14
días
Desde que las instalaciones de LA PRENSA fueron tomadas y nuestro gerente general, Juan Lorenzo Holmann, fue detenido. ¡LA DICTADURA NO PUEDE OCULTAR LA VERDAD!

Retroceso de los DD.HH. y la democracia en el mundo

El organismo humanitario internacional Human Right Watch, dio a conocer el jueves de esta semana su Informe Mundial 2022 que destaca la dramática realidad de que, en el año 2021, en América Latina ocurrió el más grave retroceso en décadas en lo relacionado con el respeto a los derechos humanos.

Human Right Watch es uno de los más antiguos y prestigiosos observatorios internacionales de derechos humanos. Su sede principal está en Nueva York (Estados Unidos), tiene subsedes en 13 ciudades de las Américas, Europa, Asia y África, y monitorea los derechos humanos en más de 100 países del planeta.

Pero el retroceso de los derechos humanos y la democracia es en todo el mundo. El informe de Human Right Watch sobre lo ocurrido en 2021, advierte que la pandemia del Covid 19 ha planteado un enorme desafío no solo en la sanidad pública y la salud personal. También ha dado a algunos o muchos gobiernos la oportunidad de sacar sus instintos autoritarios y desplegar diversas medidas arbitrarias. Y a otros les ha permitido la excusa para reforzar su accionar dictatorial y aumentar sus violaciones a los derechos humanos.

Denuncia el informe mencionado que el año pasado se incrementaron los ataques a la independencia judicial, la libertad de prensa y la sociedad civil, conformando un panorama muy preocupante.

El director ejecutivo de Human Right Watch, Kenneth Roth, dice en su presentación escrita del informe, que por el retroceso en el campo de los derechos humanos, “la opinión generalizada es que la autocracia está en ascenso y la democracia en retroceso.”

Dice que “esa visión se ve reforzada por la creciente represión contra voces opositoras” en numerosos países de todos los continentes, entre los cuales incluye a Nicaragua. Y agrega que esa visión negativa “también se sustenta en el surgimiento de líderes con tendencias autocráticas en democracias que llegaron a estar consolidadas —o aún lo están— como Hungría, Polonia, Brasil, El Salvador, India, Filipinas y, hasta hace un año, Estados Unidos.”

Roth reconoce que el buen momento que están pasando los autócratas, y la mala situación de la democracia, se deben en parte a las fallas de los líderes democráticos. “No están respondiendo a los desafíos que tienen frente a ellos… suelen estar demasiado enredados en batallas partidarias y preocupaciones cortoplacistas”, sostiene el principal ejecutivo de Human Right Watch.

En consecuencia, dice que los líderes democráticos deben hacer algo más que denunciar el autoritarismo. Que deben asegurarse de que la democracia ofrezca los beneficios económicos y sociales que necesita la gente común. Que deben elevar la calidad del discurso en lugar de sacar y atizar los peores sentimientos, “poner en práctica los principios democráticos en vez de meramente expresarlos”; y unirse ante las amenazas en lugar de dividirse por intereses y disputas particulares y partidistas.

Pero, generalmente, mensajes como este resultan como prédica en el desierto.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: