14
días
Desde que las instalaciones de LA PRENSA fueron tomadas y nuestro gerente general, Juan Lorenzo Holmann, fue detenido. ¡LA DICTADURA NO PUEDE OCULTAR LA VERDAD!

Daniel Ortega con la banda presidencial en mano tras su cuarta investidura consecutiva el 10 de enero reciente. TOMADA DE EL 19 DIGITAL

¿Puede Ortega sofisticar aún más su red de espionaje tras su alianza con China y mayor apego a Rusia? Esto dicen analistas

Tanto China, como Rusia, cuentan con tecnología de primera que les permite acceder a la información de cualquier persona u organización, pero ¿la compartirán con Ortega?

Contenido Exclusivo CONTENIDO EXCLUSIVO.

Las relaciones comerciales de Nicaragua con el régimen de la República Popular China y Rusia abren la posibilidad para que el régimen orteguista sofistique su sistema de espionaje y persecución contra sus opositores, coincidieron ayer analistas que, sin embargo, señalaron que todo dependerá de la capacidad del Gobierno de conseguir que ambas potencias le proveen asesoría, no así sus sistemas como tales.

Manuel Díaz, consultor en tecnología y marketing digital, recordó que “China no tiene aliados, China tiene socios” y es un país escéptico que no suele compartir sus capacidades tecnológicas con sus pares, pero puede funcionar una especie de “te soplo o te informo que está pasando algo y no necesariamente te doy todo para que vos hagás lo mismo”.

Le puede interesar: Laureano Ortega firma, a nombre del régimen, un acuerdo para integrar a Nicaragua en la «Nueva Ruta de la Seda» de China

Por su parte, un estudioso de la comunicación que pidió anonimato por miedo a represalias, asegura que Nicaragua ha tenido a su disposición varias herramientas de espionaje, mucho antes de que se comenzara a hablar de software, y es poco probable que en Nicaragua se use, primero porque cuesta mucho y porque el Estado tiene herramientas legales e ilegales que ha estado aplicando para obtener información de inteligencia y capturar a sus adversarios.

“En el caso de Nicaragua, existe un marco jurídico para la colección de información para la inteligencia que está a cargo de la Dirección de Información para la Defensa (DID) del Ejército, el cuerpo de inteligencia de la Policía, la red de orejas o informantes que tiene el partido en todo el país, la red de orejas que hay en todas las instancias de Gobierno desde las alcaldías municipales hasta los ministerios de Estado, la red de informantes fuera del país que andan disfrazados de exiliados, además tienen un ejército de troles que no solo se encargan de hacer propaganda al Gobierno sino de monitorear a un conjunto de personas de interés y pueden aparecer emplanillados en una universidad o un juzgado, pero en realidad están trabajando para esa función, y el Gobierno ha ido aprobando leyes para asegurarse de sofocar todas aquellas manifestaciones de oposición hacia su gestión y comportamiento”, explica.

Lea además: Qué es la Franja y la Ruta, la iniciativa a la que Ortega aspira meter a Nicaragua tras su alianza con China

Añade que también la Policía Nacional tiene una dirección de inteligencia que espía en todos los barrios, los distritos, y en todos los municipios a través de colaboradores que están asociados al partido de gobierno. “Además el Gobierno puede escuchar las llamadas telefónicas, también hay funcionarios que aparecen en las planillas de algunas instituciones, pero que su labor es monitorear las redes sociales y buscan a personas que ellos consideran sujeto de interés y le dan seguimiento y crean un perfil”, explica el comunicólogo.

Posibilidad tecnológica

En el caso de la tecnología que China y Rusia podría proveer es difícil saber exactamente qué tipo de tecnología es, dice Díaz, porque “una vez se sabe qué tecnología es, es más fácil eliminarlas, incluso es común que los mismos hackers no compartan con sus empresas información sobre sus programas, esto para evitar que las empresas hagan cambios, lo hacen solo si es necesario y hasta que saben que otros países lo tiene”.

Díaz dice que China tiene tecnología que no es secreta, y pone sobre la mesa la posibilidad de Huawei, que tiene toda la infraestructura tecnológica para mantener vigilado a todo mundo, incluso esa tecnología asegura es comprable y Nicaragua no depende de esa alianza con China, sino de cuánto esté dispuesta a pagar por acceder a esa tecnología.

“Otra opción podría ser llevarse a unos diez nicaragüenses a China y entrenarlos tecnológicamente, sin embargo, los chinos no son de compartir y los rusos tampoco”, dice el consultor.

Lea también: Cómo sería una guerra entre potencias ahora (y cuál es la ventaja de Rusia y China frente a occidente)

La posibilidad que ve el comunicólogo con esta alianza es que Managua se convierta en una punta de lanza en Centroamérica de la tecnología de 4G y 5G de Huawei, que está severamente restringida por Estados Unidos, y que las grandes empresas tecnológicas no se han atrevido a instalarla en estos territorios.

“Yo creo que China les puede colaborar también en cómo mejorar su bajo rating mediático, hacer mejor propaganda gubernamental a través de los medios de comunicación, la realización de algunos proyectos relacionados al canal (interoceánico)”, dice el experto.

Lo que Nicaragua ya tiene

La federación de Rusia ya tiene un sistema de recolección de información en Nicaragua, se trata de la estación terrestre del Sistema Global de Navegación por Satélite (Glonass, acrónimo en ruso), que se inauguró el 6 de abril de 2017, sobre un costado de la laguna de Nejapa en Managua y un complejo alojado en Las Colinas. “Con ambos se puede pasar revisión a todas las comunicaciones que sean de su interés y que principalmente tienen que ver con gobiernos y empresas de su interés”, dice el comunicólogo.

Sin embargo, Roberto Cajina, consultor civil en seguridad, defensa y gobernabilidad en Nicaragua, dijo a BBC Mundo en esas fechas que “se ha dicho que tiene fines civiles, pero el alto grado de secretismo de las actividades llevadas a cabo allí hace sospechar”.

Lea además: ¿En qué se parece el manual de represión de Ortega con el de China contra la población y adversarios? Estas son algunas pistas

“No hay información sobre el costo de las instalaciones ni de la especialización del personal. El proyecto es producto del contrato de la agencia espacial rusa y Telcor, envuelto en secretos”, dijo el analista.

Incluso, el Pentágono describe esa instalación como un sistema de espionaje ruso con el blanco en Estados Unidos y toda la región.

Sobre la expansión de las cámaras, una práctica común en China para vigilar los movimientos de toda la población, misma que ha extendido hacia otros países de América Latina, el comunicólogo recuerda que Nicaragua ya tuvo la capacidad de poner cámaras en todo el país, luego que se aprobara un proyecto de semáforos inteligentes en Managua, mismos que fueron instalados, pero “nunca funcionaron”, se pagaron millones de córdobas y el sistema nunca funcionó a como debía.

Rusia y China, dos maestros para Ortega

Tanto China como Rusia cuentan con tecnología de primera que les permite acceder a la información de cualquier opositor, organización y de quien no converge con ellos. China, por ejemplo puede a través de sus programas de software y cámaras de vigilancia acceder a las bases de datos de rostros, huellas digitales, saben cuándo las personas caminan en la calle y hacia dónde van, averiguan con quién se encontrarán e identifican quién pertenece o no al Partido Comunista. China utiliza esta información para cualquier propósito, especialmente políticos y comerciales.

China rastrea fácilmente a los inconformes que simpatizan en internet con el movimiento de las protestas en Hong Kong, los detractores de la policía y otras personas consideradas para ellos como indeseables.

Lea también: El verdadero costo detrás de los préstamos de China, que Ortega busca cómo atraer y pueden resultar caramelos «envenenados»

Rusia por ejemplo fue acusada en 2019 de usar aplicaciones falsas de Google Play y PornHub para acceder a los micrófonos de celulares Android, según una publicación de Forbes.

En ese mismo año, Estados Unidos denunció que Rusia había creado un software espía llamado Monokle, un programa diseñado para atacar dispositivos con el sistema operativo Android. Una vez instalado extrae una enorme cantidad de datos.

China en América Latina

México, Ecuador, Bolivia, Panamá, Venezuela y Argentina encabezan la lista de países que recibieron donaciones o hicieron acuerdos comerciales con China y el resultado de esto fue miles de cámaras chinas en sus territorios.

Los argumentos de estas adquisiciones están basados en que se utilizarán para combatir la delincuencia, para dar respuestas de emergencia y combatir al crimen, hasta monitoreo de volcanes. Una excusa que Ortega podría aprovechar.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: