14
días
Con nuestro gerente general Juan Lorenzo Holmann, detenido e instalaciones tomadas. ¡LA DICTADURA NO PUEDE OCULTAR LA VERDAD! ¡LA DICTADURA NO PUEDE
OCULTAR LA VERDAD!
Con nuestro gerente general Juan Lorenzo Holmann, detenido e instalaciones tomadas. #LibertadParaLosPresosPolíticosdeNicaragua #LibertadParaLosPresos
PolíticosdeNicaragua
Managua, Antigua catedral de Managua, Vieja Managua

Una torre de la antigua catedral de Managua, capital de Nicaragua, se asoma al primer plano. Se aprecian luego la Casa de los Pueblos y el Teatro Nacional Rubén Darío. LA PRENSA/Agencias.

Managua, la ciudad que menos perdió capacidad turística por impacto de la crisis política y la recesión, según el Intur

Managua es la principal vía de entrada de los turistas con mayor capacidad de gasto, que vienen principalmente vía aérea. En la ciudad se concentra sobre todo el turista que viene por motivos de negocios, religiosos y eventos corporativos.

Aunque Managua concentró gran parte de la violencia estatal desatada por el régimen de Daniel Ortega contra la población, los números del Instituto Nicaragüense de Turismo (Intur) reflejan que este departamento habría sido uno de los menos dañados por los estragos de la recesión en el turismo en cuanto a pérdida de establecimientos y negocios.

El año pasado, según datos del Intur, Managua cerró con 2,460 establecimientos turísticos, incluidos centros de alojamientos. Comparado con el año anterior, hay una disminución de 51 locales, lo que representa una merma mínima si se compara, por ejemplo, con Granada que sufrió el cierre de 202 establecimientos turísticos, entre hoteles, restaurantes, bares y otros sitios similares.

Lea además: La sorprendente recuperación del turismo en Nicaragua, según las cuentas de Hacienda

Managua concentra el 27.1 por ciento de toda la capacidad de alojamiento y servicio para el turismo, que es de 9,081 establecimientos en todo el país.

¿En qué áreas se registraron cierres de negocios en la capital?

Según las cifras oficiales, en el área de alimentos y bebidas, ahora en Managua hay 66 locales menos. En el 2018 el Intur registraba en la ciudad 1,747 negocios de este tipo frente a los 1,813 en el 2017.

Se perdieron principalmente restaurantes y centros recreativos, aunque se abrieron nuevas cafeterías. Solo en restaurantes en Managua ahora hay 557 frente a los 618 que habían en el 2017.

También cerraron centros de alojamientos. Para recibir a los turistas ahora Managua cuenta con una capacidad de 220 establecimientos (albergues, aparto hotel, pensión, hoteles)  para pernoctar, mientras que en el 2017 eran 231, es decir una pérdida de 11. Se clausuraron principalmente hostales familiares.

Lea también: Granada, la ciudad turística que más perdió con la crisis del 2018

Esa situación provocó que ahora la ciudad tenga menos habitaciones. Se pasó de tener un inventario de 4,141 habitaciones en el 2017 a 4,075 el año pasado, lo implicó la pérdida de 66 unidades, lo que ocasionó que hayan menos camas para recibir a los viajeros.

En el 2018 el Intur registra una disponibilidad de 6,725 camas (25.9 por ciento de todas las camas que existen en Nicaragua destinadas para atender a los turistas), inferior a las 6,925 unidades que habían en el año anterior.

Según el Intur el año pasado se aprobaron seis proyectos de inversión en el sector turístico de Managua, lo que significó 5.57 millones de dólares. Se harán principalmente en el área hotelera, sitios públicos de interés turísticos, alimentos, bebidas y diversión, así como filmación de películas y eventos vinculados a esta actividad económica.

Managua es la principal vía de entrada de los turistas con mayor capacidad de gasto, que vienen principalmente vía aérea. En la ciudad se concentra sobre todo el turista que viene por motivos de negocios, religiosos y eventos corporativos.

Lea además: La Calzada, el corazón turístico de Granada, agoniza herida por la represión del orteguismo

El año pasado debido a la violencia estatal contra los manifestantes, Managua se convirtió en el mayor campo de ataque de las fuerzas paramilitares contra los civiles, cuyos tranques en los barios fueron levantados a punta de balas. Esto generó que los hoteles operaran a su nivel más bajo en años, lo que reflejaba la magnitud del impacto de la crisis en el turismo.

Entre enero y diciembre del año pasado ingresaron al país 1.2 millones de turistas, mientras que en igual lapso de 2017 fueron 1.7 millones, lo que implica una caída del 29 por ciento.

En cuanto a la generación de divisas, Intur revela que el año pasado este sector aportó 544 millones de dólares, 296 millones de dólares menos que en el 2017, cuando la industria sin chimenea registró 840 millones de dólares.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: