14
días
Con nuestro gerente general Juan Lorenzo Holmann, detenido e instalaciones tomadas. ¡LA DICTADURA NO PUEDE OCULTAR LA VERDAD! ¡LA DICTADURA NO PUEDE
OCULTAR LA VERDAD!
Con nuestro gerente general Juan Lorenzo Holmann, detenido e instalaciones tomadas. #LibertadParaLosPresosPolíticosdeNicaragua #LibertadParaLosPresos
PolíticosdeNicaragua

Silvio José Báez, obispo auxiliar de Managua. Archivo/LA PRENSA

Monseñor Silvio Báez: “La Iglesia no se arrodilla miedosa ante los poderosos”

Durante su homilía, el obispo auxiliar afirmó que los sacerdotes no le temen "a quienes amenazan con cárcel, exilio o muerte", en referencia al régimen Ortega Murillo

En su homilía de este domingo, el obispo auxiliar de la Arquidiócesis de Managua, monseñor Silvio Báez, se refirió al asedio policial que el régimen de Daniel Ortega mantiene hacia líderes religiosos y expresó que la Iglesia Católica “no se arrodilla miedosa ante los poderosos”.

El religioso indicó que Jesús ha heredado y comunicado su paz a toda la iglesia. “Por eso la iglesia no responde nunca con odio a las agresiones que recibe, perdona a quienes las persiguen y ama a quienes la odian”, aseveró.

Lea también: Policías insultan a sacerdotes que iban a celebrar la misa con monseñor Álvarez y no los dejan pasar

“Sin embargo, que no se engañen los malvados. Esta mansedumbre de la iglesia no es debilidad, sino fortaleza, la iglesia no vive atemorizada, no doblegada, no se arrodilla miedosa ante los poderosos, ni deja de anunciar el evangelio de la esperanza y de la justicia por temor. Sin inolvidables las palabras del señor, no pierdan la paz, no se acobarden”, destacó.

Báez se refiere al hostigamiento en contra del monseñor Rolando José Álvarez, obispo de la Diócesis de Matagalpa y administrador apostólico de la Diócesis de Estelí, y el padre Harving Padilla, de la Parroquia San Juan Bautista, en Masaya.

Asimismo, enfatizó que “no se engañen quienes quieren acallar la voz de la Iglesia”.

“La Iglesia no quedará vencida por las fuerzas oscuras del mal, ni por el dragón de la violencia. No cederá ante las provocaciones de los agentes malignos. No negociará la verdad, no dejará de denunciar la injusticia, ni dejará de ser humilde servidora del pueblo, consoladora de los pobres y defensora de las víctimas”, subrayó el obispo, quien predica desde la Parroquia Santa Agatha en Miami, Estados Unidos.

“Jesús sostiene a la Iglesia”

Durante su homilía, el obispo auxiliar afirmó que la paz de Jesús sostiene a la Iglesia y la hace más fuerte que las “calumnias y persecución” que sufren los líderes religiosos desde 2018.

Le puede interesar: Policía orteguista impide a feligreses ingresar a misa en parroquia donde se encuentra el padre Harving Padilla

Expresó que “Jesús nos ha hecho herederos de su paz para que la podamos comunicar al mundo, una paz que no se reduce a una sensación de bienestar o a una búsqueda de tranquilidad interior, se puede vivir también en las crisis, en los momentos duros y en las pruebas y dolores de la vida. La paz de Jesús es un don del espíritu santo”.

“Su paz arraiga en nuestro corazón como mansedumbre y paciencia, como rechazo instintivo a la violencia y como fortaleza para amar. La paz que Jesús nos da energía interior que desarma el corazón, lo llena de serenidad y lo hace capaz de escuchar, de dialogar y de perdonar”, sostuvo.

También citó el evangelio de Mateo 10:28, donde Jesús le dice a sus discípulos “no tengan miedo a los que matan el cuerpo”, al mismo tiempo que indicó que los sacerdotes “no tenemos a quienes amenazan con cárcel, exilio o muerte. Intentarán eliminar a pastores y profetas que les descubren su mentira y su maldad, pero no podrán contra su testimonio evangélico y el amor que el pueblo les tiene”.

Se agudiza represión en contra de líderes religiosos

Monseñor Álvarez se encuentra recluido en oración y ayuno en la Parroquia Santo Cristo de las Colinas, en Managua, templo que permanece asediado por la Policía orteguista.

Templo donde se encuentra refugiado el monseñor Álvarez. Foto tomada por LA PRENSA

El padre Padilla ha sido asediado por la policía desde el pasado 14 de mayo y el sábado confirmó a LA PRENSA que “un dispositivo más numeroso de policías y antimotines” volvieron a apostarse en las afueras del templo religioso y cerraron las calles de acceso a la iglesia.

Este domingo, la policía impidió que feligreses ingresaran a la parroquia San Juan Bautista para celebrar la misa dominical.

Lea además: Conferencia Episcopal de Nicaragua se solidariza con monseñor Rolando Álvarez

Además, el régimen, en su represión en contra de la Iglesia, ordenó eliminar el Canal Católico del servicio de televisión por cable.

Desde el 2018, tras las protestas ciudadanas, los sacerdotes y obispos de la Iglesia católica han sido blanco de ataques verbales y agresiones físicas de parte del régimen de Ortega, por demandar el respeto a los derechos humanos.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: