14
días
han pasado desde el robo de nuestras instalaciones. No nos rendimos, seguimos comprometidos con informarte.
SUSCRIBITE PARA QUE PODAMOS SEGUIR INFORMANDO.
Según experto, Nicaragua iría por el camino de Venezuela y Cuba.

Según experto, Nicaragua iría por el camino de Venezuela y Cuba. LA PRENSA/Tomada del

Las consecuencias que Ortega acarrearía para él y su partido si comete fraude en las elecciones de noviembre

Estos son los escenarios que analistas plantean en caso que Ortega decida cometer un fraude electoral en noviembre, que golpearía a todos los sectores sociales y económicos.

Las decisiones que vaya a tomar Daniel Ortega sobre las elecciones de noviembre de este año repercutirán de manera radical no solo para  Nicaragua, sino hasta para él mismo y su partido, advirtieron analistas, que señalaron que de entrada  enfrentaría a una “ilegitimidad de origen”. Para evitar eso, debe apurar las profundas reformas electorales que exige Nicaragua antes de celebrar comicios.

Pero además los analistas advierten que Nicaragua también podría  sufrir sanciones si Ortega es irreconocido por la comunidad internacional. El exembajador Mauricio Díaz  enfatiza que las decisiones que tome el dictador además de marcar a los nicaragüenses, también definirán el futuro del mismo dictador.

El también exdelegado de Nicaragua ante la Organización de Estados Americanos (OEA) señala que este organismo está pendiente de lo que ocurre en el país.

A menos de 11 meses para que en Nicaragua se celebren las cruciales elecciones, hasta ahora el régimen de Ortega no ha dado señales para que hacer las reformas que demandan no solo los nicaragüenses sino también la comunidad internacional y en semanas recientes Ortega dejó entrever su interés de permanecer en el poder más allá del 2021, cuando anunció que llamará a diálogo hasta el 2022.

Le puede interesar: Hacía dónde va Ortega y el futuro incierto de Nicaragua 

“Ya se planteó de que deberían de darse reformas al sistema electoral en mayo, pero solo hemos visto señales negativas. El destino del país está en manos de las decisiones que tendrá que tomar el gobierno”, dijo Díaz.

Otra de las variantes que se deben esperar es ver la postura del nuevo gobierno del presidente Joe Biden, en Estados Unidos, además de las medidas que vaya a tomar la Unión Europea. Otros aspectos de importancia para Díaz es la falta la movilización ciudadana para ejercer presión, pero igualmente asegura que entiende que el actual estado policial no lo permite que se ejerza el derecho a la movilización.

“La protesta ciudadana fue sofocada con sangre y fuego. Si no hay señales de retornar al sistema de la OEA de elecciones limpias, pronto nos vamos a transformar en un estado paria”, enfatizó.

Díaz asegura que hay muchas posibilidades de que Nicaragua se convierta en una especie de Cuba o Venezuela, de seguir con el modelo actual.

Ilegitimidad

No es primera vez que se habla de “ilegitimidad” en el caso de Nicaragua, en abril de 2019 durante durante una sesión extraordinaria de la OEA, el profesor Harold Rocha, presidente de Nicaraguan-American Center for Democracy, habló de la importancia que tuvo el control del poder judicial para la reelección presidencial de Ortega en 2011. Rocha dijo que “no existe un derecho humano a la reelección”, lo que hace del régimen de Ortega un “gobierno ilegítimo”.

Esta valoración sobre la ilegitimidad de origen de Ortega estaba dirigida para reforzar la demanda de adelanto de elecciones en aquel momento y además, según palabras de Julio Icaza, exrepresentante de Nicaragua en la ONU,  esa exposición preparó el terreno para un eventual “desconocimiento del gobierno de Ortega”.

“Esto es algo que la OEA ya ha hecho en el caso del gobierno de (Nicolás) Maduro (en Venezuela); aunque las circunstancias en Nicaragua son diferentes, donde no existe un poder alternativo legítimo como el de (Juan) Guaidó (declarado presidente de un gobierno provisional venezolano), por ser presidente de una Asamblea Nacional electa democráticamente”, explicó Icaza.

“Se debe presionar desde ya”

El sociólogo y economista, Óscar René Vargas, opina que hay varios posibles escenarios que pueden darse al finalizar el 2021. Según el economista, Ortega podría utilizar unas elecciones fraudulentas simplemente para legitimarse en el poder y que esto repercutiría en más violaciones a los derechos humanos de los nicaragüenses.

Vargas también destaca el papel que pueden tener los Estados Unidos en presionar a la dictadura y la presión a lo interno que haga la oposición y la ciudadanía.

Lea: ¿Por qué la Unión Europea no ha sancionado de nuevo a Daniel Ortega? 

“Si el movimiento social presiona en las calles, Ortega deberá de cambiar estrategia. Por eso no deja de reprimir porque si sale la gente a las calles, Ortega cae antes de las elecciones. O en el mejor de los casos para él, cae en las mismas elecciones”, apuntó Vargas.

En el caso de que Ortega perpetre un fraude electoral y la comunidad internacional no le reconozca, el sociólogo solo augura más sanciones personales para la dictadura y en el peor de los casos que Nicaragua sea eliminada de tratados de libre comercio, perjudicando a toda la ciudadanía.

“Pero para evitar todo esto se debe presionar desde ya. También se está por saber si el gran capital le seguirá el juego a Ortega”.

Sería una tragedia, pero oposición se fortalecería

Pero más allá de ese escenario, ¿qué pasaría con la oposición si Ortega decide cometer un fraude electoral?

Para el exdiputado liberal, José Pallais, este escenario sería una “tragedia para Nicaragua”, aunque reconoce que para la oposición habrían mejores condiciones al enfrentarse a un gobierno aislado.

“Si Ortega se niega y trata de imponer una farsa la Coalición Nacional deberá valorar en su momento. La comunidad internacional apoya la salida pacifica, y no sería reconocido. Se seguiría luchando, pueden ser mejores condiciones frente a un gobierno aislado. Sería una tragedia para el país pero Ortega se daría cuenta que imponer una victoria con una farsa no lleva a ningún lado.

Pallais que también es miembro de la Coalición Nacional, insistió en que pase lo que pase en las elecciones de 2021 el objetivo siempre será la democratización de Nicaragua y que si Ortega comete fraude, se seguirá luchando desde la oposición.

El camino de Maduro

En 2019 el régimen de Nicolás Maduro en Venezuela, no fue reconocido por Estados Unidos y la mayor parte de la comunidad internacional. Este aislamiento también se trasladó a la OEA e incluso Paraguay rompió relaciones diplomáticas con Venezuela.

Según ambos expertos esto podría ocurrir en Nicaragua si el dictador realiza un fraude electoral. Esta semana el mismo Maduro, asfixiado por las sanciones impuestas por la administración de Donald Trump, dijo estar dispuesto a mejorar las relaciones con Estados Unidos e hizo un llamado al nuevo presidente.

“Ya llamo a que el nuevo gobierno de Estados Unidos supere la demonización que han hecho de la revolución bolivariana del comandante Chávez, de Nicolás Maduro y pase la página a tanta mentira y tanta manipulación”, dijo el dictador venezolano.

Maduro, al igual que Ortega,  estaría esperando una postura “más moderada” por parte de Estados Unidos, aunque Joe Biden ya le llamó “dictador” y miembros de la nueva administración también han mostrado una postura fuerte contra el régimen chavista.

Política EEUU elecciones OEA oposición Ortega archivo

Puede interesarte

×

El contenido de LA PRENSA es el resultado de mucho esfuerzo. Te invitamos a compartirlo y así contribuís a mantener vivo el periodismo independiente en Nicaragua.

Comparte nuestro enlace:

Si aún no sos suscriptor, te invitamos a suscribirte aquí