14
días
Desde que las instalaciones de LA PRENSA fueron tomadas y nuestro gerente general, Juan Lorenzo Holmann, fue detenido. ¡LA DICTADURA NO PUEDE OCULTAR LA VERDAD!

Los femicidios se han registrado en las zonas rurales del país. LA PRENSA / Archivo

Se reportan al menos 60 femicidios durante los primeros 10 meses del año

El observatorio independiente de Católicas por el Derecho a Decidir señala que en el actual contexto hay temor por denunciar y coloca a la Costa Caribe como la región con más casos de violencia contra la mujer

De enero al 1 de noviembre de este año, Nicaragua reporta unos 60 femicidios, de los cuales cuatro fueron registrados en septiembre, y otros cuatro en octubre, según el observatorio independiente de la organización feminista de Católicas por el Derecho a Decidir (CDD).

En los dos últimos meses, el organismo no ha brindado los detalles del monitoreo que realiza a nivel nacional (como la zona donde se registran más casos, las edades afectadas o el acumulado de femicidios frustrados) debido al pico de contagio de covid-19 y al contexto electoral. Está previsto que el informe lo presenten después de las elecciones.

«El equipo decidió quedar a perfil bajo (…) Existe el miedo porque estamos en un año electoral y en un año de desprotección porque el objetivo es cuidar las votaciones, pero no garantizar la seguridad de la ciudadanía», manifestó el organismo.

En septiembre, el organismo publicó el reporte de los femicidios registrados en los primeros 8 meses de este año, contabilizando 51, siendo la Costa Caribe Norte y Managua los lugares donde principalmente ocurrían estos hechos violentos. Del acumulado de casos, al menos 9 se dieron en el exterior.

El conteo que realiza esta organización es por medio de los reportes de colaboradores y medios de comunicación, así como de las denuncias familiares y ciudadanas, por lo que las cifras no son oficiales ni muestran el universo total y real de los femicidios que ocurren en el país. Es decir que la cantidad de casos puede ser aún mayor.

«Miedo hasta de denunciar»

La CDD destacó que en los últimos meses se ha visto un mayor miedo en las personas, familias y colaboradores para denunciar los casos de violencia machista. La organización consideró que esto se debe a la misma represión del régimen de Daniel Ortega, agudizada por el proceso electoral de este 7 de noviembre.

Lea además: «El femicida siempre se aprovecha de los contextos». La lucha por alcanzar justicia en los casos de femicidios

«Ahorita las personas están entretenidas con ese miedo de no poder denunciar la violencia, hay un silencio por la misma represión, veremos qué pasará después del 7 (de noviembre)», compartió la CDD.

El organismo reportó que la Costa Caribe se mantiene como el primer escenario donde se desarrolla una serie de violencia contra la mujer. «La Costa es un territorio machista, de violencia fuerte en contra las mujeres».

Una ciudadanía sin sensibilidad

La CDD enfatizó que este escenario que ha dejado la pandemia y la represión gubernamental —desempleo, migración y más pobreza, entre otras— deja más vulnerables a las mujeres y a una población insensible de esta problemática.

La organización ejemplificó la situación con el reciente femicidio de una joven de 21 años, en Chontales, donde su expareja la asesinó a machetazos en la vía pública. Este caso está incluido dentro de los 60 femicidios reportados este año.

«¿Qué estamos haciendo nosotros (la sociedad)? Se está normalizando la violencia y tenemos que hacer algo, podemos estar pendiente de ese hombre que viene en el bus acosando a la mujer y hacer algo, pero no normalizarlo (…) En Puerto Príncipe (Costa Caribe Sur) mucha gente dice ‘aquí hallas una mujer muerta y nadie dice nada’. Entonces la vida de la mujer no vale nada allí y ahora peor con este contexto que estamos viviendo», reprochó el organismo.

Lea además: María Teresa Blandón: «Somos una sociedad machista, violenta, discriminatoria y racista»

El organismo señaló que después de las elecciones presidenciales la situación para la mujer empeorará por la economía del país porque habrá más desempleo y flujo migratorio, sumado a la carga laboral del hogar (cuido de sus hijos, padres y hasta abuelo).

«Todo es una cadena de violencia que estamos viviendo y más esas mujeres del campo. Aquí es como si la vida no valiera nada, no tenemos empleo, no tenemos nada y la parte económica recae al final sobre la fuerza humana de las mujeres», planteó la CDD.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: