14
días
Desde que las instalaciones de LA PRENSA fueron tomadas y nuestro gerente general, Juan Lorenzo Holmann, fue detenido. ¡LA DICTADURA NO PUEDE OCULTAR LA VERDAD!

La lista la encabeza un narco que por años estuvo prófugo: Amaury Paudd, que fue atrapado en 2017 y condenado a 30 años. LA PRENSA/ARCHIVO.

Nicaragua quiere repatriar a Colombia a peligrosos narcos y asesinos

En la lista está Amaury Paudd, el peligroso narcotraficantre que dirigió una emboscada contra el Ejército en la que murieron dos militares

Contenido Exclusivo CONTENIDO EXCLUSIVO.

La Corte Suprema de Justicia (CSJ) pretendió sacar de la cárcel modelo de Tipitapa en medio de la pandemia del Covid-19, a 24 peligrosos reos colombianos condenados en Nicaragua por asesinato atroz, tráfico internacional de drogas, crimen organizado, entre otros delitos graves y enviarlos a su país natal sin un procedimiento legal contundente, según documentos en poder de LA PRENSA.

Entre los 24 reos están Amaury Paudd o Amaury Carmona, un peligroso narco condenado en 2017 a 30 años de prisión por haber dirigido un ataque a balazos a una patrulla del Ejército en Walpasiksa; Luis Pineda Cadavid, acusado de la masacre de policías en la estación de Bluefields en 2004; Evert de los Ríos Ospina, quien participó en el desmembramiento de un tumbador de drogas en Villa El Carmen el año pasado, entre otros reos, según documentos del Poder Judicial.

Sin embargo, los reos no pudieron salir de la cárcel e irse a su país porque Colombia se negó al traslado, alegando que no había un convenio entre ambos países e insinuando que no iba a tener un sustento legal en caso de que los reos pidieran a tribunales de ese país su libertad. Y pidió a las autoridades locales una explicación.

Puede interesarle: Emboscada de toda Walpasiksa

En medio de la pandemia, el 31 de julio de 2020, el secretario de la CSJ, Rubén Montenegro, contestó una carta a la Cancillería, que sirvió de intermediaria entre el Poder judicial y la embajada de Colombia en Managua, explicando el mecanismo para el traslado de los reos.

“El mecanismo legal aplicable para los 24 presos colombianos que cometieron delitos en nuestro país y cuya pena excede los 5 años de prisión, como es el caso, lo que cabe es el traslado de condenados, el traslado se tendría que realizar en el marco del principio de reciprocidad y razones humanitarias”, dijo Montenegro en una carta ante dudas planteadas por la embajada de Colombia.

Aquí puede leer el documento completo

“Los condenados terminarían de cumplir sus penas en Colombia, garantizándose de esta manera que los delitos cometidos no queden en la impunidad”, ratificó el funcionario nicaragüense.

Pero Colombia no estaba muy clara qué mecanismos legales debían usarse y no aceptó el traslado de los reos, según información a la que ha tenido acceso LA PRENSA, compartida por el consulado colombiano en Managua a los familiares de los presos.

Lea además: Masacre de policías en Bluefields

Incluso, la familia de los presos estaba dispuesta a pagar un vuelo chárter que aterrizaría en Bogotá. Pero mientas ambos países se ponen de acuerdo, los peligrosos reos continúan en las celdas nicaragüenses.

¿Quiénes son los peces gordos?

Amaury Paudd, el hombre que se estableció en Walpasiksa

Tiene tres nombres: Amaury Carmona Morelo, José Alberto Ruiz Cano y Amaury Paudd, por años lideró una célula narco que transportaba cocaína por el caribe, saliendo de San Andrés en Colombia y haciendo escala en la zona de Walpasiksa. Su desgracia comenzó en 2009 cuando una avioneta cargada con drogas tuvo un accidente en el caribe norte. La Fuerza Naval fue en su búsqueda y los pobladores salieron armados en defensa del narcotraficante. Dos militares murieron y otros tantos fueron heridos.

El ataque desnudó la estructura narco de Paudd, se decomisaron casas, discotecas, vehículos y él se fue a huir, pero siguió en sus andanzas. En 2017 fue atrapado y condenado a 30 años de prisión por asesinato, transporte ilegal de estupefacientes, crimen organizado, lavado de dinero y uso de armas restringidas. Hasta julio pasado cuando la CSJ avisó que el narcotraficante estaba en la lista había cumplido, tres años, cinco meses y 24 días en prisión.

Luis Pineda Cadavid, el narco de la matanza de policías en Bluefields

En 2004 los nicaragüenses se levantaron con una trágica noticia. La estación policial de Bluefields fue asaltada y cuatro agentes policiales: Ruth González, Roger Villachica, Johnny Dometz y Juan José Fúnez, fueron degollados en la madrugada. Una agente, Estela Balderrama se saltó herida por una ventana y sobrevivió.

Las autoridades dijeron que habían sido sicarios colombianos liderados por Luis Pineda Cadavid y otros cómplices nicaragüenses. Por años huyó de la justicia hasta que en 2008 fue atrapado y sentenciado por un juez de Bluefields a 30 años por asesinato atroz. Al momento que el secretario de la corte, Rubén Montenegro envió la carta informando que estaba en la lista, había cumplido 12 años, cuatro meses y 13 días en prisión.

Evert de los Ríos Ospina, El descuartizador de tumbadores de droga

El año pasado la policía de Nicaragua encontró un cuerpo desmembrado en la carretera que va de Managua a Villa El Carmen. El cuerpo estaba en pedazos en medios de sacos. Se trataba de un ex convicto por drogas que fue llevado hasta una finca y ahí desmembrado por un aparente lío por drogas.

Por el caso fueron procesados el diputado del FSLN del Parlamento Centroamericano Francisco Sarria, guatemaltecos, otros nicaragüenses y el colombiano Evert de los Ríos Ospina, que fue colocado en la lista de “transferible hasta Colombia” a pesar de que, al momento de ser puestos a la orden a la embajada de ese país en Managua, llevaba 10 meses y cuatro días en prisión. Y había sido condenado por un juez de primera instancia a 30 años de cárcel.

Luis Felipe Ríos Castaño ¿El periodista que era espía?

Periodista
Luis Felipe Ríos (de camisa celeste) al momento de ser llevado a los juzgados. LA PRENSA/ARCHIVO

En 2012, Nicaragua detuvo a un periodista de una revista de temas de seguridad y defensa y lo acusó de espiar al Ejército de Nicaragua por encargo de las fuerzas militares de Colombia. Ambos países, Nicaragua y Colombia, vivían un impasse en aquel momento por los juicios en La Haya.

El periodista fue sentenciado por violación de secretos de Estado y condenado a 16 años de prisión. En julio, cuando Nicaragua lo puso a disposición de Colombia, llevaba ocho años, 1 mes y 17 días en la cárcel.

Los otros peligrosos colombianos

La lista de los 24 colombianos la integran Abel Tórrez, Alcinton Castro, Alfredo Fraquere, Antonia Jarquín, Diego Gómez, Everth Pacheco, Geovanny Córdobas, Gonzalo Rugeles, Javier Eucastegui, Jhony Figuero, Jhonh Becerra, Juan Hernández, Juan Riasco, Kevin Pérez, Onel Pacheco, Óscar Ángulo, Ovid Bryan, Rubiano Guerrero, Samuel Benavidez y Yeison Pérez. Todos condenados por tráfico de drogas y crimen organizado.

Rugeles y Eucastegui fueron acusados de pertenecer a la banda de Henry Fariñas. LA PRENSA buscó durante semanas a la embajada de Colombia para tener una versión de los intentos de Nicaragua para repatriar a los reos colombianos, pero fue imposible.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: