14
días
Desde que las instalaciones de LA PRENSA fueron tomadas y nuestro gerente general, Juan Lorenzo Holmann, fue detenido. ¡LA DICTADURA NO PUEDE OCULTAR LA VERDAD!

El Pomares con 20 equipos es demasiado

Davis Hodgson, probablemente el más conocedor del beisbol en el Caribe del país, ha definido la ampliación de los equipos como una medida populista

Contenido Exclusivo CONTENIDO EXCLUSIVO.

Davis Hodgson, probablemente el mejor conocedor de todo el engranaje del beisbol en la Costa Caribe de Nicaragua, definió la inserción de dos equipos más en esa región como una medida populista, pero que en términos objetivos es de muy poca ayuda para el desarrollo de este deporte en esa importante zona del país.

Me parece un juicio muy preciso, el que comparto en su totalidad. En cada ciudad donde habrá un nuevo equipo, hay un gran entusiasmo. Es natural. El beisbol es una expresión de identidad, dinamiza las economías locales, es fuente de trabajo y una vía que acerca hasta cada pueblo a las principales figuras de este deporte.

Sin embargo, con un solo equipo la Costa Caribe ha batallado para ser competitiva. No gana un campeonato en los últimos ocho años (desde 2013) y fue evidente que sufrió un cierto debilitamiento cuando se creó a Zelaya Central, el segundo conjunto de la región, en la que ahora se han añadido dos más para llegar a cuatro.

No hay dudas que el desarrollo del beisbol nacional necesariamente tiene que pasar por la Costa Caribe. Ahí están los mejores físicos, los atletas de más potencial, pero las limitaciones técnicas son muy visibles debido a la carencia de un programa que permita la búsqueda y el seguimiento de esos jóvenes talentosos.

Si en realidad el espíritu que mueve esta medida de ampliar los equipos en la Costa Caribe es abrir oportunidades y desarrollar el beisbol en esa región del país, pues había que comenzar por las bases, que es por donde se inicia una construcción seria. Trabajando con las pequeñas ligas y luego se llega al nivel superior.

Pero aquí lo que se está haciendo, es trayendo de vuelta a jugadores veteranos, algunos hasta retirados y se les une a jóvenes con potencial pero sin técnica y se les envía a competir contra equipos tradicionales y de mejor nivel. Es decir, que en lugar de reforzar a la Costa Caribe, se le dividió en varios equipos, todos débiles.

El beisbol es un deporte que se juega masivamente en el país, pero caracemos de escuelas para su aprendizaje técnico. Si no veamos las diferencias en el Pomares, por un lado están equipos como los Dantos, Bóer, León o Matagalpa, que tienen su nivel, y luego vienen otros, hasta llegar a Madriz o Río San Juan que siguen patinando.

A Boaco le tomó 12 años alcanzar un buen nivel competitivo y hay conjuntos que llevan ese mismo tiempo y no dan señales de progreso. Así que sería un milagro si estos equipos de la Costa Caribe son capaces de competir y ganar en el torneo venidero. Ojalá que ocurra eso, pero la experiencia indica que todo es un proceso.

Si existía el plan de ampliar los equipos, se debió trabajar con tiempo para establecer buenas bases y no lanzar a un grupo de jóvenes sin experiencia con veteranos, buena parte de ellos reciclados, a un torneo que debe resultar muy desigual. Y para remate se les envía a jugar en un torneo con un calendario extenso (72 partidos).

En el Triángulo Minero, Buelfields, Puerto Cabezas y Nueva Guinea hay entusiasmo con sus equipos y está bien, pero probablemente necesiten algo más que eso en el Pomares venidero.

Edgard Rodríguez está en Twitter: @EdgardR

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: