14
días
han pasado desde el robo de nuestras instalaciones. No nos rendimos, seguimos comprometidos con informarte.
SUSCRIBITE PARA QUE PODAMOS SEGUIR INFORMANDO.

Alzas de precios se vuelven a acelerar en Nicaragua, tras dos meses de baja inflación

Estos son los productos y servicios que se encarecieron en marzo. Por ejemplo, llevar el carro a un taller resulta más costoso que en febrero

Las alzas de precios en marzo volvieron a acelerarse, luego de que entre enero y febrero de este año estas parecían empezar a dar señales de relajamiento. Nicaragua cerró con una inflación acumulada de 1.52 por ciento, luego de experimentar en marzo un aceleramiento en su ritmo.

En el tercer mes del año, los precios subieron 0.99 por ciento, muy por encima del 0.28 y 0.26 por ciento registrado en los primeros dos meses del periodo en curso, respectivamente. De esta manera, la inflación interanual ascendió a 5.44 por ciento (10.39 por ciento en marzo de 2023).

La inflación subyacente interanual fue de 5.96 por ciento, un nivel que si bien es más bajo que el 9.10 por ciento reflejado en igual periodo del año pasado, lo cierto es que el economista Néstor Avendaño ha asegurado en sus análisis semanal que esa tasa sigue siendo elevada comparada con su rango natural, que es de entre 4 y 4.5 por ciento.

La inflación subyacente

“La tasa de inflación subyacente se ha desplazado lateralmente desde hace cinco meses y, por lo tanto, ha frenado su proceso de desaceleración y ha permanecido por arriba del rango de inflación natural y de la tasa de inflación general de la economía nicaragüense, un rango ubicado entre 4.0% y 4.5% en términos anualizados. Cabe destacar que los precios de los servicios, principalmente Restaurantes y hoteles, y Transporte, han imposibilitado que la inflación se acerque a dicho rango y han subido más que los precios de los bienes, principalmente Alimentos y bebidas no alcohólicas, y Prendas de vestir y calzado”, indicó Avendaño en su análisis: Una sorpresa de una economía de ingreso medio bajo.

La clave de la inflación subyacente es que excluye el impacto inflacionario importado y la volatilidad de algunos bienes como los combustibles. Es decir, es el movimiento de precio exclusivamente a nivel local.

De hecho, de las 12 subsecciones que componen el Índice de Precio al Consumidor, en 11 se reportaron alzas, siendo Restaurantes y hoteles una de las contribuyentes más importantes. En Alimentos y bebidas no alcohólicas el alza fue de 1.6 por ciento; Restaurantes y hoteles 1.48 por ciento; Transporte 0.85 por ciento; y Bienes y servicios diversos 0.72 por ciento.

Según datos del Instituto Nacional de Desarrollo (Inide) las alzas anteriores fueron parcialmente compensadas por bajas de precios en la división de Comunicaciones (-3.34 por ciento).

Alza de precios de los alimentos

En el grupo de alimentos, en marzo se encareció el aceite para cocinar (12.38 por ciento); frutas como la naranja (24.36 por ciento), el limón (33.75 por ciento) y otras frutas frescas (6.03 por ciento). También carne de res, principalmente la carne sin hueso (3.40 por ciento).

En hoteles y restaurantes se reportaron incrementos en alimentos servidos en restaurantes y comiderías (2.04 por ciento); alimentos preparados para llevar (0.53 por ciento), y otros alimentos preparados para servirse fuera del hogar (2.09 por ciento).

“Es recomendable que los hacedores de la política macroeconómica vigilen el comportamiento de la tasa de inflación subyacente e impidan que se aleje del rango inflacionario arriba mencionado y vuelva a aparecer el riesgo de un “aterrizaje forzoso”, el cual ya se ha disipado, y que se caracteriza por una caída de la producción, un aumento del desempleo y una reducción de la alta presión inflacionaria”, dice Avendaño.

A criterio del economista “la tasa de inflación es persistente y todavía es alta, la tasa de crecimiento económico es creciente y alta, la tasa de desempleo abierto es bastante baja, el salario ha comenzado a subir con un ritmo más rápido que la inflación y la base de la estabilidad macroeconómica es sólida, mejor dicho, la estabilidad del tipo de cambio descansa solo en una variable, la remesa”.

También en marzo, el Inide reportó alza en el precio del servicio de taxi urbano (3.26 por ciento), servicio de reparación de automóvil (1.78 por ciento), y repuestos para automóvil, excluyendo llantas (7.04 por ciento).

Una vez más se registró alzas en artículos de uso personal, tales como: desodorantes (2.31 por ciento), pañales desechables (2.82 por ciento) y pasta de dientes (1.05 por ciento).

Puede interesarte

×

El contenido de LA PRENSA es el resultado de mucho esfuerzo. Te invitamos a compartirlo y así contribuís a mantener vivo el periodismo independiente en Nicaragua.

Comparte nuestro enlace:

Si aún no sos suscriptor, te invitamos a suscribirte aquí