14
días
han pasado desde el robo de nuestras instalaciones. No nos rendimos, seguimos comprometidos con informarte.
SUSCRIBITE PARA QUE PODAMOS SEGUIR INFORMANDO.
Lenin Cerna se saluda con el padre Bismarck Carballo en misa de celebración del 25 aniversario de la revolución. LA PRENSA/ ARCHIVO

Lenin Cerna, jefe de la Seguridad del Estado en los 80, se saluda con el padre Bismarck Carballo en misa de celebración del 25 aniversario de la revolución. LA PRENSA/ ARCHIVO

Monse√Īor Bismarck Carballo: ‚ÄúMe toc√≥ cargar con ese estigma‚ÄĚ

El vocero de la Iglesia Cat√≥lica nicarag√ľense afirma que algunos ex miembros de la Seguridad Sandinista y hasta periodistas se le han acercado para pedirle perd√≥n, en diversas confesiones sacramentales, por el ‚Äúmontaje‚ÄĚ que le hicieron hace 19 a√Īos para difamarlo

El 11 de agosto de 1982, la Iglesia Cat√≥lica sufri√≥ una de sus m√°s sentidas agresiones. Al mediod√≠a, en una casa de Las Colinas, ubicada sobre la calle ‚ÄúLas Flores‚ÄĚ, el entonces sacerdote Bismarck Carballo era arrestado completamente desnudo ante una bater√≠a de periodistas, en un hecho que luego fue considerado como un complot, por la jerarqu√≠a eclesi√°stica.

Momentos antes, en la casa de Maritza Castillo, una mujer que se hab√≠a acercado a Carballo supuestamente en busca de ‚Äúorientaci√≥n espiritual‚ÄĚ, hab√≠a entrado violentamente Alberto T√©llez Medrano, quien pistola en mano, agredi√≥ f√≠sicamente al sacerdote y lo sac√≥ desnudo de la vivienda de la que presuntamente era su compa√Īera de vida, para entregarlo a la Polic√≠a Sandinista.

19 a√Īos despu√©s, el ahora monse√Īor Bismarck Carballo detalla lo sucedido en una entrevista, en la que tambi√©n asegura que los involucrados en ese ‚Äúmontaje‚ÄĚ, ex miembros de la Seguridad del Estado y hasta periodistas, se le han acercado para pedirle perd√≥n en diversas confesiones sacramentales.


Te recomendamos: Seguridad sandinista lo desnudó a punta de pistola


¬ŅEn qu√© condiciones pol√≠ticas se desarrollaba la Iglesia Cat√≥lica en 1982?

La Iglesia viv√≠a unos d√≠as dif√≠ciles. A monse√Īor Bosco Vivas lo hab√≠an atacado las turbas en Santa Rosa, a ra√≠z del cambio que hizo la Curia (Arzobispal) para sustituir al p√°rroco de la iglesia de esa comunidad, a quien conoc√≠an como ‚ÄúMonse√Īor de los Pobres‚ÄĚ. Ah√≠ se profan√≥ la eucarist√≠a.

A m√≠, como vocero de la Curia y encargado de Informaci√≥n y Prensa, me correspondi√≥ presentar los hechos. A ra√≠z de eso hay un ambiente muy hostil contra la Iglesia, por otra parte ten√≠amos informaci√≥n de que ciertamente hab√≠a un seguimiento, un m√©todo que utilizaban los CDS (Comit√©s de Defensa Sandinista) de recopilar informaci√≥n general sobre los sacerdotes (c√≥mo viv√≠an, con qui√©n se relacionaban, si fumaban o no); es decir, una ‚Äúcaracterizaci√≥n‚ÄĚ.

Te puede interesar:¬†Nombran embajadora en la Santa Sede a hermana de Monse√Īor Carballo

¬ŅCu√°l era la relaci√≥n Estado-Iglesia en ese momento?

El problema es que los obispos fueron los primeros en denunciar la masacre de La Pólvora y de la Costa Atlántica por parte del Ejército contra los prisioneros, esto incomodó al gobierno.

Los mismos obispos, cuando se habló de tomar la opción del modelo socialista, denunciaron el peligro de lo que significaría copiar el modelo cubano. Todo eso fue provocando reacciones negativas. No logro ubicar el momento histórico pero, cuando se desplazó a los miskitos de la ribera del Río Coco, por ejemplo, se denunció la violación a sus Derechos Humanos y eso también provocó mucha molestia en el gobierno, además de la oposición que la Iglesia tenía al Servicio Militar.

¬ŅQu√© cargo ocupaba usted?

Era p√°rroco de la Iglesia San Miguel, director de la Radio Cat√≥lica y el encargado de Informaci√≥n y Prensa de la Curia Arzobispal y de alguna manera el vocero del Obispo…

¬ŅEn qu√© momento aparece Maritza Castillo?

Ella lleg√≥ a la parroquia San Miguel Arc√°ngel, donde yo era p√°rroco. Ella andaba en b√ļsqueda de la Iglesia para superar una crisis personal que viv√≠a en esos momentos. Se integr√≥ a un grupo de apoyo a unas primeras comuniones que se celebraron all√≠ por motivos de las fiestas de Santa Gema y tambi√©n estuvo colaborando dentro de la renovaci√≥n comunal.

Así la encontré yo en la parroquia y nos identificamos. Ella jugó un papel, digamos entre comillas, para tratar de acercarse a mi persona.

¬ŅUsted cree que el papel de ella fue fingido? ¬ŅCree que tuvo algo que ver en la planificaci√≥n de esta trama?

No sólo lo creo, sino que los hechos y las revelaciones que han habido posteriormente, lo confirman.

¬ŅQu√© pas√≥ despu√©s, en el √≠nterin de su detenci√≥n por la Polic√≠a Sandinista y su permanencia en la estaci√≥n policial de la Centroam√©rica?

Bueno, hay que recordar que yo fui obligado a quitarme la ropa y logr√© forcejear con este se√Īor que lleg√≥ a agredirme violentamente.

√Čl ten√≠a una pistola en la mano, realiz√≥ disparos. Estando en la puerta de la casa, lleg√≥ una patrulla y un grupo de personas que supuestamente participaban en una marcha, pero, en ese momento yo luchaba porque no estaba consciente de lo que se me ven√≠a encima; estaba desnudo, sangrando y la Polic√≠a, en vez de protegerme y vestirme, me sac√≥ arrastr√°ndome hacia el veh√≠culo donde estaban ellos, frente a las c√°maras de periodistas conocidos, porque como yo trabajaba con los medios, conoc√≠a a los periodistas que estaban all√≠.

¬ŅTodav√≠a ellos est√°n en el medio?

Pues no s√© si mencionar nombres, porque algunos de ellos ya han hablado conmigo…

No, no quiero que mencione sus nombres. Pregunté si ellos todavía trabajan en los medios de comunicación.

Hay algunos que son fot√≥grafos y otros que estaban all√≠…

¬ŅLe han explicado ellos qu√© paso, si fueron ellos parte de un montaje?

Ellos dan testimonios de que fueron llevados all√≠ adrede porque hab√≠a un fen√≥meno, un hecho. No s√© si sab√≠an todos los detalles, pero estaban all√≠ esperando algo…

Luego, fui llevado desnudo en el jeep hasta la Centroamérica. En ese lugar, fui metido en una de las cárceles, igualmente desnudo.

Recuerdo haber visto pasar a René Vivas, Juan José Úbeda y personas que estaban allí, a quienes llamé para intentar comunicarme y, bueno, no me resolvieron.

Estuve durante largo rato allí, recuerdo que me hicieron unas preguntas y yo me negué a firmar al principio, pero bajo la coacción de la Policía Sandinista, me vi obligado a firmar el documento que apareció después.

¬ŅQu√© tipo de coacci√≥n utiliz√≥ la Polic√≠a Sandinista?

Me amenazaron y, de alguna manera, usted sabe, influyó la situación que se vivía en ese entonces. Ellos usaron todo el escenario de la presión sicológica.

Recuerdo que mi camisa estaba rota a la altura del pecho. Cuando aparece la foto publicada en los periódicos, ésta estaba ya trabajada. Le habían puesto como líquido para que no se viera y fue cuando Róger Cabezas (Comandante de la Policía Sandinista) me entregó al Nuncio Apostólico (Andrés Cordero Lanzas). Yo tengo la foto de un medio de comunicación donde la trabajaron para publicarla.

Descríbame lo que pasó dentro de la casa de Las Colinas, al mediodía del 11 de agosto de 1982.

Hubo una invitación a almorzar. De la Curia (Arzobispal) llegué a la casa (de Maritza Castillo) y efectivamente estábamos almorzando cuando entró violentamente este hombre con el arma disparando y me obligó a moverme del lugar.

Yo fui herido en el brazo, la cabeza y la pierna, es decir, las heridas fueron por patadas y otras agresiones físicas. Vi una andanada de golpes. Es decir, la operación se realiza con violencia y con el arma para obligar a quitarme la ropa.

¬ŅC√≥mo le afect√≥ esto a usted, a su familia, amigos sacerdotes y resto de su √°mbito social?

En primer lugar, tengo que agradecer el apoyo de parte de Su Eminencia, el cardenal Miguel Obando y Bravo, Arzobispo de Managua, y quien era mi jefe superior. √Čl me dio un total apoyo y respaldo que en ese momento, vi√©ndolo ya despu√©s, fue decisivo para salir airoso.

Evidentemente hubo apoyo de sacerdotes y religiosas. Yo guardo una serie de cartas de organizaciones católicas que me dieron su respaldo.

El hecho obligó a retirarme del servicio sacerdotal durante unos días. No estuve en la parroquia, sino en la casa de Su Eminencia.

Luego de ocho días de retiro, llegué a la Parroquia San Miguel donde la comunidad religiosa me recibió ejemplarmente. Ese mismo día hubo violencia, recuerdo que le destruyeron el vidrio al vehículo del Cardenal y hubo forcejeo entre católicos y sandinistas que llegaron a manifestarse.

…Y mientras?

Sergio Ram√≠rez, por ejemplo, habl√≥ con el Nuncio (Apost√≥lico) y le present√≥ las fotos que a todas luces se miraba que eran un montaje. El sandinismo se movi√≥ para tratar de justificar el hecho a nivel de la Santa Sede y a nivel internacional. √Čl (Ram√≠rez) era el Vicepresidente o miembro de la Junta de Gobierno de Reconstrucci√≥n Nacional (JGRN).

Mi padre, Alberto Carballo, se solidarizó inmediatamente conmigo, al igual que mi hermano Luis, quien trabajaba para el gobierno sandinista en el Minvah (Ministerio de la Vivienda y Asentamientos Humanos), que renunció inmediatamente.

¬ŅLleg√≥ a conocer bien a Maritza Castillo?

No. Lo √ļnico que supe es que era la compa√Īera de Carlos Mej√≠a Godoy. Como sacerdote, ella me cont√≥ su vida personal y a ra√≠z de eso la conozco. Tengo entendido que andaba en una crisis de identidad matrimonial.

¬ŅLleg√≥ a conocer a algunos agentes de la Seguridad del Estado que participaron en este complot en su contra?

Como sacerdote, yo he recibido a personas que estuvieron involucradas, no sé en qué niveles, pero me han contado que ellos tuvieron acceso a la preparación del montaje que, evidentemente, en aquel momento era bajo la consigna del silencio. Me han pedido disculpas.

Con el más cercano que he platicado, ha sido con Tomás Borge. A raíz de que mi hermano Luis cayó preso durante los sucesos de Nandaime y se acercaba Navidad, mis hermanos le mandaron una carta al ex ministro del Interior en la que pedían una reducción de la condena que él tenía. Tomás Borge me mandó a llamar, que quería hablar conmigo, y me puso la cita a las 11 de la noche, en su casa en Bello Horizonte.

Me hice acompa√Īar de monse√Īor Leopoldo Brenes, quien era el p√°rroco de Bello Horizonte y, despu√©s de hablar de otras cosas, Tom√°s Borge me dijo que quer√≠a reconocer el error que hab√≠an cometido con la Iglesia y que de alguna manera reconoc√≠a que sus cuadros hab√≠an abusado contra mi dignidad.

Yo le dije a √©l que ese reconocimiento y ese perd√≥n que estaba expresando, lo ten√≠a que hacer en p√ļblico; pero √©l dijo que no pod√≠a desautorizar p√ļblicamente a sus cuadros.

¬ŅRecientemente no le ha vuelto a expresar algo?

Entiendo que en esta campa√Īa electoral, los sandinistas preparan la visita a personas, tal vez como yo, para buscar una reconciliaci√≥n, pero no s√© si eso tiene fines propagand√≠sticos.

¬ŅEscuch√≥ sincero a Tom√°s Borge?

El problema de los pol√≠ticos es que en ellos hay mucha demagogia, usted no puede valorar las palabras…

A todas estas personas, ¬Ņusted las ha perdonado?

Yo, sinceramente, puedo decirte que soy p√°rroco en Jinotepe, una ciudad altamente sandinista, donde he logrado trabajar con ellos. Yo pienso que no pod√≠a estar metido en un c√≠rculo de venganza, m√°s a√ļn cuando soy sacerdote…

Y ahora… ¬Ņc√≥mo se siente despu√©s de 10 a√Īos?

Bueno, evidentemente, durante muchos a√Īos me toc√≥ cargar con ese estigma… En lo personal, no guardo rencor. Me toc√≥ vivir esa parte de la historia de la cual no me arrepiento haber sido testigo y actor.

En el caso hipot√©tico de que el FSLN gane las elecciones, ¬Ņcree usted que la relaci√≥n entre el Estado y la Iglesia vaya a ser igual?

Hay mucho temor de que las cosas vuelvan a situaciones de conflicto porque no se ha visto una evolución práctica de apertura, de reconocimiento de fallas. Sí, hay un temor. En lo personal, creo que también la evolución misma, el tiempo y las circunstancias no permitirían la radicalidad de la década pasada, pero hay un temor porque hay gente fanática.

Puede interesarte

×

El contenido de LA PRENSA es el resultado de mucho esfuerzo. Te invitamos a compartirlo y así contribuís a mantener vivo el periodismo independiente en Nicaragua.

Comparte nuestro enlace:

Si a√ļn no sos suscriptor, te invitamos a suscribirte aqu√≠