14
días
Desde que las instalaciones de LA PRENSA fueron tomadas y nuestro gerente general, Juan Lorenzo Holmann, fue detenido. ¡LA DICTADURA NO PUEDE OCULTAR LA VERDAD!

Muchas personas cruzan la frontera que comparten Costa Rica y Nicaragua en el sector de Las Tablillas, Los Chiles. Se trata de una ruta que conduce a un punto ciego de la frontera que tienen ambos países y que desde hace varios años le sirve a los indocumentados que pasan burlando con facilidad a las autoridades. LA PRENSA.

CIDH pide solidaridad hacia nicaragüenses que se ven forzados a salir

Costa Rica recibió al menos 39 mil nuevas solicitudes de refugio por parte de nicaragüenses, mientras que en EE.UU. hubo un incremento de 1,500 por ciento en el número de personas que intentó ingresar a ese país en comparación con 2020

La Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) expresó su preocupación por el incremento de personas que se vieron forzadas a salir de Nicaragua y solicitar protección internacional este 2021, en el contexto de la grave crisis de derechos humanos que persiste en el país.

Asimismo, la CIDH pidió a los Estados de la región “a adoptar medidas que aseguren la protección integral” de todos los nicaragüenses “que huyen de la crisis, la inseguridad y la violencia”.

Incremento

La Comisión aseguró que recibió información sobre el incremento nicaragüenses en desplazamiento forzado por la intensificación de la represión y el clima de temor y persecución que se mantiene en el país en contra de todo el que se considere opositor al gobierno.

“Según información pública, hasta octubre de este año, el Estado costarricense recibió al menos 39 mil nuevas solicitudes de refugio por parte de personas de Nicaragua, con un notable incremento a partir de mayo”, afirmó la CIDH.

Además, dijo que de acuerdo con información del Servicio de Aduanas y Protección Fronteriza de los Estados Unidos de América (CBP en inglés), “durante el 2021, el número de personas que intentó ingresar a dicho país fue de 50,722, que corresponde a un incremento de 1,500 por ciento en comparación con los datos del 2020”.

Recordó que, según datos registrados por la Agencia de las Naciones Unidas para los Refugiados (Acnur), desde el inicio de la crisis en abril de 2018, más de 110 mil personas se habrían visto forzadas a huir de Nicaragua y solicitar protección internacional.

En el contexto electoral de este 2021, desde mayo se comenzó a intensificar la represión por parte de la dictadura. A finales de ese mes comenzaron a ser detenidos los principales líderes de la oposición y los aspirantes a la Presidencia que podían ganarle a la pareja Ortega Murillo. A la fecha, más de 40 personas siguen detenidas, señaladas por el régimen de terroristas y de cometer traición a la patria.

Otras figuras decidieron dejar el país y salir por puntos ciegos antes de ser arrestadas por la policía o secuestradas por parapolicías.

Le puede interesar: Asunción Moreno: “No veo indicio de que los Ortega Murillo quieran sentarse a un diálogo”

Amenazas directas y asedio

La CIDH dijo que ha observado a través de testimonios e información recibida por el Mecanismo Especial de Seguimiento para Nicaragua (Meseni) que en muchos casos las personas desplazadas de manera forzosa habrían sido víctimas de amenazas directas de detención por agentes de la Policía Nacional o simpatizantes del gobierno.

“En otros casos, muchas de ellas indicaron vivir en un clima de temor y zozobra por la constante presencia de agentes de la Policía Nacional en sus domicilios, actos de seguimiento y vigilancia, e inclusive la negativa para trasladarse a otros departamentos”, indicó.

Lea además: Por qué los presos políticos son las mayores víctimas del «odio» y «terror» de Ortega en el 2021, según el Cenidh

Entre los principales grupos que han huido de Nicaragua, la CIDH refirió que se encuentran defensores de derechos humanos y periodistas; estudiantes que participaron en las movilizaciones de abril de 2018; representantes legales de personas privadas de la libertad; trabajadores de la salud opositores a las políticas del gobierno; personas excarceladas bajo la ley de Amnistía de 2019; familiares de personas detenidas o asesinadas en el contexto de la crisis; y, en general, líderes políticos y de movimientos sociales que fueron amenazadas ante la continuación de las detenciones arbitrarias en el país.

Incremento de movilidad por «puntos ciegos»

La CIDH también refirió que los opositores han sido obligados a salir por los llamados «puntos ciegos», dado que el régimen ha ordenado someter a interrogatorios en cualquier paso fronterizo a esas personas.

“Quienes son identificadas como opositoras que buscan salir del país. En algunos casos serían sometidas a interrogatorios en el aeropuerto por agentes de la Policía Nacional, así como revisiones de documentos personales, computadoras y teléfonos celulares. Según los testimonios recibidos, dichas acciones tendrían por finalidad evitar que las personas expongan internacionalmente la situación de los derechos humanos e incrementaría la movilidad de personas por lugares de cruce irregulares o ‘puntos ciegos’”, refirió.

En este sentido, la CIDH, que es un órgano principal y autónomo de la Organización de los Estados Americanos (OEA), exhortó al Estado de Nicaragua a que con urgencia cese “la realización de actos de persecución en contra de personas consideradas como opositoras al Gobierno”.

Lea también: Cómo Daniel Ortega ha convertido a Nicaragua en una cárcel

Solidaridad

En su comunicado la CIDH recordó que los Estados tienen la obligación de mitigar los efectos generadores del desplazamiento y de reducir la vulnerabilidad de las personas migrantes que atraviesan por sus territorios, en particular, de aquellas personas desplazadas o exiliadas por razones humanitarias.

También recordó que los Estados deben adoptar medidas que establezcan la posibilidad de regularizar a las personas que se encuentren en situación irregular en sus territorios, tomando en cuenta las circunstancias de su entrada, la duración de su estancia en el país y otras consideraciones pertinentes.

“La Comisión hace un llamado especial a la solidaridad regional e internacional para atender los riesgos que enfrentan las personas en el contexto de movilidad humana por la grave situación de derechos humanos en Nicaragua. Cuando las personas son expulsadas o devueltas a sus países de origen o de residencia habitual, sin una determinación adecuada sobre posibles necesidades de protección internacional, pueden enfrentar situaciones similares a las que las obligaron a salir”, explicó.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: