14
días
han pasado desde el arresto de nuestro gerente Juan Lorenzo Holmann, y la toma de las instalaciones. Nuestra Redacción está hoy en el exilio. ¿Vas a permitir que la dictadura se salga con la suya?

En el centro el doctor Joaquín Solís Piura. LA PRENSA / TOMADA DE INTERNET

Régimen niega la entrada a Nicaragua a Joaquín Solís Piura, sobreviviente de la masacre del 23 de julio de 1959

Solís habría viajado a EE. UU. junto a su esposa a ver a sus hijos y al regreso el régimen les impidió entrar a su propio país

El régimen de Daniel Ortega y Rosario Murillo negó que el doctor Joaquín Solís Pirua, de 86 años, ingresara a Nicaragua esta semana, denunció el Centro Nicaragüense de Derechos Humanos (Cenidh). Solís es sobreviviente de la masacre del 23 de julio de 1959 ocurrida en León y fue decano de la Facultad de Medicina de la Universidad Nacional Autónoma de Nicaragua (UNAN-Managua).

El Cenidh precisó que Solís —quien fue viceministro de Salud de la Docencia y Desarrollo y dirigió la construcción del nuevo hospital Militar— junto a su esposa habían viajado a Estados Unidos a ver a sus hijos, pero cuando retornaron el régimen les negó entrar.

“Solís Piura y su esposa (hermana de José Rubí uno de los asesinados el 23/julio 1959) decidieron ir a EE.UU. a ver a sus hijos pero ayer 4 de agosto no les dejaron entrar a su propio país”, señala el Cenidh.

“Un exilio forzado”

Para el Cenidh, dirigido por la férrea defensora de derechos humanos Vilma Núñez, la medida tomada por el régimen a pesar de su “edad y en condiciones de salud delicadas” es calificada como “un exilio forzado”, por tal razón condena “enérgicamente” el atropello a los derechos humanos.

Añade que “consideramos que es una acción perversa y cruel del régimen, les exigimos les dejen entrar a su propio país”.

Lea más en: Policía del régimen acusa a monseñor Álvarez de organizar grupos violentos y decreta casa por cárcel

El organismo defensor de derechos humanos, que es parte de más de un millar de oenegés ilegalizados en los últimos cuatro años de crisis sociopolítica, no especifica los argumentos o razones que dio el régimen para impedir el retorno del académico.

Finalmente destaca que Solís, “coherente con sus principios a través de sus escritos planteó que: “La rebelión cívica iniciada en abril 2018, encabezada por una juventud valiente, demostró que la llama del 23 de julio de 1959 nunca se apagó”.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: