14
días
han pasado desde el robo de nuestras instalaciones. No nos rendimos, seguimos comprometidos con informarte.
SUSCRIBITE PARA QUE PODAMOS SEGUIR INFORMANDO.

Juan Sebastián Chamorro, desterrado político. LA PRENSA

Juan Sebastián Chamorro: “La muerte de Mike nos ha pegado duro a todos”

El opositor habla sobre cómo se encuentra un año después del destierro, además de cómo lo golpeó la muerte de Michael Healy, con quien compartió celda por dos meses en El Chipote.

Contenido Exclusivo CONTENIDO EXCLUSIVO.

La muerte de Michael Healy sigue dejando eco entre sus conocidos. Uno de ellos es Juan Sebastián Chamorro, quien conoció a “Mike” desde que eran adolescentes en San Juan del Sur. Sus familias fueron tan cercanas que los hijos de unos le llamaban “tíos” a los otros y viceversa.

Las circunstancias de la vida hicieron que Healy y Chamorro coincidieran como representantes gremiales del sector privado de Nicaragua, y posteriormente, en prisión, por oponerse a Daniel Ortega.

En esta entrevista, Juan Sebastián Chamorro habla sobre cómo recordará a Michael Healy, fallecido el pasado ocho de enero por un infarto, once meses después de haber sido desterrado por el régimen de Ortega. Además, Chamorro habla sobre la situación de la oposición, la salida de empresas de Nicaragua y la copia del modelo represivo orteguista que han hecho otros países autoritarios.

¿Cómo recibió la noticia de la muerte de Michael Healy?

Estábamos en una reunión de zoom cuando le llegó la llamada a varios de los que estábamos ahí. Nos decían que “Mike” había fallecido. Nos quedamos paralizados. No podíamos creerlo. Tan joven, tan sano. Yo había estado con él a principios de diciembre y no lo podíamos creer. Suspendimos la reunión y empezamos a hacer llamadas y ahí nos dimos cuenta que efectivamente había fallecido. Cuando yo escuché que había fallecido en Panamá me di cuenta que era cierto porque él había hablado conmigo. El ocho de enero fue la última vez que hablé con él y me había hecho unas preguntas sobre algunas personas que había ido a visitar en Panamá.

¿Cómo recordará a Michael Healy?

Michael era un hombre de acción, era un hombre que dejó un enorme legado en tres elementos fundamentales. Uno a nivel privado. Creo que afectó positivamente a todos los que lo conocimos como un hombre de bien, un hombre muy efusivo que exaltaba emoción y pasión en todo lo que hacía. Amaba mucho a su familia, a sus hijos, su hija, su nieta, su esposa. También en el ámbito empresarial, Mike dejó una marca muy fuerte porque se desempeñó desde que regresó de Estados Unidos muy temprano al haberse establecido la democracia en el noventa, reconstruyó esa finca que tanto quiso y la sacó del abandono en que la habían tenido que dejar producto de la intervención de la dictadura.

El fallecimiento de su padre en 1990 le llevó a trabajar en la finca y hacerse cargo de ella y ahí ya se mostraba el Mike político, el Mike líder al tomar posiciones beligerantes en la defensa de los contratos de la caña de azúcar. Él lideraba las protestas incluso con tractores en algún momento para negociar mejores precios por la caña, mejores reconocimientos por la productividad. Él desempeñaba también un liderazgo nato, ya en el ámbito político y no estoy hablando de la Alianza Cívica, estoy hablando de las elecciones con el Partido Liberal Constitucionalista donde Mike jugó un papel muy importante en la movilización organizativa de los liberales.

¿Hace cuánto conoció a Michael Healy?

Él es de la edad de mis hermanos y coincidíamos mucho en Rivas, particularmente en San Juan del Sur, así que lo recuerdo a él mucho mayor. Tenía 10 años más que yo. Lo recuerdo ahí en las reuniones de mis hermanos luego nos distanciamos porque él se fue a Estados Unidos y regresa hasta el noventa donde ya ahí yo me voy a estudiar fuera. No nos volvemos a encontrar hasta tiempo después, pero siempre con el cariño de familia. Como yo soy un poco menor y por las circunstancias, pues, no tuvimos mucha oportunidad en ese momento, sino que nos reencontramos más o menos para el tiempo en el cual ya yo estaba en el sector agroindustrial y él estaba en UPANIC. Ahí nos volvemos a reencontrar.

Usted compartió celda con él en El Chipote

Yo estuve dos meses con Mike en la celda número 10. Fueron unos momentos de reencuentro de mucho cariño, de muchas pláticas porque además estábamos en una celda totalmente aislada. No teníamos barrotes, entonces teníamos que estar literalmente viéndonos la cara las 24 horas del día y dentro de todas las desgracias de la maldad de la dictadura, también hay bendiciones de poder haber compartido con este hermano dos meses de cárcel, una situación bien difícil, pero en la que nos ayudamos mutuamente.

Juan Sebastián Chamorro recién llegado a Estados Unidos después de ser desterrado. ARCHIVO

¿Cómo se encuentra usted un año después del destierro?

Con muchos recuerdos de estos últimos días de hace un año de lo que estábamos viviendo. La muerte de Mike ha pegado duro, nos ha pegado duro a todos. Y con recuerdos de la cárcel donde la dictadura jugaba con las visitas familiares, con la entrada de alimentos y el día de la liberación evidentemente un día de muchísima alegría. Precisamente cuando yo entro al avión Mike está en la parte delantera, está prácticamente solo, sentado y ahí me vuelvo a encontrar con él. Fue el primero que en ese momento saludaba y abrazaba.

Ahora yo estoy bien de salud. Estoy siempre con mis ejercicios, escribiendo memorias, sobre todo esto que nos ha pasado y otros proyectos aparte del involucramiento político que no lo he dejado ni un segundo. Salvo el destierro y todas estas cosas que la dictadura trata de hacernos pasar, no puedo decir que estoy mal ni mucho menos. Me siento muy bien y con mucho ánimo con mucha esperanza de que esta pesadilla que se llama dictadura orteguista va a terminar porque como nos recuerda monseñor Báez: “El mal no perdura”.

Cuando salieron de prisión, muchos opositores dijeron que sus diferencias políticas estaban casi superadas, ¿cómo están hoy esas diferencias?

Esto es todo un proceso y lo que ocurrió en El Chipote fue un fortalecimiento de los lazos personales y el respeto personal de todos y cada uno de los que estábamos ahí. Es decir, nosotros no nos conocíamos antes de entrar en la cárcel, salvo con algunas excepciones de personas muy cercanas que conocíamos las historias familiares, los nombres de los padres, de los abuelos, de los hijos, de los hermanos. Eso cambió con la cárcel. Ahora puedo decir que los que estuvimos en El Chipote nos conocemos muy bien, conocemos de dónde venimos, cómo pensamos. Hicimos una verdadera hermandad y por lo tanto hay más respeto y más tolerancia. Eso no quita de que no tengamos diferencias ideológicas.

LEA TAMBIÉN: El muchacho de la bandera: la audaz acción de Sergio Beteta

Yo siempre he sostenido que estas diferencias hay que abrazarlas y hay que decir lo que en realidad representa y es que somos un cuerpo político opositor, una concertación ahora en Monteverde que abraza estas diferencias y que reconocemos diferencias ideológicas, y está bien reconocerlas porque más bien eso enriquece el concepto democrático de la oposición.

Dentro de los mismos opositores sigue habiendo detractores.

Si se analiza el tiempo de antes de la cárcel y lo que ha pasado en este último año, vos te fijas que salvo algunas voces que no las vas a convencer de que es importante la concertación, el diálogo y que siempre van a estar ahí. En general los liderazgos hemos estado en un tono más predispuestos a conversar, a precisamente zanjar diferencias que pueda haber y a coordinar acciones a lo interno en el país. Nosotros comentábamos en la conferencia de prensa de la semana pasada que Monteverde tiene ya una estrategia aprobada por todo el grupo y eso es un gran paso, porque significa de que estamos de acuerdo en la ruta a seguir, en términos generales, hacia la democratización de Nicaragua y el día después, es decir, qué es lo que pensamos hacer o qué pensamos que debe hacerse en el país.

¿Qué tanto se puede enfrentar a la dictadura desde el destierro o el exilio?

Efectivamente es más difícil. Eso hay que reconocerlo. El trabajo en el exilio te da ciertas libertades, te da más libertad de movilización, por ejemplo. Hemos estado en foros en Europa, en Bruselas, en Ginebra, Naciones Unidas, pero te distancia de lo más importante que es el pueblo nicaragüense. Eso es lo que trata de hacer la dictadura. El mal no va a perdurar y eso conlleva al reconocimiento de que los cambios tienen que venir desde adentro de Nicaragua y no esperar soluciones mágicas ni de gobiernos que vengan a solucionar los problemas por nosotros, sino el trabajo conjunto de todos los nicaragüenses en la búsqueda de esa sociedad que estamos buscando y que planteamos como necesaria para el futuro.

¿Cómo ve la situación de las elecciones en Venezuela tras la inhabilitación de María Corina Machado como candidata de la oposición?

Veo una copia al carbón con Nicaragua y la inhabilitación de María Corina era la crónica de una inhabilitación anunciada. Yo lo conversé esto con Leopoldo López padre, que es eurodiputado en Bruselas y tuve la oportunidad de estar con él. Le dije, por lo que yo había visto en Nicaragua, que Venezuela va o iba en el mismo camino y esto fue en octubre del año pasado. Así que se comprueba lo que ya los venezolanos también sentían que iba a pasar. Se van a ir viendo muchas de las cosas que se hicieron y que han llevado a Nicaragua a la situación actual.

En Venezuela, por ejemplo, ya están con el tema de las pintas (en casas de opositores), están no aceptando deportados de Estados Unidos, o sea, que ya están jugando con este tema de no dejar la entrada al país de ciudadanos venezolanos. Ojalá esté equivocado, pero esto también puede llevar a secuestros y detenciones arbitrarias de líderes opositores, que ya comenzaron con un cargo administrativo en la campaña de María Corina, pero aquí estamos hablando de liderazgos que están en alto riesgo de ser detenidos y la supresión de las libertades. Esto ya es el modelo dictado por la Habana, seguido por Ortega en Nicaragua e implementado ahora por Maduro.

Pareciera que Ortega ha dado el ejemplo para que otros países implementen estos modelos represivos.

Todos estos dictadores, no solamente en América Latina, sino también en todas partes del mundo siguen la misma guía. No hemos de olvidar que las leyes establecidas en contra de las oenegés o la de ciberdelitos, son copia al carbón de lo que Putin hizo hace 10 años. Entonces todo este ecosistema de dictadores comparte tecnología, lecciones aprendidas, y por eso se reúnen, hablan entre ellos y por eso es que son peligrosísimos y esto está teniendo una tendencia a nivel mundial. Se están generando movimientos hacia el retroceso democrático, como se le está llamando en el ámbito académico, que es sumamente preocupante y Nicaragua va a ser la punta de ese retroceso democrático, que ya no es retroceso democrático. En Nicaragua hay un avance dictatorial dinástico.

Juan Sebastián Chamorro. LA PRENSA

Recientemente vimos la salida de Cisa y Prolacsa de Nicaragua, ¿qué es lo que está generando inseguridad en los inversionistas extranjeros?

Cuando trasladás el Registro Público de la Propiedad de la Corte Suprema de Justicia, a la Procuraduría General de la República, estás mandando una señal de que los derechos de propiedad te importan cero y para el inversionista los derechos de propiedad son todo porque su plata es la que está puesta en la forma de una propiedad, de una finca, de una fábrica. Cuando tenés este tipo de inversiones abandonando el país, es el resultado de la violación a los derechos de propiedad y el cierre de espacio de hacer negocios en Nicaragua y con esto agrego que se ha vuelto común la extorsión fiscal. Te inventan cualquier tipo de reparo fiscal para arrancarte la mayor cantidad de plata posible en adición a los impuestos, entonces aquí lo que ha hecho Ortega es tratar de arrancarles a los empresarios la mayor cantidad de plata posible, lo suficiente para poder enriquecerse, pero no tanto para hacer quebrar la empresa.

No quiebra la empresa, pero termina provocando la salida del país de estas plantas.

En algunos casos se le pasa la mano, evidentemente, y el inversionista dice: “Lo que voy a hacer es entregarte mejor la empresa”. Además, esto refleja un problema serio en el sector lácteo. Tenemos que recordar que Lala tomó la decisión también de retirarse de una inversión relativamente nueva y ahora Prolacsa que es una planta industrial de producción de leche en polvo, de Nestlé, que conocemos de toda la vida en Nicaragua. Eso tenía más de 50 años de estar produciéndose en Nicaragua.

Es una dictadura que viola derechos de propiedad y utiliza el régimen tributario fiscal como forma de chantaje y extorsión en un ambiente de negocios totalmente copado por la corrupción, el manejo familiar y los intereses creados dentro de ellos mismos. Estamos viendo empresas que se están yendo, que van a dejar de invertir porque prefieren mejor depreciar sus activos y seguir produciendo mientras se les pueda permitir e irse a otros lugares. Esto lo vamos a estar viendo más y más seguido y no es cierto de que van a venir plantas chinas a sustituir estos beneficios o estas plantas agroindustriales. China no tiene ningún interés en la producción de alimentos, todo lo contrario, lo que les interesa a ellos es importar alimentos a cambio de su manufactura.

Prácticamente en Nicaragua no existe un sector privado y el que había hace seis años, en el modelo de Diálogo y Consenso, ahora está desterrado y confiscado, ¿se pudo prevenir esta situación?

Claro que sí. FUNIDES lo expresó en varias reuniones de presentaciones del informe económico. El presidente de la directiva precisamente, que está en el exilio, prácticamente todos los presidentes y los miembros de la directiva de FUNIDES. Él lo decía literalmente: “El crecimiento económico de corto plazo le va a pasar la cuenta al tema de largo plazo”. Recuerdo también que en 2017 invitamos a un economista chileno que se llama Andrés Velasco e hizo una crítica muy fuerte al cierre de espacios democráticos y el cierre de opciones económicas modernas de atracción de inversiones. Mucha gente criticó a FUNIDES por esta aseveración bastante catastrófica que terminó siendo profética porque en menos de un año lo que Velasco puso en su artículo se terminó cumpliendo.

Él decía que este modelo se iba a acabar, que este modelo de crecimiento se iba a agotar y que frente a un gobierno que a él le llamaba mucho la atención que decía que era socialista y cristiano pues iba a necesitar de la ayuda de Dios para tratar de resolver esta crisis. Esto debe ser también una lección aprendida para los sectores privados de todas partes del mundo, que a veces es muy importante no solamente hablar del tema de la facilitación económica, sino también de las libertades políticas porque al final de cuentas esa reducción de libertades le pasa la factura a la economía. En esa conversación que podía haber para facilitar los negocios, tenía que haber una discusión política también y no se dio, y creo que esa es una tarea que históricamente va a quedar en saldo negativo para el sector privado por mucho tiempo.

Puede interesarte

COMENTARIOS

  1. Hace 3 semanas

    Existen especulaciones en torno a la muerte de este personaje debido a la falta de informacion periodística exacta y detallada de las circunstancias. La primera especulacion es de que murió de muerte natural puesto que en su familia ya han ocurrido. Y la segunda especulacion es mas girando en lo conspirativo. Si vistes la pelicula Michael Clayton protagonizada por George Clonney, el litigante principal del bufete de abogados es asesinado por una pareja de sicarios inyectandole en el dedo gordo del pie una substancia que le causa un paro cardíaco y su muerte parece natural e indetectable por el médico forense.

×

El contenido de LA PRENSA es el resultado de mucho esfuerzo. Te invitamos a compartirlo y así contribuís a mantener vivo el periodismo independiente en Nicaragua.

Comparte nuestro enlace:

Si aún no sos suscriptor, te invitamos a suscribirte aquí