14
días
Con nuestro gerente general Juan Lorenzo Holmann, detenido e instalaciones tomadas. ¡LA DICTADURA NO PUEDE OCULTAR LA VERDAD! ¡LA DICTADURA NO PUEDE
OCULTAR LA VERDAD!
Con nuestro gerente general Juan Lorenzo Holmann, detenido e instalaciones tomadas. #LibertadParaLosPresosPolíticosdeNicaragua #LibertadParaLosPresos
PolíticosdeNicaragua
El desempleo en Nicaragua obliga a muchos a ganarse la vida en las calles, es decir en el sector informal. LA PRENSA/ CORTESÍA PNUD

El desempleo en Nicaragua obliga a muchos a ganarse la vida en las calles, es decir en el sector informal. LA PRENSA/ CORTESÍA PNUD

¿Qué es la economía popular que pretende potenciar Ortega y por qué puede dañar a millones?

Nicaragua no podría vivir de la economía popular porque la mayor parte del empleo generado en esta es precario e informal, de muy baja productividad e ingresos

El dictador Daniel Ortega aseguró el pasado sábado que impulsaría la economía popular para reactivar el crecimiento y hacer frente a la Nica Act, lo que puede significar para los nicaragüenses un remedio peligroso dado a que puede empeorar la productividad y los ingresos de millones de trabajadores, advirtieron ayer distintos economistas.

Además Ortega no dijo  en su discurso cómo atendería técnica y financieramente a ese segmento económico, en momentos que lo que más escasea en el Estado es el dinero, debido al estancamiento económico y  la reducción de la recaudación fiscal.

La Nica Act es una iniciativa legislativa en Estados Unidos que busca cerrar el grifo financiero al régimen de Ortega a nivel internacional. El dictador por ende pretende amortiguar el impacto impulsando la economía popular.


Te recomendamos: Ileana Ros-Lehtinen, el rostro tras la Nica Act


El problema es que la economía popular- que pretende impulsar Ortega como nuevo modelo económico en Nicaragua- se nutre de los trabajadores por cuenta propia, que en Nicaragua suelen caracterizarse por tener bajos niveles de productividad, precarios ingresos y sin acceso a tecnología y financiamiento.

Crecimiento económico, SUBEMPLEO, Nicaragua
Los subempleados son “los ocupados que trabajan menos de las horas establecidas por semana por causas involuntaria. LA PRENSA/ ARCHIVO

El economista Luis Murillo explica que la economía popular juega un papel importante, proveyendo fuentes de sobrevivencia a extensos segmentos de la población, y por ello requiere ser apoyado, sin embargo aclara que Nicaragua no podría vivir de la economía popular porque la mayor parte del empleo generado en esta es precario e informal, de muy baja productividad e ingresos.

Lea también: 

“Ninguno de los gobiernos se ha preocupado por una política real para poder apoyar a este sector, una política de innovación, una política crediticia, sino más bien incentivaron para que se generara una informalidad: no pago de impuesto, no registro de sus operaciones de manera formal y prácticamente las políticas solo estaban dirigidas a la gran empresa a través de millonarios subsidios”, dijo Murillo.

Te puede interesar: Ortega hunde a la economía de Nicaragua en una grave crisis

El economista advierte que si Nicaragua se sostuviera sólo de la economía popular, los niveles de pobreza se elevarían, muchos caerían en la indigencia y el caos sería mayor, una situación muy similar a la que vive Venezuela.

Murillo planteó que si a la economía popular se le hubiera atendido desde hace años en Nicaragua, la situación hoy sería distinta, pero bajo el contexto actual el país no podría subsistir.

El comercio informal predomina en toda Nicaragua, pero no son los mayores generadores de impuestos y empleo. LA PRENSA/MYNOR GARCÍA
El comercio informal predomina en toda Nicaragua, pero no son los mayores generadores de impuestos y empleo. LA PRENSA/MYNOR GARCÍA

Según cálculos de economistas, en Nicaragua siete de cada diez empleos que se generan en la economía son creados por las microunidades, que emplean de 1 a 5 personas en calidad de trabajadores por cuenta propia de baja calificación y en algunos casos sin remuneración cuando se tratan de micronegocios familiares.

“Se trata básicamente de empleos que crea la propia población para sobrevivir”, según señaló en su momento un economista.

El 95.9 por ciento de los trabajadores por cuenta propia pertenecen al sector informal, lo mismo que el 90.1 por ciento de los trabajadores sin pago y el 35.9 por ciento de los asalariados. Del mismo modo, el grueso del empleo de los jóvenes y las mujeres era empleo de este tipo, precisó.

“Se trata de empleos de muy baja productividad. Por una simple razón matemática, si en un sector predomina este tipo de empleos, su productividad sectorial media será muy baja. A la vez, si en la economía como un todo predominan sectores y actividades en que en la mayor parte del empleo reúne estas características, esto deprimirá la productividad media de la economía, y el ingreso per cápita”, explicó.

El comercio informal crece en la temporada navideña afectando a las negocios fijos. LA PRENSA/ ARCHIVO
El comercio informal crece en la temporada navideña afectando a las negocios fijos. LA PRENSA/ ARCHIVO

Por tanto, los economistas señalan que si Ortega pretende ahora promover la economía popular, el primer golpe lo sufrirá la productividad y por ende los ingresos, ya de por sí bajos, de los trabajadores.

Economía es pequeña

El economista Luis Murillo sostuvo que Nicaragua por años ha dependido de los recursos externos, y cambiar ese modelo económico es difícil.

“Este país tiene una economía pequeña altamente abierta y que depende de los recursos externo. En este país el modelo económico que se ha venido utilizando, se ha venido sustentando con la cooperación, con remesas familiares, con donaciones e inversión extranjera directa; si a Nicaragua la aíslan producto de la Nica Act la economía popular tiene un problema y es el hecho que el país no puede procesar su propia materia prima”, dijo Murillo.

Lea también: Urge visibilizar el aporte de los “pequeños” a la economía de Nicaragua

Otro riesgo para el país

Pero detrás de la economía popular está el denominado bono demográfico, que no es más que la creciente incorporación al mercado laboral de la mano de obra joven. Esto al no poder insertarse en un empleo se refugian en la economía popular, lo que significa para el país menor crecimiento económico.

Al respecto, distintos economistas han advertido que a Nicaragua le quedan 35 años de bono demográfico, porque luego el país entrará en un rápido envejecimiento poblacional y por tanto el país perderá capacidad para generar riqueza con su capital humano.

De ahí la advertencia de los economistas de que potenciar la economía popular en las actuales condiciones puede ser contraproducente para el desarrollo del país.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: