14
días
Desde que las instalaciones de LA PRENSA fueron tomadas y nuestro gerente general, Juan Lorenzo Holmann, fue detenido. ¡LA DICTADURA NO PUEDE OCULTAR LA VERDAD!

Reaparece Ortega exhibiendo su gusto por el capitalismo en Purísima familiar tras casi un mes en silencio

La última vez que apareció Ortega en la vida pública fue el pasado 8 de noviembre, un día después de las ilegítimas elecciones presidenciales que han sido desconocidas por más de 40 países y desde entonces no se ha dirigido a la nación pese a la lluvia de sanciones.

A casi un mes ausente de la vida pública, el dictador Daniel Ortega reapareció este 7 de diciembre sentado junto a su mujer Rosario Murillo y rodeado de su numerosa familia rezando la tradicional Purísima, mientras miles de creyentes se lanzaron a las calles a cantar a la Virgen María con pocas medidas de bioseguridad y distanciamiento social ante la covid-19.

Los medios oficialistas divulgaron la noche de ayer fotografías de la celebración familiar de Ortega de la tradición religiosa, donde se observa a Ortega vistiendo una sudadera Adidas, que recuerda a Fidel Castro, que siendo un comunista tenía una preferencia especial por esta marca símbolo del capitalismo alemán, aunque muchos la asocian al «imperialismo yankee».

Por años el padre de la Revolución Cubana, que es fuente de inspiración de Ortega, fue criticado por su gusto capitalista mientras mantenía una guerra verbal e ideológica contra este.

La marca Adidas fue creada por Adolf ‘Adi’ Dassler que formó parte del partido nazi y que durante la Segunda Guerra Mundial esta empresa fue la principal proveedora de vestimenta de las fuerzas armadas de Alemania comandadas por el sanguinario Adolf Hitler, según reseña la televisora CNN en Español.

El dictador Ortega aparece en las fotografías rodeado de sus nietos y algunos de sus hijos, donde los grandes ausentes fueron Laureano Ortega y Rafael Ortega, ambos integrando una comitiva enviada por Nicaragua a Rusia, en momentos que el dictador se queda más aislado.

En la imagen aparece la hija del dictador, Camila Ortega repartiendo la tradicional gorra entre los asistentes.

La última vez que apareció Ortega en la vida pública fue el pasado 8 de noviembre, un día después de las ilegítimas elecciones presidenciales que han sido desconocidas por más de 40 países y desde entonces no se ha dirigido a la nación pese a la lluvia de sanciones y cuestionamiento sobre su próximo periodo de gobierno a partir del 10 de noviembre.

«Esos que están presos allí son los hijos de perra de los imperialistas yanqui. Se los deberían llevar para allá, para los Estados Unidos, porque esos no son nicaragüenses. Dejaron de ser nicaragüenses hace rato, no tienen patria. Que se los lleven para allá, para que allá le sirvan como lo que son: esclavos del imperio, traidores de la patria», vociferó Ortega el 8 de noviembre en su última aparición.

Antes del 8 de noviembre y en víspera de las elecciones Ortega apareció constantemente a partir de septiembre, pero luego del proceso electoral viciado, retomó su habitual desaparición prolongada de la vida pública, su estilo poco inusual en el mundo de gobernar un país. Es su mujer Rosario Murillo, y a quien el dictador puso como vicepresidenta, la que ha aparecido pidiendo el fin de las sanciones.

Nicaragua acumula cuatro años sumergida en crisis política, que trajo como consecuencia tres años de contracción económica y desde entonces Ortega no ha dado señales para sacar al país del atolladero sino que ha creado las condiciones para hundir más al país en la miseria.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: