiando, a mi juicio te diría que lo está perjudicando. Lejos de darle una carta bajo la manga lo está llevando a un aislamiento mucho más fuerte y más total del país. Son una locura estas decisiones de Daniel Ortega.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: