14
días
Con nuestro gerente general Juan Lorenzo Holmann, detenido e instalaciones tomadas. ¡LA DICTADURA NO PUEDE OCULTAR LA VERDAD! ¡LA DICTADURA NO PUEDE
OCULTAR LA VERDAD!
Con nuestro gerente general Juan Lorenzo Holmann, detenido e instalaciones tomadas. #LibertadParaLosPresosPolíticosdeNicaragua #LibertadParaLosPresos
PolíticosdeNicaragua

Gabriel Boric, presidente electo de Chile. LA PRENSA/AFP

Las veces que el presidente electo de Chile, Gabriel Boric, ha condenado al régimen de Ortega

Desde 2018 el nuevo presidente electo de Chile se refirió a la violenta represión de Ortega en contra de las protestas y la calificó como "masacre". También se ha solidarizado con los presos políticos y rechazó la "puesta en escena electoral" del 7 de noviembre

Chile tendrá nuevo presidente a partir del 11 de marzo de 2022. Se trata de Gabriel Boric, de 35 años, quien venció a su rival José Antonio Kast en una segunda vuelta realizada este domingo 19 de diciembre. De tendencia izquierdista, Boric representa un progresismo que salió de las protestas estudiantiles de 2011 que demandaban la gratuidad de la educación.

Pese a su tendencia ideológica y rotundamente contraria a su rival, de la derecha más dura de Chile, Boric no ha dejado a un lado la crisis de derechos humanos que vive Nicaragua y en varias ocasiones ha expresado su solidaridad con los y las presas políticas que mantiene el régimen de Daniel Ortega.

La más reciente declaración del presidente electo fue sobre las elecciones del 7 de noviembre en las que Ortega se aseguró su cuarto periodo en la Presidencia de Nicaragua por medio de un proceso sin competencia, sin observación y que careció de condiciones.

“No tengo ninguna duda que la puesta en escena de Ortega-Murillo hoy en Nicaragua es una farsa y no cumple con los estándares básicos para ser considerada una elección legítima. Mi solidaridad con @sergioramirezm, @DoraMTellez, Cristina Chamorro y todo el pueblo que resiste”, dijo Boric en su cuenta de Twitter la noche del pasado 7 de noviembre.

En otro tuit, cinco días después de las elecciones, Boric dijo que “Nicaragua necesita democracia, no elecciones fraudulentas ni persecución a opositores”. Y afirmó que, de ganar la Presidencia de Chile, el compromiso de su gobierno con la democracia “será total”.

Agregó que no respaldará dictaduras.

Pero no era la primera vez que se refería a la situación en el país. Desde antes ya calificaba de régimen al orteguismo y se solidarizaba con los perseguidos. Por ejemplo, cuando la dictadura emitió la orden de captura en contra del escritor Sergio Ramírez —quien ya se encontraba en el exilio— Boric mostró su apoyo al reconocido escritor y dijo que “desde Chile les decimos a [email protected] quienes están siendo reprimidos y amedrentados que no están [email protected]”.

También ha abogado por la “solidaridad internacional” para enfrentar el “autoritarismo familiar de Ortega”. Todas sus declaraciones se han dado en el contexto represivo que vive Nicaragua desde 2018, pero que arreció en mayo de este año, cuando el régimen emprendió una cacería de opositores y mandó a la cárcel a más de 40 personas, incluidas siete que buscaban competir para la Presidencia.

Desde entonces la represión de Ortega no ha parado: ha cancelado organizaciones no gubernamentales, ha cerrado medios de comunicación —como el caso de este Diario, cuyas instalaciones permanecen tomadas por la Policía desde agosto y su gerente general, Juan Lorenzo Holmann, es un preso político—, ha mandado al exilio a cientos de nicaragüenses y ha empujado a otros miles a migrar por motivos económicos.

Cuando a Boric le han preguntado qué piensa de lo que ocurre en Nicaragua no ha dudado en afirmar que la de Ortega “es una autocracia familiar de la más baja calaña” y de la que no hay nada que defender, según declaró el pasado 17 de junio.

También, cuando el régimen apresó a la excomandante guerrillera Dora María Téllez en junio pasado, Boric dijo que el delito de la opositora fue “discrepar del gobierno/autócrata familiar” de Ortega.

Condena viene desde 2018

Pero la condena hacia el régimen no inició este año. En 2018, cuando Ortega mandó a reprimir violentamente con fuerzas estatales y paraestatales las protestas ciudadanas que exigían cambios en el gobierno, Boric dijo que era “inaceptable”. En ese momento era diputado.

La represión dejó a 355 personas muertas, según la más reciente actualización de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH). Además cientos de personas fueron encarceladas y otras miles se exiliaron. De los presos en ese momento, la mayoría fue liberada por una Ley de Amnistía, sin embargo algunos permanecen en las cárceles y a ellos se han sumado los detenidos a partir de mayo de 2021.

En otro tuit de 2018 también se refirió a la “masacre” en Nicaragua y comentó que estaba leyendo el libro del escritor Sergio Ramírez, Adiós muchachos, para entender cómo la Revolución Sandinista de 1979, que sacó del poder a la dinastía de los Somoza, se “fue pudriendo por dentro”.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: