14
días
Desde que las instalaciones de LA PRENSA fueron tomadas y nuestro gerente general, Juan Lorenzo Holmann, fue detenido. ¡LA DICTADURA NO PUEDE OCULTAR LA VERDAD!

Nicas hacen fila en Panamá para abordar el bus que los traerá de regreso a su país. LA PRENSA/ CORTESÍA

Más de mil nicaragüenses con estatus irregular en Panamá salen hacia Nicaragua

Las autoridades migratorias de Panamá, Costa Rica y Nicaragua llegaron a un acuerdo para darles salida humanitaria. Los afectados esperan no tener problemas para ingresar al país

Unos 1,300 nicaragüenses cuyo estatus legal en Panamá es irregular regresarán a Nicaragua  este 2 de julio, luego de que Panamá, Costa Rica y Nicaragua llegaran a un acuerdo para darles salida humanitaria. Los afectados esperan que las autoridades migratorias  nicaragüenses no les ponen trababas en la frontera sur con Costa Rica.

Este miércoles a las 6:00 p.m salieron siete buses en caravana con nicaragüenses indocumentados desde Panamá hacia Costa Rica, cuyas autoridades acordaron con autoridades de Panamá no ponerles trabas, porque ya les realizaron a todos la prueba del Covid-19 y todos salieron negativos.

«Por la pandemia la situación económica se puso difícil, la cuarentena se ha extendido. Solo dan dos horas para salir a trabajar y tenes que salir con un permiso y ese permiso no se lo dan a indocumentados por lo que la manutención en este país es difícil», dijo uno de los afectados que prefiere no dar su nombre.

Puede interesarle: Rosario Murillo anuncia ingreso de nicaragüenses procedentes de Panamá

Daniela Orozco, que ha estado muy pendiente del traslado de sus compatriotas aseguró que hay unos 1,300 nicas indocumentados en Panamá y la están pasando mal económicamente, por lo que pidieron a las autoridades migratorias de ese país que les ayudaran a salir. «Hay personas que fueron corridas de los apartamentos que alquilaban por falta de pago y ya no podían seguir así. A todos se les hizo la prueba del Covid-19 para que pudieran viajar», detalló Orozco.

Acuerdo entre países

Luego de una reunión tripartita entre las autoridades migratorias de Panamá, Costa Rica y Nicaragua, se acordó que  se les dará salida humanitaria a todos los ciudadanos nicaragüenses que deseen retirarse de Panamá, para retornar a su país, pero de manera organizada. Así lo publicó Migración de Panamá en su sitio web.

En la reunión se establecieron  lineamientos o reglas que los nicaragüenses deben cumplir para coordinar su salida, entre éstos, que sólo se permitirá la salida o viaje de hasta 65 personas a la vez, cada grupo de salida debe contar con un líder o coordinador que será el encargado y responsable de organizar todos los trámites para la salida.

El coordinador debe enviar un listado con las generales de todas las personas del grupo (pasaporte, documentos, direcciones, etc.) al Servicio Nacional de Migración vía correo electrónico, con 6 días de anticipación al día propuesto para el viaje.

«Este listado será remitido al Servicio Nacional de Migración de Panamá, así como a Costa Rica y Nicaragua, para coordinar todos los pasos migratorios, y así establecer una fecha para el viaje, de acuerdo a las respuestas de Nicaragua, que se le comunicará solamente al coordinador del grupo», se lee en la nota.

Este es el único procedimiento de tránsito de personas nicaragüenses que será permitido, por lo que las autoridades costarricenses rechazarán a toda persona migrante que quiera ingresar al país sin este procedimiento tripartita.

Lea también: Nicaragua, el único país de Centroamérica con las fronteras abiertas para los extranjeros pero cerradas para los nacionales

Exiliados por motivos políticos

Según Orozco a las 10 de la noche de este miércoles saldrán otros seis buses con nicas indocumentados de Panamá hacia Costa Rica. «Si no hay trabas después del medio día estarán llegando los 15 buses con compatriotas a Nicaragua. Hicimos coordinaciones con organismos de derechos humanos y Cruz Roja internacional para que sepan quienes van trasladándose, porque entre ellos hay unos 250 exiliados por la situación de persecución del estallido social de abril de 2018. El retorno no es conveniente, pero la situación aquí está peor», recalcó Orozco.

Este 1 de julio, el Servicio Nacional de Migración de Panamá dejó claro a todos los extranjeros que se encuentran en territorio panameño, que la República de Panamá se mantiene en restricciones de movilidad, por motivo de la pandemia del Covid-19.

Este pronunciamiento se da con motivo de los anuncios hechos público por grupos de ciudadanos nicaragüenses, que deja saber la planificación para movilizarse masivamente en buses (de 15 a 20, según informes recibidos) hacia la frontera con Costa Rica, con la intención de seguir en retorno a su país. Al parecer estos movimientos se darían fuera del proceso contemplado en el acuerdo.

«En estos momentos, todo movimiento migratorio debe estar debidamente autorizado por el Ministerio de Salud y el Servicio Nacional de Migración, así como por el país receptor, y cualquier ciudadano, del país que sea, debe cumplir con esta disposición, de lo contrario se expone a rendir cuentas a las leyes y reglamentaciones emitidas por los Decretos que regulan la movilidad de cuenta al Covid-19.  Igualmente expone su propia salud al salir sin las medidas de seguridad sanitarias debidas», se lee en el comunicado de Migración de Panamá publicado en su sitio web.

Lea también: Costa Rica establece regla para el paso de nicaragüenses que retornan a su países desde Panamá

Anuncio en Nicaragua

El 30 de junio pasado, la primera dama y vicepresidenta del país, Rosario Murillo, anunció que este martes ingresarían al país 49 nicaragüenses que trabajaban en Panamá, como parte de un «modelo ordenado y seguro» de retorno, que aparentemente implica ponerlos en cuarentena en sus domicilios.

De esta manera el régimen de Daniel Ortega aparentemente pone fin a su indiferencia frente al drama de los nicaragüenses varados en las fronteras o altamar, quienes regresan a Nicaragua por los estragos de la pandemia en la economía de la región, pero se les impedía entrar al país.

Murillo también confirmó la entrada de los 135 nicaragüenses que se estuvieron varados en altamar por más de tres meses, a través de un vuelo procedente de Curacao. La primera dama aseguró que están garantizando la cuarentena de estas 135 personas en sus respectivos municipios, hasta donde fueron llegados a dejar con el resguardo de la Policía y autoridades de salud. Detalló que estas personas son de Carazo, Bluefields y Managua.

Régimen argumentaba cierre de fronteras

En los últimos meses, el régimen de Ortega había impedido el ingreso al país de nicaragüenses que trabajan para empresas que realizan cruceros o que se encuentran en embarcaciones turísticas, argumentando el cierre de fronteras, pese a que oficialmente Nicaragua es un país que no había cerrado sus vías de acceso.

La Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) ha informado de al menos 500 nicaragüenses que quieren ingresar al país pero que se encuentran varadas en embarcaciones o en Islas vecinas. Los nicaragüenses varados son en su mayoría originarias de la costa Caribe del país. Royal Caribbean, Princes Cruise Line, Carnival Glory, Norwegian Cruise Line entre otras, son las compañías turísticas donde han permanecido varados cientos de nicaragüenses, desempleados por el coronavirus.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: