14
días
Desde que las instalaciones de LA PRENSA fueron tomadas y nuestro gerente general, Juan Lorenzo Holmann, fue detenido. ¡LA DICTADURA NO PUEDE OCULTAR LA VERDAD!

La selección infantil nicaragüense que ganó bronce en el mundial de Taiwán, en 2015. LA PRENSA/ ARCHIVO

Los niños de oro del beisbol nicaragüense y la batalla por llegar a grandes ligas

Una generación de peloteritos hizo historia ganando dos medallas de oro en panamericanos y una de bronce en el mundial sub 12 de 2015, en Taiwán. Se les veía talento. ¿Dónde están ahora?

La selección nacional de béisbol de Nicaragua infantil sub-12 estuvo a punto de ganar la medalla de oro en los panamericanos de 2013, pero perdieron frente a Venezuela. Hubiese sido la primera medalla de oro nicaragüense en esos torneos. La frustración fue grande.

Al siguiente año, 2014, el mismo equipo volvió a luchar en el panamericano realizado en México. La emoción fue máxima cuando ganaron el oro venciendo a Estados Unidos. Saltaron los nombres de los niños: Elian Rayo, Lesther Medrano, Róger Leytón, Christian Moreno, Fidel Loáisiga, Luis Mario Romero, Guillermo Bustillos, Emilio Rostrán, Olston Rayo…, la lista sigue.

Lea también: Nicas invictos y arrolladores en la Sub-12

Eso no era todo. En el 2015 se fueron a China Taiwán, al mundial y ganaron la medalla de bronce. Una medalla histórica. Vencieron a Cuba 2 a cero. El año lo cerraron ganando de nuevo el oro en los panamericanos celebrados en Managua.

Se les comenzó a llamar los niños de oro del béisbol nicaragüense. Se les veía mucho potencial. ¿Qué ha pasado con ellos más de seis años después?

Beisbol
La última vez que se vio a Fidel Loáisiga, uno de los miembros de los niños de oro, le dio el triunfo al Triángulo Minero en un campeonato juvenil. LA PRENSA/ ARCHIVO/ JADER FLORES

Solo tres firmados

Róger Leytón, Elián Rayo y Lesther Medrano son los únicos tres que han logrado firmas con equipos de grandes ligas.

Leytón está en la liga rookie de Arizona jugando para los Royals de Kansas City. Rayo está en Dominicana, firmado por los Gigantes de San Francisco y recientemente estuvo de permiso jugando con el Bóer en la Liga Profesional de Nicaragua. Medrano, por su parte, también está en Dominicana, jugando para los Dodgers de Los Ángeles.

De los tres, el que ha llegado más lejos es Leytón, porque ya está en Estados Unidos, mientras que a Rayo y Medrano les falta dar ese salto.

Lea también: Selección Sub-12 viajó para Mundial de beisbol

Los entrenadores de Rayo y Medrano ya les dijeron que se estén listos, que probablemente ya en este año 2022 sean enviados a los Estados Unidos. Están a la espera de esa llamada.

En este momento, los tres gozan de vacaciones con sus familias en Nicaragua.

Christian Moreno es actual short stop del Bóer. LA PRENSA/ CORTESÍA

“Bajitos”

Uno de los peloteritos con buen talento dentro de aquella selección infantil era el actual short stop del Bóer, Christian Moreno. Daba gusto verlo jugar por su agresividad, una de las cualidades que más les gusta a los scouts de grandes ligas y al fanático norteamericano.

El recientemente fallecido scout Rudy Santin puso el ojo en Moreno y se lo llevó a entrenar a República Dominicana, donde tenía una academia de béisbol.

Varios equipos de béisbol se fijaron en Moreno. Los Rangers de Texas, los Astros de Houston, los Rojos de Cincinnati.

Le vieron todas las cualidades, pero hubo un obstáculo: la estatura. Moreno no creció mucho.

El joven no se ha desalentado por eso. El béisbol es su pasión. Regresó a Nicaragua y comenzó a jugar con el Bóer, con el ya lleva jugando cuatro temporadas de los Pomares y también jugó con ellos en la actual Liga Profesional, aunque el equipo ya fue eliminado.

“Estoy enfocado en los Pomares y en la Liga Profesional. Estoy tratando de mejorar siempre. Me gustaría ser uno de los mejores short stop. En las grandes ligas ya no pienso, pero si se da la oportunidad claro que sí”, le dice a la revista DOMINGO.

Olston Rayo estudia ingeniería agroindustrial en el extranjero. LA PRENSA/ CORTESÍA

Olston Rayo era picher y segunda base en aquella selección de oro. Fue el relevista que salvó uno de los juegos más intensos que tuvo la selección infantil sub-12 en el mundial de 2015, ganándole 2-1 a la anfitriona China Taiwán. También le lanzó exitosamente a Cuba.

Lo siguieron scouts de los Gigantes de San Francisco, los Cerveceros de Milwaukee y los Piratas de Pittsburgh.

Soltaba lanzamientos de 85 millas por horas y los scouts le pedían más. Eso era algo que se podía lograr. Lo que tenía difícil era satisfacer a los scouts en cuanto estatura. Mide solo 1.69, muy pequeño. En las Grandes Ligas ha habido bajitos, como Everth Cabrera y el venezolano José Altuve, pero son casos excepcionales.

A Rayo solo le quedó la opción de llegar a los Pomares. Jugó un tiempo en la sub 23 con los Indígenas de Matagalpa. Pero, después de analizar bien la situación, pensando que si sufría una lesión en el campeonato nacional hasta ahí iba a llegar, tomó una decisión difícil porque lleva “ciento por ciento el béisbol en la sangre”: Estudiar.

Rayo ahora está fuera de Nicaragua. Estudia ingeniería agroindustrial. Practica béisbol por su cuenta porque considera que apenas tiene 18 años y cuando termine los estudios puede volver a intentarlo en ese deporte.

La selección infantil de oro en el panamericano de Managua en 2015, cuando ganaron el segundo oro en ese tipo de competición. LA PRENSA/ TOMADA DE INTERNET

En el camino

Otros jugadores de aquella selección todavía están tratando de alcanzar una firma en equipos de grandes ligas.
Algunos de ellos están jugando en los Pomares. Marcel Villarreyna está con el Estelí. Alvieri Olivas lo hace con León, como suplente. Isaac Mondragón juega con Chinandega y también participa en la Liga Profesional.

Otros están en buscar de llegar a los Pomares y se mantienen en nivel AAA juvenil, como los chinandeganos Emilio Rostrán y Luis Mario Romero, así como el cacher Ramón Bustillo.

La cronista deportiva Rosa Membreño lamenta que algunos de los entonces niños hoy estén fuera del radar, especialmente el siuneño Fidel Loáisiga, un niño que es de una recóndita comarca de Siuna, en el Triángulo Minero, y de una familia de escasos recursos.

Para este tipo de jóvenes las posibilidades de llegar lejos en el béisbol se tornan más difíciles. Algunos de los excompañeritos de Loáisiga comentan que ya de último vieron que Loáisiga bajó algo su nivel.

El resto de peloteritos están desaparecidos. “No los veo en los torneos nacionales”, comenta Membreño, una especialista en cubrir ligas menores nacionales.

Lesther Medrano practicando en esta semana en el IND. LA PRENSA/ ÓSCAR NAVARRETE

Un control excelente

Lesther Medrano está gigante. Mide 6.2 pies, una excelente estatura para los norteamericanos. Está lanzando a una velocidad de 91 millas por hora, pero los entrenadores le piden más. Al menos una o dos millas más. Medrano cree que con entrenamiento lo puede lograr.

Medrano fue firmado a los 16 años de edad, cuando estaba en un campeonato en Korea del Sur, por los Dodgers de los Ángeles, quienes lo tienen en Dominicana desde 2019 y ya le dijeron que en este año 2022 posiblemente sea trasladado a una liga rookie en Estados Unidos.

Lo mejor que tiene es el control de sus lanzamientos y una buena mecánica de picheo, tanto que impresiona a sus entrenadores.

En la presente Liga Profesional, el equipo de León lo pidió para que jugara con ellos, pero los Dodgers no dieron el permiso.

Elián Rayo está de vacaciones donde sus padres en Ciudad Darío. LA PRENSA/ CORTESÍA

Un sueño

Elian Rayo ya cumplió uno de sus dos sueños: ser firmado por un equipo de grandes ligas. Lo firmaron los Gigantes de San Francisco. Ahora le falta llegar a las grandes ligas.

Para la actual Liga Profesional de Nicaragua, los Gigantes le dieron permiso de jugar con el Bóer.

En Dominicana, en la liga de verano, le fue muy bien. Los entrenadores le dicen que les gusta más como bateador que como picher y por eso se está desarrollando en una posición que siempre le ha gustado, tercera base.

Es un bateador de fuerza. Conecta bastante la pelota y le da con contundencia. En defensa también es muy bueno. Los entrenadores le dicen que también les encanta como él salta al terreno de juego, con alegría, a divertirse.

Hay algo que necesita mejorar, el físico. “Siempre he sido empaquetado (gordito)”, dice entre risas.

Rayo necesita bajar de peso y ponerse más sólido. Es un sacrificio para él, pero sabe que si lo hace tendrá más agilidad para correr.

Viene de una familia de béisbol. Su padre, Francisco Rayo, fue pícher en la década de los ochenta. Y actualmente su tío, Wilder Rayo, está activo y es picher en los Pomares y en la Liga Profesional. Su primo, Olston Rayo, no pudo ser firmado.

Para este año 2022, los entrenadores le han dicho a Rayo que podría llegar a Estados Unidos.

Róger Leytón, de vacaciones donde sus abuelitos, en Managua. LA PRENSA/ ÓSCAR NAVARRETE

Camino a Clase A

Róger Leytón pasa sus vacaciones ahorita en Nicaragua, pero pronto regresará a Arizona, donde juega en una liga rookie con los Royals de Kansas City.

Cuando estuvo en Dominicana, Leytón solo jugó ligas instruccionales, pero ahora ya está convertido en un jugador profesional y lucha por llegar a Clase A ante una buena competencia, jóvenes que son de diferentes países, especialmente de Estados Unidos, pero también de Venezuela, Cuba, Puerto Rico, Dominicana, las grandes potencias del béisbol, además de Japón. Este año 2022 podría subir a Clase A. Le han dicho que lo quieren subir rápido.

Juega en los jardines y sus entrenadores están fascinados con su agresividad para jugar. Es rápido y tiene buen brazo para tirar a home. También se defiende en el bateo.

La debilidad le llega en el peso. Actualmente está en 205 libras y debería de pesar entre 190 y 195.

A Leytón le esperan muchas horas de trabajo en el gimnasio si quiere llegar más largo, pero va por buen camino.

“Me dicen que tengo mucho potencial, que todo depende de mis esfuerzos, de mis ganas”, le comenta Leytón a la revista DOMINGO. Los abuelos le aconsejan que sea humilde, que trabaje mucho y que tenga disciplina.

Por el momento, es el que más lejos ha llegado de sus excompañeritos, si se toma en cuenta que ya está en Estados Unidos.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: