14
días
han pasado desde el robo de nuestras instalaciones. No nos rendimos, seguimos comprometidos con informarte.
SUSCRIBITE PARA QUE PODAMOS SEGUIR INFORMANDO.

¿Regresa el negocio de las tarjetas de crédito de los bancos? Solo este año se han aprobado más de 6,000

En Nicaragua este tipo de crédito venía en crecimiento, pero en el 2018, tras la crisis sociopolítica, el crédito en general se restringió como consecuencia de la fuga de depósitos y desde entonces su comportamiento ha venido en descenso. Esto parece cambiar en el 2021

Contenido Exclusivo CONTENIDO EXCLUSIVO.

Después de tres años de caída en la circulación de préstamos vía tarjetas de crédito, hasta la primera mitad del año se observa un crecimiento en este tipo de financiamiento rápido, pero aún no se logra llegar al nivel que se tenía en el 2017, el último año de repunte en la economía nicaragüense.

Entre enero y junio de este año, según cifras de la Superintendencia de Bancos y Otras Instituciones Financieras (Siboif), se registran 791,869 préstamos aprobados mediante tarjetas de crédito, lo que significa que hay 6,264 tarjetas nuevas circulando respecto al cierre del 2020 cuando habían 785,605.

Sin embargo los datos oficiales de la Siboif indican que el crecimiento de los primeros seis meses de este año no compensa la cantidad de dinero plástico que circulaba hasta junio del 2020, cuando habían 804,556, es decir que para entonces en el país se registraban 12,687 préstamos más de este tipo. Lo que indicaría entonces que la banca es hasta este año que ha reactivado estas aprobaciones.

Una tarjeta de crédito es una herramienta de financiamiento rápido, que tiene establecido un límite de dinero para compra o retiro. La mayor ventaja es la flexibilidad que le da al usuario, quien puede pagar sus saldos por completo en su fecha límite mensual o pagar el mínimo. Eso sí, el costo de este tipo de préstamo es alto respecto a otros créditos de mayor plazo.

Lea además: Qué hay detrás del fin de la era dorada de las tarjetas de crédito en Nicaragua, más de 400 mil fuera del mercado

En Nicaragua este tipo de crédito venía en crecimiento, pero en el 2018, tras la crisis sociopolítica el crédito en general se restringió como consecuencia de la fuga de depósitos y desde entonces su comportamiento ha venido en descenso, en parte porque cerca de 200 mil personas perdieron su empleo en el contexto de la crisis y muchas de estas no han podido recuperar sus plazas.

Por ejemplo si se compara con marzo del 2018 (antes que iniciara la crisis sociopolítica), cuando circulaban 1,190,961 préstamos en tarjetas, se han perdido hasta junio de este año 399,092 créditos de este tipo, según cifras de la Siboif. En saldo, el monto pasó de 11,917 millones de córdobas a 8,966 millones, equivalente a una reducción real de 2,951 millones de córdobas, de marzo 2018 a junio 2021.

Anteriormente el economista Néstor Avendaño explicó que la contracción en la colocación de tarjetas de crédito principalmente se debe a que se ha reducido fuertemente el empleo formal, el que generalmente usaba este financiamiento.

Lea también: Sistema Financiero Nacional con casi 269 mil cuentas de crédito menos en dos años

“Las tarjetas están más en manos de trabajadores del sector formal que del sector informal, esa es la razón más poderosa para explicar por qué se ha reducido el número y el saldo”, explicó Avendaño.

De hecho datos del Banco Central detallan que el mercado laboral formal ha crecido un cinco por ciento en los primeros cinco mes del año, pasando de 723,206 trabajadores al cierre de año a 760,499 en mayo de corriente, lo que significó 37,293 nuevos afiliados al Seguro Social. Eso explicaría por qué se ha observado una recuperación en colocación del dinero plástico en el primer semestre del año.

Sin embargo hasta mayo no se han podido recuperar aún 153,697 empleos formales que se perdieron desde el 2018.

La clase media y las tarjetas de crédito

El sociólogo y economista Óscar René Vargas indica que otras de las razones por la cual el financiamiento de las tarjetas de crédito ha sido lento, es porque los tres años de recesión han golpeado más duro a la clase media, que es la que hace más uso de este tipo de préstamos.

“La clase media con la crisis se redujo aproximadamente un 40 por ciento y eso influyó en la caída de este financiamiento, pero a su vez esto impactó en el consumo, fue un efecto en cadena. Ahora, la recuperación va a depender de la economía y del empleo, sin embargo hay un gran problema y es que al país le costará recuperar la inversión extranjera directa”, dijo Vargas.

Puede interesarle: Los cinco créditos más difíciles de conseguir en los bancos de Nicaragua, lo que ha provocado drásticas caídas en cartera desde el estallido de la crisis

Para el economista Maykell Marenco la reducción en el número y saldo de tarjetas de crédito en los últimos años se debe a dos posibles razones.

“El tema de las tarjetas de crédito tiene dos interesantes elementos, primero posiblemente las personas reformularon su estructura de consumo y dejaron de usar la tarjeta de crédito o puede ser que el banco les haya cortado este crédito, pero yo creo que las dos medidas sucedieron”, dijo Marenco.

“El tema de recuperación de las tarjetas de crédito era de esperarse porque la actividad económica en todos los sentidos está teniendo un ápice de recuperación este año, por lo tanto el nivel de consumo y otras variables de la demanda agregada es evidente que iban a tener un crecimiento relativo”, añadió Marenco.

Agregó que este leve repunte en el uso de las tarjetas de crédito a inicios de años no proviene de una mejora en el nivel de ingresos de las personas, sino que en parte la banca ha retomado la colocación de crédito, siempre bajo estrictas medidas de cautela.

Cabe destacar que en junio del año pasado la Siboif modificó el porcentaje del pago mínimo de los deudores de tarjetas de crédito de 3 a 2 por ciento, más los intereses corrientes y moratorios, precisamente para hacer frente a una mayor cantidad de morosos que se teme en el sector financiero por mayor desempleo, pero se desconoce el impacto que tuvo.

El peso de las tarjetas

Las tarjetas de crédito antes de la crisis eran uno de los principales negocios de los bancos. Del total de tarjetas de crédito que estaban circulando hasta junio de este año, 415,792 eran pagaderas en dólares y 376,077 en córdobas.

Además de los 1.11 millones de préstamos que hasta junio de este año tenían activos las instituciones financieras, el 71 por ciento de estos están concentrados en las tarjetas de crédito.

No obstante, la participación del monto global colocado a través del dinero plástico es menor dentro del saldo de la cartera crediticia, que hasta junio se situó en 125,871 millones de córdobas. De este último monto, las tarjetas representaban el 6.3 por ciento.

Tasa de interés

En cuanto a la tasa de interés, de los créditos en dólares a corto plazo que registra el BCN, todos hasta junio bajaron, con excepción del personal (que es donde estarían las tarjetas de crédito), que en junio se situó en 18.69 por ciento y en junio del año pasado andaba en 16.27 por ciento.

En el caso del crédito a largo plazo en dólares, en el crédito personal se observa una baja, aunque la tasa sigue siendo alta, al ubicarse en junio en 17.59 por ciento, inferior a la tasa de junio del año pasado que andaba en 19.55 por ciento.

Puede interesarte

×

El contenido de LA PRENSA es el resultado de mucho esfuerzo. Te invitamos a compartirlo y así contribuís a mantener vivo el periodismo independiente en Nicaragua.

Comparte nuestro enlace:

Si aún no sos suscriptor, te invitamos a suscribirte aquí