14
días
han pasado desde el arresto de nuestro gerente Juan Lorenzo Holmann, y la toma de las instalaciones. Nuestra Redacción está hoy en el exilio. ¿Vas a permitir que la dictadura se salga con la suya?

Las ventas de perecederos en el Mercado de Mayoreo estuvieron bajas este fin de semana, señalaron los comerciantes. LA PRENSA/JADER FLORES

Crisis económica se percibe en el mercado; ventas de perecederos están lentas

Dos comerciantes del Mercado de Mayoreo relatan la poca demanda que enfrentan y las pérdidas que amenazan sus negocios

Alrededor de 600 piñas se le pudrieron al comerciante Martín Lumbí la semana pasada. Tuvo que botarlas porque nadie se las compra, y aunque no quiere revelar de cuánto fue su pérdida monetaria, asegura que se defiende con lo que ha quedado de la fruta.

Vende las tres piñas en 20 córdobas y los únicos días buenos para él son los domingos. “El resto (de días) está palmado. Vendo dos o tres unidades o media docena”, dice.  Lo mismo le sucede a Auxiliadora García. Todos los días llega al mercado Mayoreo desde Masaya con limones, naranjas agrias, melones, mamones, sandías y demás frutas tropicales.

Doña Chilo, como le llaman en el mercado, vende a 30 córdobas los 25 limones y a 40 córdobas los tres melones; al igual que Lumbí, tiene las piñas a tres por 20, pero hay algunas que tienen más de cuatro días sin poder venderse. Cuando llueve es todo un caos. Todos los comerciantes del sector de perecederos buscan como cubrir sus frutas y verduras con plástico negro. Si se les mojan, pueden perderlas.

La venta estuvo “pareja” el domingo con el resto de la semana, dice doña Chilo. Pensó que podría vender más, pero aún guarda las esperanzas en el próximo fin de semana, después de la fecha de pago porque en estos días “no tiene reales la gente”, lamenta, mientras le pide una bolsa a su hija adolescente para guardar unos pipianes que no pudo vender.

Asimismo, lo confirma la ciudadana que solamente se identifica como María de los Ángeles. Lleva un enorme saco con verduras, frijoles, carne y otros productos, pero se queja de que todo está caro.

Se ha pasado la mañana rebuscando los mejores precios y regateando con los comerciantes para estirar el dinero. “Están altos los precios, está caro todo”, dice mientras pregunta por unas papayas pequeñas. “A 20 la papayita”, le responde un joven. María de los Ángeles da la vuelta, pues considera que el precio no es justo respecto al tamaño de la fruta.

LEA: Los números que confirman que el régimen de Daniel Ortega le mintió a los más pobres hace dos años

De la misma manera rebuscan miles de nicaragüenses a diario en los diferentes mercados del país. La crisis económica, que deviene de la crisis política, cada vez les golpea más el bolsillo, sobre todo porque los salarios se mantienen, el desempleo aumenta y la canasta básica sube sin dar tregua.

Canasta básica cerca de los 15 mil córdobas

Las cifras del Instituto Nacional de Información de Desarrollo (Inide) detallan que hasta mayo de este año la canasta básica se calculó en 14,957.11 córdobas, es decir, que aumentó 430.77 en cinco meses, desde diciembre del año pasado, cuando se ubicó en 14,526.34.

Los meses de febrero y marzo fueron cuando la canasta básica alcanzó las cifras más elevadas, sobre los 15 mil córdobas. En el tercer mes del año, la cesta familiar llegó a costar 15,036.79, mientras que el mes anterior se calculaba en 15,032.35 córdobas.

Para el economista Luis Murillo, los nicaragüenses vienen ahogándose desde hace tres años, cuando estalló la crisis política

El especialista explica que desde entonces han habido aumentos salariales muy pobres, mientras los precios de la canasta básica suben, así como el de los combustibles. El último aumento salarial fue este año entre el uno y el tres por ciento,  mientras la inflación se encuentra en 4.5 por ciento.

Además, estos son solo los precios de la canasta básica, donde no se incluyen una serie de gastos que la población debe hacer mes a mes como el pago de servicios básicos, colegiaturas de los hijos, deudas, entre otros.

Otra cifra que continúa en constante aumento es la del desempleo, añade Murillo. El desempleo abierto se encuentra en 4.9 por ciento, más un 44 por ciento de subempleo y un 32 por ciento de empleo equivalente, según cifras oficiales.

Además, el nivel de informalidad laboral también aumentó en estos tres años de crisis. Pasó del 70 al 82 por ciento, estima Murillo y señala que “en esta economía ha aumentado la informalidad producto de las diferentes crisis (política y sanitaria)”.

Nicaragüenses se defienden

Sin embargo, doña Chilo no entiende de cifras. Ella solo espera “que todo esto se componga” y poder sacarle ganancias a sus frutas y verduras que cada día trae desde Masaya. La naranja agria, el limón, la piña de mamón y la pitahaya es lo que más vende. “Con eso me defiendo”, dice.

La mujer asegura que la ganancia que saca de la venta es muy poca y no siempre es lo que ella calcula. A veces es mucho menos. “Esto está duro. No todos los días es de fiesta”, comenta.

LEA: Canasta básica cede en abril apenas 98 córdobas, pero acumula 400 córdobas de alza en 2021

Las mismas cifras del Inide reflejan que hay un alza en los alimentos, los cuales integran el 67 por ciento de la canasta básica. Los alimentos han tenido un alza de 345.11 córdobas desde diciembre del 2020 hasta mayo del 2021.

Los que más han incrementado su precio son el arroz, aceite, leche, huevos, tortilla, pan, posta de res, posta de cerdo, chuleta de pescado y repollo, mientras hay otros perecederos como el tomate, cebolla, papa, ayote y chiltoma que bajaron de precio en los últimos meses.

Mientras tanto, María de los Ángeles regatea hasta con el muchacho de la caponera para que la lleve cerca de su casa por un buen precio y con su enorme saco de compras. “¿Y por qué tan caro?”, le pregunta, y el joven acepta una rebaja.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: